05 febrero, 2018

Incomunicados


El nuevo presidente de la Fundación del Toro de Lidia (FTL), Victorino Martín, ha dicho que uno de los errores del mundo de los toros ha sino no tener mayor presencia en los medios de comunicación. Totalmente de acuerdo. La gente del toro ha estado inmersa dentro de su burbuja con la creencia de que nuestras corridas de toros eran una expresión de nuestra cultura que no necesitaba de ninguna ventana mediática para que se la conociera en profundidad. Y así nos ha ido. El toreo ha llegado a una situación de silencio casi completo en los medios. Ya se sabe los temas taurinos que solo son noticia ante la tragedia o los escándalos, pero nunca por los triunfos de los toros y los toreros en los ruedos. No hay información taurina periódica en los informativos de radio y televisión. En 2017 no se ha televisado ninguna corrida de toros. Las televisiones privadas no favorecen al toreo, aunque algunos protagonistas de la Fiesta aparecen de forma habitual en espacios en los que no se suele hablar de toros. Allá cada uno con su conciencia.


Habla con propiedad Victorino porque él mismo es un ejemplo por su forma de atender a todos los medios de comunicación y entidades que solicitan su presencia. Es un caso ejemplar y ello es digno de agradecimiento. Sin embargo, cuando Victorino comentó este detalle de la falta de presencia del toreo en los medios, hubo quien de forma acertada comentó que en la actualidad es más fácil entrevistar a  un ministro que a una figura del toreo. Y es cierto. Hay figuras que no atienden a los medios de comunicación porque nos les da la gana. Están en su pleno derecho, por supuesto, pero está tirando piedras contra su propio tejado. 

En alguna ocasión he querido entrevistar a alguna figura y surgen sus jefes de prensa para poner todo tipo de inconvenientes. Te dicen que su representado no concede en ese momento ninguna entrevista.  Hay que joderse. Se pone de manifiesto que los jefes de prensa de los toreros son personas que cumplen con su trabajo, que consiste en ahuyentar a la prensa de sus patronos. Esta actitud es común a algunos toreros. Dentro de la libertad individual, siempre respetable, ¿no sería lógico que José Tomás contara sus pretensiones ante la temporada inminente? Sería lo normal. Por no hablar de la negativa de algunos, ahora con Morante en el barco, de impedir la televisión en sus festejos. Así, gota a gota, detalle a detalle, el toreo se aleja de la sociedad. Llevas razón Victorino, pero con estas actitudes es imposible volver tener presencia en los medios.   

La mejor información taurina en http://sevillatoro.es/

El Toro

La verdad de cada uno no puede nunca tirar por tierra los principios elementales de una actividad humana. El que dice su verdad pero s...