13 marzo, 2020

De Sal y Oro



Las plazas de Málaga y El Puerto están a la espera de que se publiquen los pliegos para el concurso que deberá proporcionarles una empresa para los próximos años. Son dos plazas emblemáticas en la geografía taurina española, llenas de historia y con una afición que merece que llegue un tiempo de tranquilidad, buena gestión y el retorno a su máximo esplendor. El tema de Málaga merece un análisis más detallado, pero ya casi se puede dar por sentado que no habrá, salvo pirueta final inesperada, toros en Pascua. Creo que la empresa de José Carlos Escribano merece seguir al frente de La Malagueta y debería tener la opción de organizar el festejo de esa fecha.

Quiero detenerme en El Puerto de Santa María, una plaza que en las últimas temporadas no ha podido estar a la altura de su historia. Hay muchos culpables, sobre todos los políticos de años atrás, pero es un caso claro de dejación que ha conseguido llevarla a números ridículos. Las cosas parecen que han cambiado y el concejal encargado de los asuntos taurinos, Álvaro González, ha cogido el toro por los cuernos para que El Puerto vuelva a ser una cita fundamental en los veranos. En breve debe llegar una nueva empresa.

El caso de esta plaza tiene un detalle añadido que debe ser destacado. Con una plaza alicaída y una afición desesperanzada, un grupo de aficionados se han organizado en una asociación llamada ‘De Sal y Oro’, Espacio Cultural, Taurino y Flamenco, que desde su aparición están manteniendo la llama del toreo encendida para que la ciudad gaditana siga siendo abanderada en asuntos taurinos. Tienen involucrados a mucha gente, al concejal, a la prensa, a los aficionados, a todo el mundo, solo con la intención de que en estos tiempos de inacción no se deje de pensar en modo torero.

Estas cosas me parecen admirables. Cuando el panorama era tan negro, ahí ha estado ‘Del Sal y Oro’ para darle luz al toreo en el este rincón del Sur. Gente trabajadora, ilusionada, cuyo único deseo es mantener las tradiciones portuenses. Volverán los días gloriosos a su plaza, pero la labor de esta gente en los tiempos oscuros ha sido clara y transparente. Como la sal.       

La mejor información taurina en https://sevillatoro.es/

09 enero, 2020

Las pequeñas empresas


Quiero rendir mi homenaje en este artículo que remata un año a esas empresas pequeñas y medianas que organizan festejos por la geografía española. Si, ya sé que muchas de ellas están amparadas por nombres sonoros de la patronal, pero a la hora de la verdad quienes trabajan, deciden y dan la cara son los empresarios más humildes y menos laureados. Se nos acaban las palabras al juzgar a quienes organizan las grandes ferias, y controlan en la sombra a otras de menos fuste, pero pocas veces se le da el sitio que merecen a los que trabajan más alejados del foco mediático de la actualidad.

Podría mencionar a muchas, pero les ruego a todas que me permitan que me centre en una de ellas, la empresa de Carmelo García, como representante de todos. A la chita callando, en una labor infatigable, con imaginación y una buena dosis de talento, Carmelo se ha convertido en un empresario más que fiable. Su actividad sin descanso le permite anunciar eventos llenos de interés con mucho tiempo de antelación. Son ese tipo de acontecimientos que en la dinámica de la temporada pueden pasar desapercibidos, sobre todo en las esferas altas de la redacciones taurinas, por mucho que los informadores de provincia nos empeñemos sin éxito en darles su importancia.  

En la temporada recién finalizada, una de esas corridas con sello especial fue la que se celebró en Utrera, la cuna del toro bravo, y en la que se lidió por primera vez un lote de Miura. Fue algo emocionante y, al final, histórico, porque se indultó un toro de la divisa de Zahariche. Entre mis mejores recuerdos del año quedará la lidia de Tahonero por parte de un pletórico Manuel Escribano. Fue una corrida que organizó Carmelo.

Cuando aún no ha finalizado el año, Carmelo ya ha anunciado que el 22 de agosto de 2020 se lidiará una de Miura en el coso del Pino de Sanlúcar de Barrameda para la denominada corrida Magallánica. Se cumplirán los 120 años de la plaza. Avisados quedan. En Utrera salió una corrida más que bien presentada y de buen juego, algo que puede repetirse en la hermosa localidad sanluqueña. Quiero acabar el año felicitando a estas empresas, como la de Carmelo, que trabajan con tanta excelencia.

La mejor información taurina en https://sevillatoro.es/
 

13 diciembre, 2019

Año Chicuelo


Sevilla esa así, qué le vamos a hacer. Indolente en su apasionada dualidad. No tiene términos medios. O una cosa u otra. Triana o la Macarena. Y se olvida de otras maravillas. En toros, Gallito o Belmonte. Y se olvidó de Chicuelo. En estos tiempos convulsos para todos, de forma que el insomnio es ya parte de nuestra vida, aquí en Sevilla se ha vuelto a rendir otro homenaje a Chicuelo. De nuevo ha sido con timidez y recato, porque como se ha comentado se ha perdido una gran oportunidad para mostrar al mundo de los toros la dimensión del torero de La Alameda (por cierto, nacido en Triana). Chicuelo queda en tierra de nadie cuando se habla de Sevilla, porque teniendo el mérito de haber unificado el arte belmontino con la sabiduría gallista, la ciudad taurina se embelesó y siguió en sus cuitas sobre si eran galgos o podencos. 

Este último evento organizado, de cuya buena voluntad nadie puede dudar, ha mostrado carencias que no se pueden entender con facilidad. No se comprende que para hablar de Chicuelo se cite a tres toreros jóvenes, de los cuales solo uno tiene un estilo que puede asociarse a lo que representó Manuel Jiménez. Y se ha omitido la presencia de algunos compañeros de la información que han trabajado de forma denodada durante el año para honrar al torero. La convocatoria ha sido un éxito, a pesar de estas comparecencias y de estas ausencias. Por lo cual solo me queda felicitar a la organización, aunque estaría bien solicitar que a la hora de elegir participantes se actúe sin prejuicios.

Si estos actos son el estertor del año Chicuelo, vuelvo a insistir en que es verdad que se ha perdido la oportunidad de mostrar al mundo su trascendencia en la historia del toreo. Chicuelo tuvo la mala suerte de nacer en Sevilla. Si su cuna hubiera tenido lugar fuera de ella su dimensión sería inmensamente mayor. Pero aquí navegamos siempre entre dos aguas, el verde y el rojo, y pare usted de contar. Al año le ha faltado un verdadero compromiso institucional para unos actos de altura, bien publicitados, que pusieran al torero en el sitio que muchos pensamos que tiene en la historia. Veremos si con el centenario de la muerte de Gallito mejoran las cosas.

La mejor información taurina en https://sevillatoro.es/

26 octubre, 2019

Toreros retirados


El 12 de octubre en Sevilla ha quedado para un evento taurino especial o para un festival. De todos los acontecimientos que pueden llenar la plaza en una fecha nada fácil, fuera de abono, solo se me ocurren dos, una de seis toros para un torero, Morante, Pablo Aguado o Roca Rey son los únicos que llenarían la plaza, o bien estos mismo toreros en terna o dos de ellos en mano a mano. Está bien que Ronda y Valladolid hayan organizado un encuentro entre los dos sevillanos, pero la plaza que debe acoger ese gran espectáculo en la Real Maestranza.

El 12 de octubre corría el riesgo de quedarse sin toros porque los carteles normales no congregaban a muchos aficionados. Era una fecha que caminaba hacia el mismo baúl de los recuerdos que el 15 de agosto, tan taurino antes y tan incómodo ahora. El Corpus se mantiene con una novillada de abono, pero si se compara con el lujo que tuvo en tiempos pasados es como si se hubiera perdido.  La iniciativa de organizar un festival el pasado año y el actual ha salvado la fecha. Y lo ha hecho con grandeza a plaza llena. Sin embargo, quienes entienden del asunto ya advierten que este sistema no debe mantenerse de por vida y que es bueno pensar en otras alternativas. Esas otras alternativas apuntan a que Sevilla debería volver a organizar festivales con toreros retirados. Se dice, y con razón, que hay muchos jóvenes que podrían disfrutar a ver en el ruedo a toreros retirados.

Ocurre algo curioso. ¿Qué toreros retirados pueden salir a torear un novillo en la Maestranza? Me vienen a la memoria Espartaco, Paco Ojeda, José Antonio Campuzano, Dávila Miura, Rivera Ordóñez, El Cid y pocos más. Es posible que alguno de los nombrados declinara la invitación. Todo esto pasa, entre otras cosas, porque cada vez hay menos toreros retirados. Y los que se van, vuelven si se tercia la ocasión. En la segunda mitad del siglo XX, no era frecuente que en el escalafón hubiera tantos matadores con más de veinte años de alternativa. Diego Puerta se retiró con 39 años. Cuando dejó el traje de luces fue para siempre, pero actuó en muchísimos festivales. En estos tiempos no se retira nadie. Todos siguen en activo. Así es difícil organizar un festival de viejas glorias con algo de interés. 

La mejor información taurina en https://sevillatoro.es/

16 septiembre, 2019

La temporada de Escribano



En la mayoría de los textos que han contado la tarde de la corrida de Miura en Bilbao se ha alabado a Manuel Escribano con la misma palabra: profesionalidad. Lo que quiere decir, se supone, que es un buen profesional. Algo que lleva implícito, lo de profesional, un concepto laboral del toreo, cuando siempre se ha dicho que el toreo no es un trabajo. La realidad es que todos sabemos muy bien lo que se dice cuando a Escribano se le destaca por su profesionalidad. Es una de esas coletillas que usamos -me incluyo en el grupo- cuando no sabemos muy bien cómo poner en valor la actuación de un torero o el juego de una corrida. Es el caso de ‘tarde digna’ o ‘corrida interesante’.

Volviendo a Manuel Escribano, lo que me interesa poner de manifiesto es su valor verdadero y su tauromaquia variada no exenta de calidad. Algunos matadores se ven sometidos a mostrar una imagen que les ayuda a progresar, pero ello les obliga a salirse de su concepto. El valor de Escribano está ya testado. En su compleja y difícil trayectoria ha sufrido tres cornadas para quitar a más de uno de los ruedos. Me refiero a las de Sotillo de la Adrada, Alicante y Madrid. Especialmente, la segunda. Hay muchos toreros retirados con percances similares. Siempre volvió a la cara del toro con la misma actitud, dispuesto a lidiar lo más duro del campo bravo, para ofrecer su arsenal torero con una honradez admirable.

Decía que es un torero del que se destaca su entrega y variedad, pero se olvidan muchos del temple de su muleta, que es ciertamente llamativo. Tiene que irse a portagayola o poner sus arriesgadas banderillas porque es lo que esperan los públicos, pero resulta que sabe torear muy bien.

La prueba de cómo torea es su manera de manejar el capote. A la chita callando, ha logrado que un jurado de Bilbao le conceda el premio al mejor toreo de capa de una feria repleta de buenos toreros. Y se lo hizo a uno de Miura. Pero no es nuevo. Hace unos años consiguió todos los premios de Sevilla por su excelente toreo de capa. Está bien lo de la profesionalidad, pero en la rutina se nos olvida muchas veces que detrás de la imagen que tenemos de muchos matadores, es el caso de Escribano, hay muy buenos toreros.

La mejor información taurina en https://sevillatoro.es/ 


22 julio, 2019

Toreros de Triana


Triana es un barrio de Sevilla conocido en todo el mundo por su personalidad bien definida. Es cierto que, como casi todo, el barrio ha sufrido un gran deterioro y ahora ya no se parece al que le dio fama universal. Ha sido la cuna de grandes artistas del flamenco y de otras muchas profesiones. Triana imprime un carácter especial a sus hijos. También se apodera de quienes, aunque no hayan nacido en ella, tienen la sensibilidad de captar sus esencias. El mundo de la canción, el teatro, el cine o el flamenco están llenos de nombres que vieron la primera luz en el barrio. Como es lógico, también los toreros de Triana son diferentes.
Por las calles de Triana camina un señor que debe estar un poco loco porque se ha puesto a escribir una trilogía que ha denominado ‘Cien toreros de Triana’. El primero de los libros ha sido publicado hace unos días. Comprende una relación completa de todos los toreros de Triana desde los comienzos de la Fiesta hasta Antonio Montes, el monaguillo de Santa Ana, y el precursor de Juan Belmonte.
Se llama Ángel Vela, en Triana es una autoridad amada y respetada porque es un contumaz defensor del barrio contra todo lo que suponga un menoscabo de sus tradiciones. Ha escrito sobre los flamencos, sobre artistas varios y ahora se ha puesto a juntar los nombres de los toreros nacidos a la otra orilla del Guadalquivir. Aparecen personajes que me eran totalmente desconocidos. Allí están El Pulga de Triana, La Fragoso, Quinito, Ángel García Padilla, El Nene, Costuras, el primer Chicuelo, José María Calderón, que vio morir a Montes en México y luego ayudó a Belmonte, en fin que son cien toreros de Triana hasta llegar a Antonio Montes, que naturalmente ocupa una extensa parte de este primer tomo de una trilogía que se presenta emocionante cuando uno sabe que llegarán en el futuro Belmonte, Cagancho, Curro Puya, Gitanillo de Triana, Susoni, Emilio Muñoz y muchos más.
Al pasar las hojas se siente que está el lector recuperando la esencia de una manera de vivir y sentir propias de unos corrales de vecinos, de unas calles llenas de arte y de unos hombres y mujeres irrepetibles. Ángel Vela, el cantor de Triana, ha rendido un gran homenaje a su barrio, pero también al toreo, que en Triana, por su barroquismo y profundidad, es algo personal y distinto a todo.

La mejor información taurina en https://sevillatoro.es/ 

04 julio, 2019

¿El bombo?



"Sin Morante ni Manzanares ni Talavante ni El Juli, San Isidro se presenta como uno de los peores de la historia". No es mío, lo escribió algún cronista. Había sorteado Ponce y aún no se sabía que El Juli ocuparía su sitio. Quienes escribimos deberíamos pensar dos veces lo que decimos. O en última instancia sería bueno rectificar cuando la realidad ha sido contundente en sentido contrario a nuestras predicciones. Sin esos toreros, y no porque no hayan estado, San Isidro ha sido el mejor de los últimos tiempos. Cuando un empresario organiza un ciclo con tantas noticias como el de Madrid, merece que se le reconozca y felicite. San Isidro de 2019 ha dejado claro que el toreo está avanzando lentamente hacia otra órbita distinta.

Lo que no entiendo es que Simón Casas proclame que la clave del éxito de San Isidro haya sido el bombo. De verdad, con la mano en el corazón, ¿alguien sabe que ganadería le cayó en el bombo a Ginés Marín o a quién le tocó Garcigrande? Del bombo solo nos acordamos que Roca Rey se emparejó con la de Adolfo Martín. Del resto, con sinceridad, hay que ir a hacer una consulta. Dice que el bombo ha permitido unir en los carteles a figuras con jóvenes promesas. Si solo uno de los toreros de las corridas del bombo llegaba por sorteo, los otros dos los ponía la empresa. ¿Tan difícil era que si Antonio Ferrera mataba la de El Puerto, poner a Perera y López Simón a su lado? El bombo tuvo morbo por la de Adolfo y nada más. San Isidro ha sido una buena Feria por otros motivos diferentes.

Ha sido buena porque el ganado ha estado bien elegido y han salido toros bravos en muchas tardes. Ha sido buena porque ha habido matadores que se han entregado para buscar el triunfo. Si hay toros y toreros, mérito de la empresa también, el resultado puede ser bueno. Y así ha ocurrido.

Luego hay otras lecturas, como las de la una autoridad sin criterio y  la de una plaza sin una línea de comportamiento. No se puede criticar a algunos lo que se les permite a otros. Pero esto no es nuevo. Lo que importa es que la emoción subió del ruedo a los tendidos y llegó incluso a los salones de las casas, lo que tiene mucho más mérito.

La mejor información taurina en https://sevillatoro.es/

De Sal y Oro

Las plazas de Málaga y El Puerto están a la espera de que se publiquen los pliegos para el concurso que deberá proporcionarles una emp...