24 septiembre, 2012

La Fiesta está muy viva


La corrida de San Miguel celebrada en la Real Maestranza el domingo 23 de septiembre ha pasado a la historia. Con la serenidad que dan las horas pasadas es preciso hacer algunas reflexiones. Es posible una fiesta de toros emocionante. Basta que haya toros y toreros, aserto elemental que no siempre se cumple. En esta corrida salieron los de Cuvillo con casta, sobre todo el primero, un toro de grandes emociones, hermano de aquél que no aprovechó Aparicio hace dos años, aunque los otros, con dificultades, también son necesarios. Los de Juan Pedro, de presentación menor, fueron otra cosa. La nobleza como único argumento ya no se justifica.
 
Estos espectáculos deben celebrarse en grandes plazas. La Maestranza fue ayer, como debe ser siempre, la primera plaza del mundo. Y así lo entendieron todos: toreros, ganaderos y espectadores. Los toreros salieron a morir, porque no se puede decir otra cosa de la forma que lo hizo Manzanares, dos portagayolas, varias cogidas, entrega absoluta. Y Talavante se sumó con su valor, porque su amigo de competencia se lo puso muy difícil.
 
La plaza fue un hervidero de sensibilidad, algo que sólo se puede vivir en cosos como el sevillano. Hubo euforia, pero no triunfalismo. El público se dejó llevar por lo que sucedía y sólo podía embarcarse en el gozo del toreo eterno o del valor sublime.
 
De la corrida lidiada bajaron algo los de Juan Pedro, pero los de Cuvillo eran toros serios. Y dentro de la menor presentación, el cuarto, segundo de Manzanares, estaba anovillado. Pero, en general, una corrida de toros más que aceptable.
 
¿Se trató de contrarrestar lo de Nimes? Pues no estoy seguro. A toro pasado, es posible que los toreros, sobre todo Manzanares, quisieran dejar claro que hay toreo más allá de José Tomás. Para el aficionado, para los diez mil presentes, fue un día apasionante. Y todo ello en el mejor marco del toreo, la Maestranza. Y ahí, sin desmerecer al coliseo romano de Nimes, sí hay una gran diferencia. En este sentido, si lo de Nimes fue histórico, lo de Sevilla también lo ha sido. Ese detalle de la Maestranza, plaza de categoría especial, marca una diferencia. Todos los que estaban en el coso sintieron una inmensa felicidad, al menos todos los que estaban al alcance de mi vista. Hay vida más allá de Nimes y Tomás. Un detalle nada desdeñable: los grandes toreros deben estar en las grandes plazas y ante las mejores aficiones, por ejemplo en Sevilla.
 
El camino está claro. El toreo está muy vivo. Sólo falta ofrecer emociones. Y eso llega de la mano de toros con casta y de toreros entregados. Así se llenarán las plazas. Si además se bajan los precios, esta maravillosa fiesta tiene el futuro asegurado.  
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com

17 septiembre, 2012

José Tomás en Nimes


Los que no estuvimos en Nimes hemos devorado todo lo que se ha escrito hasta ahora sobre este suceso. Lo que cuentan Zabala, Rosa Jiménez Cano, José Luis Benlloch, Carlos Illián, Amorós, Patricia Navarro y otros es el relato de una tarde escrita con letras de oro en la historia del toreo. Esta prodigiosa corrida tuvo lugar en Nimes y apenas pudo ser presenciada por catorce mil personas, es decir que la inmensa mayoría de los aficionados no hemos debido conformar con un vídeo de tres minutos. Y a eso no hay derecho.
 
Esta corrida nos va a divertir mucho durante todo el invierno. Dice Rosa Jiménez Cano que a partir de ahora se le hará muy difícil ir a una plaza de toros a sabiendas que no volverá presenciar un espectáculo parecido. Dice una crónica de EFE que todo ello ocurrió en Nimes, al tiempo que recalca que este festejo debe suponer un revulsivo para los otros toreros para que abandonen la comodidad y el toreo aliviado que se impone todas las tardes en los ruedos.
 
Son dos opiniones. Está claro que José Tomás ha entrado en el firmamento de las grandes estrellas. Para ser torero de época le falta torear con mayor asiduidad en las grandes ferias. Pero este festejo no puede tener un efecto negativo para la Fiesta, de forma que ahora se les quiten las ganas a los aficionados de ir a los toros porque no torea JT.
 
Como lectura de este acontecimiento adelanto dos, aunque en mi caso son reiterativas. Sin restar ningún mérito al de Galapagar, una figura no puede torear tres tardes al año en Badajoz, Huelva y Nimes, con todos los respetos para las tres plazas. Es decir, que hay que torear en Valencia, Sevilla, Madrid, Málaga, Pamplona, Bilbao y Logroño, entre otros cosos. Y eso es lo que hacen los toreros que son los fundamentos de la tauromaquia actual. Nadie entendería que un equipo de futbol muy bueno sólo se empleara en tres partidos en una liga, porque lo que importa es ganar esa competición, lo que se consigue dando la cara en todas las plazas. En algunos textos da la impresión de que Tomás es el principio y el fin del toreo actual. Tampoco es eso. El toreo debe sustentarse en una baraja de diestros fundamentales que se enfrenten entre ellos en las plazas de máximo nivel.
 
Y por otra parte, aunque comprendo que no gustará, las corridas se han celebrado siempre, como norma general, con seis toros de una misma ganadería y un sorteo. Se criticó a Tomás y a Morante por llevar sus toros a Huelva. Quines lo criticaron entonces, ahora no han dicho nada de llevar seis toros elegidos, que es verdad que se hace en corridas de un solo matador, pero que no es la norma del toreo. En ese aspecto lo de Nimes debe considerarse como algo excepcional por parte del matador, pero que una figura debe construir su prestigio con otra estrategia. Lo que pasa es que, como dicen algunos, así gana mucho dinero y sigue en la cresta de la ola. Espero que Tomás toree en 2013 en plazas de primera entrando en sorteo con los mejores, con los que aguantan el ritmo de un año completo.    
La mejor informaicón en http://www.sevillatoro.com

10 septiembre, 2012

Paula, de la risa al llanto


El comportamiento de Rafael de Paula en el acto de la entrega de la llave de oro  del Parador de Ronda ha provocado reacciones de todo tipo. El vídeo de lo sucedido en la noche de jueves es un monumento al surrealismo. Ningún guionista es capaz de idear una escena similar. El protagonista es un toreo que ha escrito algunas páginas geniales de la historia del toreo, no muchas, pero sublimes. Su actitud en el acto es la de un maleducado sin principios. Bajo ningún concepto se puede justificar tanta barbaridad sin sentido, por mucho que sea Paula. Tampoco se puede admitir este comportamiento por el motivo de que llevara razón en alguno de los temas con los que se explaya.
 
Paula ha logrado algo que me parece que si él mismo sospechaba. Ahora sabemos que la alcaldesa de Ronda es una señora con una gran capacidad para soportar a tipos sin control; todo el mundo conoce la dignidad de Gonzalo Fernández, director del centro, así como lo mucho que merece la pena acudir al Parador; a Humberto Parra le ha hecho un gran favor, porque ahora todos podrán comprobar que es un magnífico pintor y que no necesita muchos años para llegar a su madurez artística, incluso el libro de su hijo puede incrementar las ventas. Por cierto, el día que se presentó el libro en Jerez, Paula no pensaba que era muy mala, lo mismo que el día que vino a Sevilla a la entrega del Premio Manolo Ramírez. Ese día me interesé con su hijo por el libro, mientras Rafael me lo recomendaba.
 
De la genialidad del torero Rafael de Paula, tan breve como intenso, poco se puede añadir. De su genialidad en la calle no se puede hablar nada bueno. Las genialidades hay que realizarlas en estado de sobriedad. En otros estados, poco edificantes, cualquiera puede ser el protagonista de una genialidad. Y todo lo sucedido en Ronda excede de la presunta genialidad. Que se digan dos o tres verdades entre tantas mamarrachadas no puede justificar nunca un comportamiento tan zafio.
 
Las imágenes de Paula en Ronda han dado la vuelta al mundo. Al verlas no he podido aguantar la risa al comienzo, aunque al final me han entrado ganas de llorar al comprobar hasta donde puede llegar el deterioro de una persona. “Nos vamos a Jerez de la Frontera, donde las papas se comen enteras”, dijo el gitano. Digo yo, “nos vamos a Jerez de la Frontera, donde las “papas” se cogen enteras”.  De la risa al llanto. Aunque me causa un respeto imponente, como El Piyayo de la leyenda.  
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com 

El público y la pasión

Los aficionados gozamos con las películas taurinas antiguas. Es cierto que muchas veces nos quedamos sorprendidos porque el toreo de la...