28 abril, 2010

Caso José Tomás: La vanidad que no cesa

A propósito de la cornada sufrida por José Tomás en Aguascalientes se han producido algunas reacciones que no me han parecido afortunadas. Es una barbaridad que andemos poniendo en cuarentena los medios sanitarios de la enfermería, tanto como que un torero mexicano, Armillita, diga esa barbaridad de que en España se nos murió Paquirri. Es una sucesión de estupideces, muy propia por otra parte de dos circunstancias en las que nos hallamos inmersos. De un lado, la propia incultura del mundo de los toros. De otro, la voracidad informativa actual en todos los órdenes que también ha llegado al toreo.

La enfermería de Aguascalientes, según he podido indagar, estaba bien dotada, al menos como una enfermería normal de muchas plazas del mundo. No nos engañemos, una enfermería debe estar preparada para asistir heridas por asta de toro normales, pero hay otras, como las que afectan a cabeza, cavidad torácica y las que lesionan los grandes vasos, que sólo pueden tratarse en primera instancia en las enfermerías, para luego evacuar a los heridos a centros hospitalarios bien equipados. Lo hemos comprobado en las mejores enfermerías y con médicos bien formados. En la enfermería, ante heridas de gran calado, hay que estabilizar a los pacientes y llevarlos luego al hospital. Se ha hecho en Madrid, en Sevilla y en todas partes. José Tomás encontró una enfermería normal, un equipo médico formidable que lo estabilizó y tuvo el acierto de trasladarlo a un centro hospitalario. Si hubo nervios, es algo comprensible. El sentido profesional de estos cirujanos ha sido la clave para salvar a José Tomás. No vale hablar de Paquirri, cogido hace más de veinticinco años en un pueblo a muchos kilómetros de Córdoba. Por tanto, una enfermería normal, una cornada tremenda y un equipo médico experto. Hablar de otras cosas son ganas de enredar, de hablar sin saber lo ocurrido y de darle un tinte amarillento al asunto.

Lo del tinte amarillento es lo que viene después. En los momentos inmediatos a la cornada había un nerviosismo lógico en todos los que estaban cerca del torero, incluyendo, cosa lógica, a su padre. Se han dicho cosas que no se han pensado dos veces. Lo que no se debe es anteponer como asunto prioritario las supuestas deficiencias de una enfermería o de un sistema sanitario, precisamente cuando todos sabemos que ese sistema sanitario ha salvado la vida de José Tomás. No quiero ni pensar lo que hubiera ocurrido si la cornada ocurre en alguna plaza de la geografía española, donde sí hay enfermerías del tercer mundo y los cirujanos no tienen experiencia en cornadas por asta de toros. Algunas informaciones que han hecho mucho hincapié, de manera sensacionalista, en las carencias de la enfermería han dado lugar a declaraciones como las de Armillita respecto a Paquirri. Es una sucesión de despropósitos. El mismo equipo de Tomás, con su médico y Boix, han dejado muy claro la competencia de los facultativos, que acertaron al llevárselo al hospital en el momento preciso. Ese detalle es el que hay que contar, pero como vivimos en un momento de competencia irracional entre los medios, como resulta que el toreo está en cuarentena y hay que publicar a toda pastilla todo lo sea llamativo, se habla de lo mal que estaba la enfermería en lugar de publicar la foto de los cirujanos, los verdaderos héroes de esta historia.

Otro tema es cómo gestionan estos asuntos matadores que llevan un equipo enorme de personas y que ganan millonadas y no se preocupan de comprobar cómo están las enfermerías.

Aquí todos nos hemos apuntado a salir a decir algo, lo que sea, porque hay que salir en los medios, aunque haya muchos kilómetros de distancia entre España y Aguascalientes. Es la vanidad que no cesa. ¿Tiempo para torear? Pues ya se verá. Depende de tantos factores que hacer pronósticos son ganas de elucubrar. Lo que debe congratularnos es que la persona se ha salvado, que el torero puede que toree de nuevo y lo demás son ganas de enredar para poner titulares escandalosos o salir en los medios como autoridad en el tema.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com/

22 abril, 2010

Una Feria trascendental


La Feria de Abril camina hacia su desenlace final en pocos días. La suerte está echada y los nombres de este ciclo son conocidos. Antes de finalizar, a modo de balance prematuro y fugaz, la Feria ha tenido mucho interés en lo simplemente taurino y ha sido bastante clarificadora respecto al momento de cada diestro. Sólo por ese detalle, esta Feria ha sido trascendental.

En lugar de hablar de estos aspectos, de hacer un análisis sobre la tauromaquia exhibida por los espadas y sus cuadrillas, aún hay algunos que siguen recordando la negativa de la oreja por parte del presidente Teja a El Juli en la corrida del viernes 16 de abril. Y los comentarios indican dos cuestiones; por un lado un profundo (y lógico) desconocimiento de la realidad de la Maestranza y de su historia. De otra, una cierta inquina contra los asuntos sevillanos. De paso, como ya quedó indicado en el artículo previo, se pone de manifiesto que el presidente Teja pone nervioso a los taurinos, pero también a algunos críticos e informadores. El periodista debe ser un analista imparcial y alejado de los centros de poder y de mando, porque entonces no es un periodista independiente. En España, ya en materia taurina, ya en otros asuntos, sobran periodistas amigos de los personajes influyentes. La independencia es cara, pero es lo mejor que puede tener un informador.

Como defendí que el señor Teja actuó de forma correcta, debo insistir en la misma tesis, pero me parece ya una pérdida de tiempo. El detalle de darle la razón no quiere decir que se le quite ni un gramo de importancia a la actuación de El Juli en Sevilla. Si alguien lo entiende así, entonces el asunto es de miopía galopante. Me parece que seguir hablando de este asunto no es más que una forma de enmascarar la realidad, que exige comentaristas con mayor amplitud de miras. Y voy acabando. Por fortuna, nadie posee la virtud de la infalibilidad en estos detalles tan subjetivos. Cada uno ofrece su opinión con sus justificaciones y que sea el lector quien decida la parte de razón que cada cual tiene en sus posiciones. Es incluso posible que el señor Teja se equivocara. Ni es el primero ni será el último. Los alegatos esgrimidos son de una intensidad directamente proporcionales a los intereses que cada uno tiene en el personaje agraviado. Quiero decir que si en lugar de El Juli, el que no recibe la segunda oreja es, por ejemplo, Antonio Ferrera, nadie se habría molestado en armar esta persecución contra Francisco Teja y contra quienes hemos apoyado su decisión.

La Feria tiene tres nombres: El Juli, Manzanares y Morante. Nombres en positivo. En negativo, la lista es mucho más amplia. En futuras entradas se ahondará en cada nombre, pero algunos casos no admiten demoras, como el triste espectáculo de Ponce con el toro cuarto o la gran cantidad de reses que se han marchado al desolladero sin torear cuando eran de triunfo. En fin, será en próximas entregas. Mientras, algunos siguen ahí machacándose con el asunto Teja con el único objeto de meter entre líneas un ataque a Sevilla. Ellos mismos se ponen en su lugar.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com/

18 abril, 2010

Un presidente para la Maestranza

La decisión de Francisco Teja de conceder una solitaria oreja a El Juli en su primer toro fue motivo de una protesta escandalosa en la plaza y ha tenido su reflejo en los medios de comunicación, que mayoritariamente han descalificado al presidente.

En primer lugar hay que recordar que la segunda oreja es potestad del presidente. Para seguir este análisis, habría que continuar con otras precisiones. De un tiempo a esta parte, la Real Maestranza estaba irreconocible en cuanto a la categoría de los trofeos que se solicitaban y se concedían desde el palco. Ya se sabe que este asunto es una rutina. Si el palco es fácil, el público pide lo que no debe. Así habíamos llegado a lo ocurrido estos años atrás, donde algunas orejas eran sencillamente de pueblo, e incluso algunos dobles trofeos eran bastante frívolos. Una buena parte de la afición sevillana había exigido que los premios en la Maestranza fueran de mayor entidad, simplemente porque siempre fue así y para diferenciarla de lo que ocurre en la mayoría de los cosos españoles. No se olvide que la Maestranza es la plaza de mayor categoría del mundo y la segunda en cuanto a la repercusión de los triunfos.

El presidente Francisco Teja tiene un amplio recorrido en el palco sevillano. La fama de polémico le ha llegado porque siempre ha querido ser justo, defender al aficionado y darle la mayor importancia a la plaza. Sólo hay repasar su trayectoria. Se le achacó facilidad para devolver reses, cuando lo que hacía era preservar la integridad del espectáculo para que se lidiaran las más idóneas en cada momento. Siempre fue exigente en la concesión de trofeos y mantuvo una línea, que, desgraciadamente, nunca fue bien entendida entre sus propios compañeros del palco y, mucho menos, entre los hombres del toro, los llamados taurinos. Esta animadversión llegó incluso a los medios, desde donde de forma interesada se le hizo alguna campaña en su contra. Cuando el delegado Demetrio Pérez, en una decisión lamentable, lo destituyó, algunos llegaron a celebrarlo de forma ostensible.

La actual delegada Carmen Tovar lo ha restituido al palco. En su momento manifesté que esperaba que volviera el mismo presidente de siempre, el buen aficionado y quien siempre ha tratado de defender a los aficionados. Me quedó alguna duda en la corrida del lunes 12 de abril, pero su actitud en el festejo de la polémica me ha confirmado que es cierto que ha vuelto el mismo de siempre. Me gustaría decirles a los aficionados que ese presidente al que la plaza abroncó y maltrató el viernes, se ha caracterizado por intentar ofrecer siempre un espectáculo puro en la Maestranza, es decir, que ha defendido a esos mismos que vociferaban para insultarlo.

¿Por qué recibió los insultos? Porque consideró que para cortarle dos orejas a un toro en Sevilla, la faena debe ser más rotunda. El Juli, que cuajó una tarde extraordinaria, hizo una faena a ese primero con algunas tandas iniciales más despegadas, que bajó notablemente por el pitón izquierdo, rematada de un espadazo eficaz, pero trasero, y con desarme de la muleta en el encuentro. Son detalles que algunos minimizan, pero me parece muy encomiable que un presidente intente decirle a la plaza que dos orejas en la Maestranza deben lograrse por algo más. No es que sepa más que nadie, es que su obligación es poner un listón para que Sevilla no se convierta en Villaconejos del Condado. Hay que tener mucho valor para no dar la segunda oreja en un ambiente tan exaltado, donde, por cierto, percibí una enorme cantidad de aficionados foráneos que ni conocen la historia del coso del Baratillo ni tampoco el respeto que se le merece. Cuando en la calle, algunos aficionados me decían que Francisco Teja había acertado, lamentaba que nadie hubiese aplaudido su decisión en la plaza.

Luego, en el segundo, El Juli remató su gran tarde con otra faena muy buena, pero que tampoco era de dos orejas. Y Francisco Teja, creo que razonablemente, le abrió la Puerta del Príncipe, porque debió pensar que una tarde así era merecedora de tal gloria. Los malpensados hablan de miedo o de compensación. Lo segundo es posible. De miedo, seguro que nada. El Juli se ganó oreja y media en cada toro. En total, tres.

Espero que este festejo no deje huellas en Sevilla. Me han parecido desafortunadas algunas precisiones sobre el presidente. Es fácil juzgar a alguien desde los medios de comunicación. En las trincheras de la información vivimos a gusto. Se pueden entender algunas consideraciones, que condenan la decisión de Teja con respeto y elegancia, pero hay otras que se han realizado desde un rencor exagerado. Se comprende que haya discrepancias, pero ese tono agrio de desconsideración personal es algo que descalifica a quines así se expresan. Francisco Teja es un presidente de Sevilla con un recorrido amplio, que quiere lo mejor para la plaza y que le abrió la puerta del Príncipe a El Juli, cuando por la faena al cuarto podría haberse guardado el segundo pañuelo.

Decía que espero que no deje huellas en los compañeros de palco de Teja. Ojalá hayan entendido el mensaje. Dos orejas en Sevilla deben llegar después de algo muy grande, adonde El Juli no llegó. Las faenas de dos orejas son coreadas con olés rotundos y levantan a las gentes de sus asientos. Me temo que la historia diga que en la corrida del viernes un presidente quiso ser protagonista. Esa lectura sería fatal, porque en un plazo no muy largo la Maestranza perdería esa seña de identidad que la distingue de otras plazas, no por su bellísima estructura, sino por lo que siempre significó cortarle las dos orejas a un toro. También confío en que Francisco Teja siga empeñado en su quijotismo tan mal entendido. No soy nadie para darle un consejo, pero si quiere seguir por este camino, mejor que lo deje. Me parece que está muy solo, no tiene el respaldo de los otros presidentes y tampoco el de los supuestos buenos aficionados de Sevilla. Espero con ansiedad una nota de la Unión de Abonados manifestándose en su defensa. Finalmente, los que esperaban lo del viernes para seguir fustigándolo, se han ensañado contra su persona, pero ya se sabía que algo así ocurriría. No se le pueden pedir peras al olmo. El señor Teja debe pensar si merece la pena estar en palco para que una tropa se acuerde de sus antepasados. Si no tiene un respaldo de quienes queremos lo mejor para Sevilla, lo mejor es que abandone la presidencia. Lejos del palco, se vive más tranquilo.
La mejor información en http://www.sevillatoro.com/

13 abril, 2010

Oliva Soto y Urdiales, toreros

Sevilla anda enfrascado en la semana de preferia, cuando los carteles anuncian a toros con fama de que no son fáciles y los espadas apenas pasan de los veinte festejos al año. Es la semana de las oportunidades, de los sueños tantas noches revisados en la penumbra, de los toros agresivos, de la plaza más bella que nunca cubierta en la mitad de su aforo, de los días de aficionados sin la contaminación de quienes acuden más para que los vean que para ver lo que sucede sobre el dorado albero.

Del sábado nos quedan vagos recuerdos. Es lo que pasa. El tiempo maquilla los resultados que no tienen poder por sí mismo. La corrida de rejones del domingo dejó preguntas en el aire. Se resumen en una: ¿Hacía dónde camina el toreo a caballo? Parece imposible ser rejoneador sin proponer una alta dosis de tremendismo, algo que en el toreo a pie no sería admitido, pero que en rejones se admite, se canta y se premia. Es como si los cánones fundamentales del toreo a caballo hubieran desaparecido de un plumazo. Nadie discute la doma de los equinos ni su tremenda habilidad, pero no parece coherente que las mayores palmas de una tarde de toreo a caballo se las lleve uno que les da bocados a los caballos. Es como si un lidiador a pie triunfara porque se sube a los lomos de los toros. Un disparate. Esto pasa porque casi nadie sabe lo que es el toreo a caballo puro.

Pero el cuerpo anda revuelto por lo sucedido el lunes. El Conde de la Maza soltó un gran toro y quiso el destino que fuera a las manos de Oliva Soto, el sobrino de Ramón Soto Vargas, muerto en la misma plaza hace 18 años por un novillo del Conde. Se ha cerrado el círculo. El Conde le debía algo a esta familia y ha sido un buen toro, que puede haber puesto en órbita a Alfonso Oliva Soto. La faena fue vibrante, emotiva, enrazada, pinturera, valiente, graciosa y salerosa; la plaza crujió satisfecha, incluso admitiendo que el conjunto pecó de aceleración. No lo mató, porque si lo mata estamos ahora hablando de la gloria de la Puerta del Príncipe, facilitada por el regalo de la oreja que le había cortado al segundo. Debe servirle; seguro que le servirá si hay justicia.

La corrida mostró también a un pedazo de torero que de forma sorda dio una lección de valor y serenidad para torear a un toro como el cuarto, que le miró su anatomía más de diez veces sin que el matador moviera un músculo. Era cierto, Urdiales es un gran torero.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com/

10 abril, 2010

Novillo de triunfo, novillo de ruina

El cuarto novillo de Espartaco era de los que embestían con codicia, lo que ahora se llama transmisión; en palabras taurinas, hacía el avión. Cuando un novillo embiste de esa forma, el matador no tiene excusas para demostrar sus condiciones. Le tocó a Casares, pero a medio escalafón de los espadas de alternativa les hubiera venido ancho. Con semejantes astados se pone en evidencia que una cosa es dar pases y otra es torear, porque Casares dio algunos pases buenos, pero no lo toreó. Ese detalle puede pasar en cualquier plaza y, siendo grave, puede solaparse, pero cuando ocurre en Sevilla el desastre es de categoría. En esos momentos es cuando la Maestranza renueva su condición de plaza primera del toreo. Sevilla ovacionó al novillo y silenció de forma indiferente al novillero. No hay un castigo más cruel. A un chaval que ha dejado naturales de buen corte, la plaza le obsequió con el silencio más duro de la Maestranza.

Con semejante novillo se llega a la gloria o se pone de manifiesto que el torero es uno más de los que pululan por las plazas. Fue un novillo de triunfo, pero al final fue un novillo de ruina. Todo ello en un festejo lleno de vulgaridades, como la manía de instrumentar pases en imitación de otras figuras, aunque con profusión de tafalleras, espaldinas y chicuelinas, como si la verónica no existiera. Y otro detalle. Ninguno de los tres jóvenes hizo quites en sus novillos, pero sí entraban en los de sus compañeros. Que alguien me lo explique.
La mejor información de toros en http://www.sevillatoro.com/

08 abril, 2010

La Feria de Sevilla de 2010 en 12 claves (y 12): José Tomás

La ausencia de un solo torero no debería ser noticia. Cuando el que falta es José Tomás, la ausencia se agranda y la Feria se resiente. Antes de que salga el toro, cuando la ilusión está a tope, cuando Sevilla tiene unos carteles de lujo que han conformado una Feria rematada, que no se olvide que falta José Tomás. No es que falte en este ciclo, es que desde que ha vuelto a los ruedos no ha pisado el albero maestrante vestido de luces. El debate ha sido amplio. Algunos culpan al torero porque exige mucho dinero. Otros, culpan a la empresa que no le paga lo mismo que en otras plazas de menos fuste. Ocurre que entre ambas partes falta voluntad de entendimiento. No hay lo que se llama buena química. Al final, el torero se ha marchado a Málaga y Sevilla se queda a dos palmos. Cuando lleguen los días de vino y sol por farolillos, nadie se acordará, pero José Tomás no está en los carteles y los toreros están para torear, lo mismo que las empresas para contratar.
Dibujo: José María Perdernal
La mejor información de toros en http://www.sevillatoro.com/

07 abril, 2010

La Feria de Sevilla de 2010 en 12 claves (11): La reforma de la plaza

Este año se ha completado la reforma de las gradas en su totalidad. Es una buena noticia en lo que concierne a seguridad y comodidad de los espectadores. Sin embargo, esta reforma ha disminuido de forma notable el número de localidades. Además, las entradas que antes eran más baratas han subido de precio. En la mente de los rectores de la plaza hay una decisión que está prácticamente tomada para aumentar el número de filas del tendido con la consiguiente disminución del diámetro del ruedo. De esta forma en nivel de la plaza bajaría unos metros. Pero la realidad es que no hay unanimidad en la necesidad de estas obras. No sólo se oponen muchos aficionados, sino que incluso alguna autoridad ha expresado de forma evidente su oposición al proyecto. Quien haga los cambios no será el actual teniente de Hermano Mayor de la Maestranza, Alfonso Guajardo Fajardo, sino que es algo que deberá afrontar su sucesor, que n la actualidad no está decidido.
La mejor información en http://www.sevillatoro.com/

06 abril, 2010

La Feria de Sevilla de 2010 en 12 claves (10): La música y el tiempo

La Feria necesita buen tiempo para que sea más brillante. Por desgracia, abril es mes de lluvias. Sólo queda esperar que ya haya llovido todo lo que le correspondía a este año. Con relación a la lluvia, ya el año pasado se instalaron las lonas y la experiencia fue ciertamente buena. En este sentido, cabe dentro de la normalidad que sigan como el pasado año. Hay otros detalles que no deben olvidarse. La música debe rectificar su trayectoria de pasados años. Cuando la banda de Tejera amenice una faena, debe ser buena. Igual ocurre con los momentos extraordinarios de la lidia. Sería bueno que el maestro de la banda recibiera buenos consejos por parte de los entendidos para que la banda de la Maestranza no se parezca a la de un pueblo cualquiera.
La mejor información de toros en http://www.sevillatoro.com/

05 abril, 2010

La Feria de Sevilla de 2010 en 12 claves: (9) La autoridad

Se han nombrado cuatro equipos gubernativos para la temporada. De entrada, parece que son muchos equipos. Hay cierta coincidencia entre los aficionados al dictaminar que con tres equipos hubiera bastado. Ese asunto de los criterios uniformes se complica. En el fondo, no importa mucho quién presida las corridas, lo que hace falta es que lo hagan bien con el sagrado deber de defender el espectáculo y, por tanto, al aficionado. A la autoridad se le exige que salga un toro íntegro y bien presentado y que cuide en lo posible la concesión de trofeos para que Sevilla siga teniendo la máxima categoría. En asuntos de autoridad, no deja de ser sorprendente la vuelta del controvertido presidente Francisco Teja, que fue expulsado por el anterior delegado por polémico y ahora vuelve rescatado por la delegada Tovar. Sería bueno que siguiera siendo el de siempre, que su vuelta no haya sido pactada con la condición de ser menos polémico. Parte de lo que suceda en la Feria pasa por que haya autoridad.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com/

La Feria de Sevilla de 2010 en 12 claves: (8) Las de rejones

Se repite el esquema clásico de una terna en preferia y seis caballeros en la matinal del domingo del cierre. Algún día tendrá que abrir cartel Hermoso de Mendoza. Hubiera sido un detalle de justicia que Leonardo Hernández actuara junto a las dos estrellas del toreo a caballo de nuestros días. Por lo demás, tampoco hay mucho donde elegir. Sin ninguna duda la corrida de Hermoso y Ventura es la que mayor atractivo presenta para los aficionados al rejoneo. Ambos siguen en su trono. Pero en la matinal habrá sorpresas. Es una lástima que en ese festejo sólo puedan lidiar un toro, porque así se limita el eco de un posible triunfo, por ejemplo, no se puede abrir la Puerta del Príncipe. Lo dicho, Mendoza deba abrir cartel porque por debajo hay gente que aprieta.
La major información taurina en http://www.sevillatoro.com

02 abril, 2010

La Feria de Abril de 2010 en 12 claves: (7) Las ganaderías

Entroncado con todo lo anterior, las ganaderías de la Feria son, básicamente, las de siempre. No es fácil hacer una revolución ganadera, pero la afición quiere gestos. Uno de ellos ha sido dejar sin ficha a Juan Pedro Domecq, una ausencia que debe durar algún tiempo, el que sea necesario para que la divisa demuestre que se ha recuperado en plazas de primera. Los indultos en plazas de pueblo no tienen valor. Falta la de Cuadri, que es verdad que no dio la talla en sus últimas presencias, pero si se sigue ese criterio sobran la mitad de las anunciadas. Sorprende Daniel Ruiz en la corrida emblemática del Domingo de Pascua, más que nada porque su historia en Sevilla está desprovista de días de gloria. Aparece Gavira, vuelve a los dias grandes Alcurrucén (con toda justicia), lo mismo que Torrestrella, aunque el cartelito del sábado de farolillos es, por decreto, una corrida no bien aprovechada. Y están las de siempre: El Ventorrillo, El Pilar, Jandilla, Torrealta, El Puerto de San Lorenzo, Fuente Ymbro y Miura, además de las de Pereda y El Torreón, incrustadas en esa semana de preferia como si fueran toros de terror. Hay que cruzar los dedos para que el toro salga bien presentado y exhiba fuerzas y bravura. Queda por comprobar si los efectos de las lluvias han perjudicado al ganado, según comentan algunos. El juego del ganado es el eje que marcará la Feria, porque sin toro de verdad no hay verdadera corrida de toros.
Foto: Toro de Gavira (Álvaro Pastor)
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com/

01 abril, 2010

La Feria de Abril de 2010 en 12 claves: (6) La preferia

La preferia, ese grupo de corridas que van desde el día de la novillada picada hasta la de Victorino, es una de las asignaturas pendientes en los carteles sevillanos. Hubo un tiempo en el que se le calificó de semana torista. Algo de ello queda, pero ciertamente cada vez menos. Ahí están las corridas del Conde de la Maza, Palha y Victorino como ejemplos de toros duros. Poca cosa. Y cuando se le mete el bisturí a las combinaciones, no hay muchos clavos a los que agarrarse, dicho ello con todo el respeto que merecen unos toreros que llegarán a Sevilla dispuestos a aprovechar la oportunidad. Pero la sucesión de nombres no invita al optimismo. Será que no hay otra cosa. Y como puede que no haya otra cosa se acaba de un plumazo colocando a los toreros más cercanos o los compromisos. Una buena preferia sería el anticipo maravilloso de una feria más interesante. Algunos toreros pueden sobrar, mientras sigue siendo el cartel de la corrida de Victorino el que más extraña a la afición. Esa corrida era para El Cid con Diego Urdiales y José Luis Moreno.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com

Vanessa y los toros

En un encuentro celebrado en Sevilla con el comunicador Arturo Pinedo nos presentó a Vanessa, joven de 25 años, de una familia de tipo ...