17 abril, 2012

Sevilla: 4ª de Feria: El aire fresco de un mexicano

Es verdad que la corrida del Conde fue mansa. Es cierto que no era muy pareja. Se habían presentado toros no previstos por el ganadero. De lo que no hay dudas es que era astifina. Y muy mansa. Pero entre tanto manso el segundo se dejó por el izquierdo, el cuarto por el derecho y el sexto por los dos pitones.

Cortés y Bolívar apuraron sus opciones con los toros más potables sin alcanzar la meta. La sorpresa fue Adame. Hizo tres quites muy bonitos. El de las zapopinas (algunos le siguen llamado lopecinas) fue una muestra de ingenio y valor. Le plantó cara a sus dos toros con firmeza, movió las telas con gallardía, exhibió un valor sereno y triunfó porque aportó un aire fresco a la tarde.

Me quedo con uno de sus estatuarios sobre el pitón derecho del comienzo de la faena al sexto. Los pitones afeitaron la chaquetilla de bordados mexicanos de Joselito. Muy grata sorpresa. Aporta una frescura natural al toreo. A mi me han quedado muchas ganas de volver a verlo. Y eso es lo mejor que le puede ocurrir a un torero.
Foto: Álvaro Pastor Torres
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com

16 abril, 2012

Sevilla: 3ª de Feria - Una de rejones atípica

El presidente de la corrida de rejones ha sido ya elegido por algunos como cabeza de turco. Que si le robó las orejas a los rejoneadores, que si ha puesto muy caros los trofeos en la Maestranza, un cúmulo de titulares a cual más absurdo. El presidente Fernando Fernández Figueroa cumplió a la perfección su cometido. Si me apuran no debió autorizar a los caballeros tantas banderillas cortas y alguna rosa de más, pero observó que no había petición mayoritaria en ningún toro y no otorgó ninguna oreja. Así de sencillo.

Sin embargo, bueno es que haya actuado así. Sus compañeros de tarea saben que uno de ellos exige peticiones mayoritarias para sacar el pañuelo. Se han visto algunas orejas muy baratas en lo poco que llevamos de temporada en Sevilla.

El festejo de rejones estuvo dominado por el frío, el climático y el taurino. La plaza estaba como adormilada, tal vez tiritando, en lugar de saltar de alegría por los contenidos del espectáculo. Aunque tampoco sucedió nada del otro mundo.

Lo mejor lo firmó Ventura en el quinto con Nazarí y ese nuevo caballo llamado Ordóñez. Estuvo vibrante, certero y dominador. De forma llamativa falló en la muerte. También muy interesantes las apariciones de Cheque y Pegaso en el primero que lidió, donde no pudo llevar el clamor al tendido.

El caballero Cartagena estuvo tan correcto como insípido. Abusó de los alardes (piruetas, subidas al estribo, balanceos) y no se lució en el toreo a caballo. También abusó de los violines.

Leonardo tampoco rayó a buena altura, sobre todo con el excelente sexto. Demasiados fallos al clavar banderillas. No anda fino este año, al menos por lo visto.

Todo ello con una corrida que fue a menos pero muy noble en conjunto. Y también con un piso de plaza muy suelto que dificultó la lidia. En fin, una de rejones muy poco típica.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com

15 abril, 2012

Sevilla: 2ª de Feria - La polvareda y la mala lidia

La noticia fue la enorme polvareda que se hizo presente durante la corrida del sábado. Los plásticos se quitaron justo al comienzo del festejo y no se regó. Es un detalle que debe cuidarse en los próximos días.

Defraudó el encierro de Montealto, correcto de presencia, astifinos, pero sólo dos con faenas aparentes, el primero y el tercero, y algo del cuarto aunque con mucha sosería.

Era una tarde de oportunidades para jóvenes toreros. Ninguno la aprovechó, aunque es cierto que el material fue distinto para cada uno.

Oliva Soto sorteó el bueno primero y estuvo airoso y acelerado en una faena con detalles pintureros. Podía haber tocado pelo pero su puntillero necesitó una infinidad de cachetazos para acabar con el de Montealto. Con el cuarto, soso el toro, me pareció el torero algo rutinario y conformista.

Nazaré tuvo dos toros imposibles y realizó dos faenas muy largas. Dejó retazos de su calidad, pero no tenía agua el pozo de sus enemigos para extraer algo meritorio.

A Silveti se el fue vivo el tercero. Algún pase con cadencia a cámara lenta, pero una labor que en conjunto no estuvo a la altura de un toro más que posible. Con el sexto está justificado.

De nuevo fue un festejo de larga duración. Lidias premiosas, faenas largas, presidentes sin ritmo, cuadrillas infames, todo contribuyó a un espectáculo cansino y de difícil digestión incluso por los más empedernidos aficionados.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com

14 abril, 2012

Sevilla: 1ª de Feria - El oficio y la temeridad

La novillada de Fuente Ymbro tuvo de todo. Uno excelente, el quinto; dos manejables, primero y sexto. Otro, encastado, por tanto, complicado, el segundo. ¿Y los novilleros? Pues cada uno a lo suyo.

Javier Jiménez ha dado un peligroso paso atrás. Es verdad que sus reses fueron las de peor juego, sobre todo el cuarto, pero esa infame cuadrilla que le acompaña tiene mucha culpa del su mala tarde. Javier quiso mucho, pudo poco y se le fue la tarde sin pena ni gloria.

El madrileño Adrián tiene oficio. Al excelente quinto le dio muchos pases, pero era novillo de revolución que realmente se fue sin torear. Le pidieron las dos orejas, una barbaridad, pero por una vez la presidente estuvo acertada.

No lo estuvo al dar una oreja sin méritos a Gonzalo Caballero en el tercero. Este chaval llegó más verde que la lechuga a Sevilla, se llevó volteretas sin fin y sólo ese pundonor le permitió que una parte de la plaza le pidiera una oreja que fue concedida por una presidenta que cada año da un paso atrás en cuanto a su capacidad para hacer justicia en el palco. Caballero se tapó con el malo y se estrelló con el sexto, que era el bueno. Es una atrocidad que un chaval sin preparación debute con picadores en Sevilla. La oreja la puede poner en una vitrina y rezarles a todos los santos. Su impericia se manifestó en el sexto.
La mejor inforación taurina en http://www.sevillatoro.com

09 abril, 2012

Los toros y los toreros modernos

A estas alturas no se trata de cargar contra Juan Pedro Domecq por la mala corrida que ayer lidió en Sevilla. El problema es que el sistema ha propiciado que los matadores que imponen sus criterios lidien  siempre un tipo de toros que casi nunca produce emoción. Por tanto hay un problema de toros y de toreros. Las empresas aspiran a llenar las plazas. Si Canorea monta el cartel de ayer con una de Cuadri ninguno de los tres aparece sobre el albero sevillano. Y no se hubiera puesto el no hay billetes.

Se ha llegado a un tipo de toro descafeinado, muy noblón, que apenas molesta a los espadas, pero que embiste sin acometividad. Es verdad que en esas ganaderías modernas surgen toros más encastados, pero es lo de siempre, para conseguir un toro noble, humillador y con fijeza, se hacen experimentos que habitualmente consiguen reses que están al límite de todo. Entre tanto experimento surgen el toro bravo y pujante y la babosa sin emoción de ayer.

Aquí el problema es que el toro comercial sirve para esas plazas de segunda y tercera en las que no hay suerte de varas. Es el toreo moderno, donde las exigencias son mínimas y parece como si sólo interesara una faena de muleta de cien pases. En las plazas donde se exigen dos puyazos esos toros no pasan el examen.

Aún así es preciso admitir que estas corridas como la de Juan Pedro se salvan porque Morante, Manzanares y Luque tienen recursos para generar momentos muy bellos. Pero hay un cierto grado de conformismo en la torería andante. Prefieren corridas como las de Juan Pedro, que no sirven para el triunfo pero no molestan, a otras que pueden comprometer su capacidad torera.

Todo ello sucede en un clima de triunfalismo poco beneficioso para el toreo. Como estamos en crisis (taurina y económica) se valoran situaciones que antaño no se tenían en cuenta. De esta forma se cortan orejas cogidas con alfileres, la música celebra una porción de buenos lances pero no excepcionales y saludan banderilleros por pares a toro pasado. Hay un grado de exigencias muy bajo, pero parece que debe ser así ante la situación complicada que vive la Fiesta.

La corrida de Juan Pedro fue la esperada. Tuvo mala suerte el ganadero porque seguro que en su finca hay toros más encastados, pero cuando se lidian tantas reses y se hila tan fino buscando bondad extrema, pasan estas cosas. Es decir, lo que decía, Fuentes Bejarano, que le han echado mucho agua al vino y ahora no es fácil quitársela.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com

El público y la pasión

Los aficionados gozamos con las películas taurinas antiguas. Es cierto que muchas veces nos quedamos sorprendidos porque el toreo de la...