23 junio, 2017

Algeciras


El coso de Las Palomas de Algeciras tiene solera, tradición y afición. Así lo puedo atestiguar después de más treinta años asistiendo a su Real Feria de finales de junio. Puedo presumir de ser uno de los más veteranos a la hora de contar las corridas en esta plaza. Algeciras está en puertas de un nuevo ciclo con la suerte de contar como empresa a Lances de Futuro, que, con la juventud e imaginación de José María Garzón, está logrando mantenerse en plena crisis y ofrecer carteles de alto contenido taurino.

Nunca pude ver toros en la antigua Perseverancia, pero conozco como nadie esta plaza tan alegre, cómoda y torera. En su ruedo he presenciado hitos inolvidables del toreo, como el indulto por Emilio Muñoz del toro Comedia, de Cebada Gago, y una faena inmensa, dicho así con todas las palabras, de José María Manzanares padre a un toro de Núñez del Cuvillo, posiblemente su última gran obra, que logró que todo el coso  sufriera un intenso estremecimiento al presenciar el toreo más hondo imaginado. 

Han sido muchos los avatares que ha sufrido la plaza. También conoció la época de las vacas gordas con ferias infladas con un número excesivo de corridas. Garzón ha encontrado el equilibrio, aunque si organizara una novillada con picadores su labor podrá alcanzar la nota máxima. 

La plaza algecireña es de segunda, es decir, que tiene la misma categoría que las de capitales de provincia. Este aspecto le confiere al toro que se lidia un punto de mayor presencia. Algeciras ha sido escenario de las actuaciones de todas las figuras del toreo. Sobre su albero se han lidiado las reses de las ganaderías más señeras, pero incluso puede contar con suficiencia que allí se lidiaban todos los años los toros de Pablo Romero. Algeciras es parte de la historia del toreo con derecho propio.
Su afición, como le ocurre a tantas plazas, tiene buen gusto torero. Allí se reúnen los mejores entendidos del Campo de Gibraltar. La alegría de la plaza, con esa monumental merienda en la mitad del festejo, no está reñida con el buen juicio del tendido. Es un nivel de exigencia que debe mantenerse, por mucho que en estos tiempos, como en todas partes, ese nivel haya bajado. Animo a quienes me leen a que acudan a Algeciras a ver toros. Hay más cosas en la ciudad y en sus alrededores: playas, comidas, calidad humana…, pero solo ver toros en Las Palomas ya merece un viaje al sur de Europa.

La mejor información taurina en http://sevillatoro.es/

16 junio, 2017

Vanessa y los toros


En un encuentro celebrado en Sevilla con el comunicador Arturo Pinedo nos presentó a Vanessa, joven de 25 años, de una familia de tipo medio, con estudios finalizados, que está buscando trabajo. No conocen a Vanessa, pero la realidad es que a nuestro alrededor hay cientos de chicas como ella. Fue interrogada en una encuesta y manifestó que nunca había ido a una corrida de toros; es más, dijo que era partidaria de suprimir los toros porque le parecen una forma de maltrato animal. Vanessa forma parte de la sociedad española del futuro. Vive al margen de la tauromaquia y piensa que debe desaparecer. ¿Cuántas como ella hay en España? Hay miles. Todos conocemos a muchas que son exactamente igual que esta chica moderna, culta, ambiciosa y con muchas ganas de formar parte de la sociedad.

¿Debe hacer algo el mundo de los toros para cambiar la opinión de esta joven? ¿A cuántas como Vanessa podríamos convencer de las virtudes del toreo? Según el comunicador Pinedo al mundo de los toros le falta construir un mensaje relevante para llevar la tauromaquia a todos. Es necesario persuadir a los indiferentes, a los que dudan, a los que no son aficionados y que aún pueden elegir. Es necesario que nos planteemos el reto de que nuestros mensajes deben incluir los conceptos de la libertad, el compromiso social de la cultura taurina, los valores humanos, o la idea de respeto. Y destacó tres caminos que hay que emprender en la comunicación de la cultura taurina: ganar la calle, desmontar prejuicios y resaltar la vertiente experiencial (espectáculo, arte, emoción) de la tauromaquia.

Afirmó que es preciso mostrar una visión moderna de la fiesta; abrir canales de comunicación propios; generar vínculos; establecer una red de aliados; movilizar la opinión de los aficionados; resaltar la responsabilidad social de la cultura taurina; crear iconos a los que sigan la juventud; ganar espacios en los medios de comunicación, y hacer una defensa valiente de las posiciones.

No sé si el mensaje del toreo llegará a Vanessa. No sé si el toreo es capaz de elaborar un mensaje relevante para estos jóvenes. El mismo Pinedo contó lo que escribió en su día un conocido escritor. Pasaba con sus hijos, de 4 a 7 años, por delante de Las Ventas. ¿Qué es eso?, preguntó el mayor. “Es la plaza de Las Ventas”, contestó el padre. Y el niño de siete años le volvió a preguntar: ¿Y qué equipo de fútbol juega ahí?  Ahí está la realidad del problema. Los niños de hoy solo piensan en el fútbol.

La mejor información taurina en http://sevillatoro.es/

07 junio, 2017

El toreo de rodillas


De forma cíclica se ponen de moda en la Fiesta algunos muletazos o formas de torear cuando ya parecían olvidadas. Pasó con las manoletinas, que de estar en el limbo ahora se prodigan en exceso. No hay chaval de una Escuela que no acabe su faena por manoletinas o bernadinas. Ahora se está prodigando de nuevo el toreo de rodillas. En esta misma temporada he presenciado muletazos de rodillas muy templados por parte de Padilla, El Fandi, Cayetano. Talavante y Fortes.

El toreo de rodillas no ha tenido nunca buena fama en el toreo. El crítico Corrochano pidió que se prohibiera torear de rodillas. Siempre se ha considerado que, además de ser algo pueblerino, el torero quería ganar unas palmas añadidas para conseguir más trofeos en sus faenas. En tiempos pasados, muchos toreros comenzaban sus faenas de hinojos o las finalizaban de la misma forma. Se comentó que era propio de toreros tremendistas, pero la realidad es que matadores como Pepe Luis Vázquez o Antonio Ordóñez llegaron a torear de rodillas, sobre todo al inicio de las faenas y generalmente en muletazos por alto. Ahora se ha llegado a un punto más lejos. Se torea al natural o con la derecha con las dos rodillas sobre el albero. También se reciben los toros para torear con el capote hincado de rodillas.

Y algunos matadores han logrado un temple insospechado al instrumentar los muletazos. Incluso se atreven a rematar las tandas con las arrucinas en una acción inverosímil que provoca la admiración del tendido. Esta forma de torear se suma a otras facetas como los cambiados por la espalda, las pedresinas, las luquesinas, las mencionadas manoletinas, que en definitiva han llegado a las plazas porque en estos tiempos con el toreo fundamental con la izquierda y la derecha es bastante complicado conseguir emocionar a los espectadores, entre otras cosas porque para que llegue esa emoción hay que torear muy bien y eso está ahora al alcance de muy pocos espadas.

En la fiesta estamos viviendo momentos del ‘más difícil todavía’, de forma que aparecen actitudes de alto riesgo para captar la atención de las plazas. Si no se consigue con el toreo puro, se intenta con otras formas. Lo que me preocupa es que en breve todos los muchachos de las Escuelas van a estar toreando de rodillas. Las modas que asumen las figuras llegan pronto a quienes está en edad de aprender. Me gustaría más que aprendieran naturalidad y torería. 

La mejor información taurina en http://sevillatoro.es/

¿Hay relevo?

Cuando ya la temporada está viendo la puerta de salida se me ha ocurrido mirar el escalafón de los matadores. El de novilleros lo haré ...