09 mayo, 2010

Lo de Morante en Jerez

Para la gente normal, grupo en el que me inscribo, no es fácil contar lo sucedido en la plaza jerezana en la lidia del quinto toro de Cuvillo de la corrida del sábado 8 de mayo. No es fácil porque lo que realizó Morante fue una sucesión de monumentos toreros plenos de belleza e inspiración. El capote lo meció en sus dos toros a la verónica, tocando con los vuelos, llevando al animal embebido y rematando airoso cada lance. Repitió verónicas en el quinto después de cambiado el tercio, para volver a levantar la plaza. Las chicuelinas fueron eso, chicuelinas. ¿Dónde las he visto antes? Debe ser en fotos de Chicuelo, o de Manolo González. No, son la perfecta amalgama de las que pude ver con mis ojos en Diego Puerta y Paco Camino.

Puso banderillas. Y qué banderillas. Qué forma de darle las ventajas al toro para cuadrar en la cara, qué forma de clavar arriba con las zapatillas asentadas, qué manera de salir andando con gracia y donaire.

La faena de muleta fue la apoteosis de toreo bueno, lento, profundo y grácil. Comenzó con un pase cambiado por la espalda en tablas. Siguió con la diestra barriendo con la muleta el albero, con la izquierda, ligando siempre tras girar y ligar como los valientes, con los ayudados, las trincherillas, los de la firma, los de pecho y un kikirikí que allí quedó para siempre pintado en la plaza, como ejemplo del toreo eterno. Borrachera en los tendidos y Morante embriagado en su propia obra. Lo mató pronto. En una feria de orejas baratas, aquello merecía el detalle del rabo, pero la señora del palco no es de este mundo, del mundo de los toros, y se lo negó. No hay mayor pobreza que la rigidez ignorante ante lo grandioso. Morante esculpió una obra inmensa, una sinfonía completa, que ya queda inmortalizada en los anales del toreo.

Por cierto, Morante sustituía a José Tomás. La plaza no se llenó, pero nadie, absolutamente nadie de los presentes, se acordó de José Tomás. Más bien, dio gracias al cielo por no haber tenido el mal detalle de devolver sus entradas. Habían presenciado una de las tardes para la historia del toreo de nuestros tiempos.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com

5 comentarios:

  1. Visto lo visto en Jerez, aunque como en mi caso haya sido a través de los —en esta ocasión— magníficos videos divulgados por los portales tauri-nos, me pregunto si no es un grave error el cometido por Morante de la Puebla al decidir no torear en Pamplona el presente año. Ignoro si se trata de una decisión personal del torero —que según su apoderado “prefería tomarse un descanso con San Fermín"—, o sí, por el contrario, se trata de una decisión colegiada, como parece desprenderse del conjunto de las ra-zones aducidas por Curro Vázquez al tratar de justificar las ausencias de sus poderdantes Morante y Cayetano en los carteles sanfermineros.
    En efecto, según se afirma en Burladero.com (30/04/2010), Curro Vázquez ha manifestado que “no vamos por el planteamiento que hemos hecho de esta temporada” y, tras aludir al descanso de Morante, añade que “respecto a Cayetano, hemos creído conveniente que debute el año que viene”.
    Es posible que el apoderado, que quizás desconfie de la cacareada fragili-dad y supuesta bisoñez de Cayetano, tenga sus razones para posponer su presentación en Pamplona como matador de toros, pero el caso de Morante es distinto, Morante es un torero hecho y derecho, curtido en mil batallas, que —al márgen de su arte y genialidades: ahí está lo de ayer— ha demos-trado tarde tras tarde que tiene valor y técnica sobrados para enfrentarse a lo que quieran echarle por el portón de Pamplona.
    Uncir a ambos toreros en un mismo planteamiento y bajo una misma direc-ción es perjudicar el crédito del que actualmente goza Morante y dar la ra-zón a quiénes en su día dieron por supuesto que los mimos y algodones prodigados con Cayetano se harían extensivos al torero de la Puebla. ¿No deberíamos saber si la decisión de marras es, efectivamente, una torpeza del propio Morante o si ha sido su apoderado quien ha incurrido en un error de bulto en el planteamiento de su temporada?
    Porque, evidentemente, Morante debía estar en los sanfermines. El año pa-sado demostró a todo el mundo —y, sobre todo, se demostró a sí mismo— que estaba capacitado para imponerse en el duro y bullanguero coso de Pamplona y que incluso, como cabecera del cartel, era capaz de triunfar y cortar la oreja al toro que abrió plaza. Nadie olvida que Morante —como anteayer en Jerez— salió de la plaza andando, entre una cerrada ovación de intensidad muy superior a la que acompañó la salida a hombros de sus dos alternantes.
    ¿Qué riesgo correría Morante si finalmente decidiera acudir a los sanfermi-nes? A estas alturas, prácticamente ninguno. Morante, que en cierta forma está por encima del bien y del mal, podría reeditar —o no— su éxito, pero nada más. Morante no pega petardos.

    ResponderEliminar
  2. Entiendo lo que dice el anterior lector,y entiendo que exista cierta decepción en Pamplona por la ausencia de Morante. La respuesta quizás está en la entrevista que hace un mes le realizó Carlos Crivell en Aplausos. En ésa entrevista, y entrelíneas, se vislumbraba que éste año iba a descansar de Pamplona, y se hablaba de dosificación de algunos puertos norteños. En Madrid ha reducido a dos tardes en Mayo. Aunque suena para el 3 para sustituir a José Tomás.

    También se hablaba de 40 tardes en todo el año, y veo que al final serán más, pues es complicado decir que NO, cuando eres uno de los más cotizados.

    Yo imagino que Morante volverá pronto a pamplona, pero antes, la Casa de la Misericordia debería comprar una corrida de Cuvillo. Y creo que ahí falló la empresa, pues nadie entiende que la Meca no anuncie a Cuvillo después de la corrida que salió el año pasado. Una corrida muy apetitosa para los toreros, y más para Morante.
    ¿Jerez?, siempre he dicho que la plaza que mejor se le da es Jerez.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo, aunque creo que Morante y su apoderado incurren en un claro error al soslayar los sanfermines… precisamente cuando el torero se halla atravesando su mejor momento, circunstancia esta que sin duda será aprovechada por sus contumaces detractores para “hermanarlo” con su compañero de fatigas.
    Por cierto que, aún cuando coincido con Carlos Crivell, cuando afirma que a un torero lo hacen grande sus detractores, a la vista del ínfimo nivel mostrado por dichos detractores en los comentarios vertidos en algunas webs a propósito de “lo de Morante en Jerez”, no creo que Morante deba preocuparse demasiado. ¡Las barbaridades que se han llegado a decir!
    Y otra cosa. ¿Por qué esa obsesión de —para bien o para mal— comparar a Morante con José Tomás y viceversa? No entiendo que para ensalzar o defender al torero de tus preferencias —el que sea, los dos tienen una gran categoría— tengas que destruir o descalificar al rival en la burda forma en que vienen haciéndolo habitualmente.
    Lo bonito sería un mano a mano entre ambos diestros. Lo hubo hace un par de años en El Puerto… y fallaron los “cuvillos”. Lo malo es que ahora no hay dinero para organizarlo.

    ResponderEliminar
  4. Se oye, que ha ofrecido a Morante la sustitución de Manzanares en Bilbao. Lo unico, que ese mismo día, torea una matinal en Nimes. Yo, pienso que no va a cojer esa sustitución. Muchas prisas para no haber necesidad. Al igual digo con la sustitución del día 3 en Madrid. Pienso, que no la va a cojer. ¿Qué necesidad existe toreando el día dos, cojer también el 3? Dinero??? hombre, el dinero es el dinero, pero yo creo que Morante esta por encima del dinero. De echo, coje la sustitución de Jerez por lo que dice Raúl, Jerez para Morante es muy importante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Morante no es "gladiador", él tiene que ir agusto y en Pamplona...no es Jerez precisamente, ni el Puerto

    ResponderEliminar

Sevilla 2018

A la vista de lo que conocemos de la temporada del próximo año de Morante de la Puebla, se puede asegurar que el cigarrero no estará ni...