30 septiembre, 2013

San Miguel desastroso en la Maestranza

En la previa de San Miguel decíamos que era un ciclo de lujo. Ciertamente lo era. Lo que pasa es que los resultados han sido de espanto. Ha sido un San Miguel con tres corridas en las que sólo ha habido un torero firme y triunfador: Miguel Ángel Perera. Todos los demás, bien por sus defectos o por culpa de los toros, salen del ciclo devaluados. No todos por igual, porque a estas alturas algunos como Morante o El Juli están por encima de un fracaso o un triunfo.
 
La corrida de Pereda, con un cartel de dos diestros con poca fuerza en los despachos, estuvo mal presentada. En este caso la autoridad no hiló muy fino. Ni Nazaré ni Jiménez Fortes pudieron superar la adversidad del mal juego. Cuando se está sin contratos hay que empujar algo más.
 
En la de los toros de García Jiménez, flojos y descastados, se esforzó mucho El Cid, que encontró el cariño del público, pero fue Perera quien en sus dos toros dejó claro que su buena temporada no ha sido producto de la casualidad. Estuvo firme, inteligente, valiente, todos los calificativos se quedan cortos ante su demostración ante reses de tres al cuarto. Castella siguió con su particular naufragio en la Maestranza.
 
Era difícil que saltara al ruedo una corrida de menos clase que la de Pereda o Matilla, pero con los toros de Juan Pedro Domecq todo es posible. Una corrida bien presentada, aunque sin fondo, hundida, posiblemente enferma, en fin, un desastre con la plaza llena y a la espera de presenciar una tarde gloriosa.
 
Morante se lució con el capote y no pudo hacer nada más. La Maestranza se resiste al de La Puebla. El Juli no pudo dar ni un pase bueno a sus toros. Talavante se entonó con el sobrero tercero, único que aguantó una faena completa. Correcto sin excesos el extremeño.
 
No caben paños calientes. Ha sido un ciclo con muchas carencias. Por un lado por la presentación de algunos toros con la permisividad de la autoridad. De otro, porque las tres corridas han sido un desastre en cuanto a bravura, casta y fuerzas. Y finalmente, porque solo Perera logró entusiasmar al aficionado. Lo malo es que el domingo, con la plaza llena, el festejo fue muy malo. Era un buen día para que la Fiesta de los toros se viniera arriba. En definitiva, del lujo a la miseria solo hacen falta tres días y algunas ganaderías en penoso momento. Pereda, mal; García Jiménez, sin méritos para estar en Sevilla, y de Juan Pedro algunos ya están más que hartos. Tampoco se puede considerar por tanto que sea una sorpresa el juego de las reses.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com

27 septiembre, 2013

San Miguel de lujo en la Maestranza

Durante el fin de semana, la plaza de toros de Sevilla se convierte en protagonista del panorama taurino con la llegada de los festejos de San Miguel Se trata de un ciclo clásico en la plaza de toros de Sevilla, si bien no hay una correspondencia con ninguna feria como ocurría en otro tiempo. Los festejos taurinos de septiembre por San Miguel se han llenado de acontecimientos, como la alternativa de Joselito El Gallo en 1912; el triunfo enorme de Chicuelo en 1924 al cortar las orejas y el rabo a un toro;  la alternativa de Diego Puerta, ya en tiempos más recientes, o la segunda Puerta del Príncipe de Emilio Muñoz en 1995; la despedida de Espartaco en 2001, o los seis toros que lidió El Cid en 2006 con salida por la del Príncipe.
 
Llega San Miguel en un momento muy oportuno. La plaza de toros de Sevilla está cerrada desde finales de julio, cuando finalizaron las novilladas de promoción. Entre los aficionados hay hambre de toros. Los tres festejos que se anuncian están incluidos en el abono, lo que garantiza una buena asistencia, al margen de que los propios espectáculos tengan un notable interés, sobre todo la corrida que cerrará el ciclo el domingo con la presencia de los dos toreros de mayor impacto del momento: Morante de la Puebla y El Juli.
 
En los carteles son todos los que están. De los que faltan, en el caso de Manzanares ha cortado ya la temporada en festejos mayores (sí actuará en el festival del día 12 de octubre en la Maestranza). No se incluye a uno de los triunfadores del año: Iván Fandiño.
 
El mano a mano entre Antonio Nazaré y Jiménez Fortes, programado en el mes de febrero, no ha perdido interés. Son dos toreros que buscan la gloria por el triunfo en los ruedos. Se las entenderán con una corrida de Pereda, una divisa que guarda sus toros de plazas de primera para finales de temporada. Está también anunciada en Madrid. Ambos diestros han realizado una temporada aceptable. En el caso del sevillano, una vez más con menos corridas toreadas de los que por sus triunfos hubiera merecido. El malagueño ha seguido en su línea, interrumpida por algunos percances que le dejaron fuera de muchas ferias, entre ellas las de Málaga.
 
En la corrida del sábado se lidiarán toros de García Jiménez, familia Matilla, por El Cid, Sebastián Castella y Miguel Ángel Perera. No lidia mucho en Sevilla esta divisa. Tampoco tiene una historia relevante en la plaza de Sevilla. Es toda una incógnita. El Cid, como ocurre en los últimos años, ha realizado una temporada de menos a más. El indulto en El Puerto de un toro de Buenavista marcó su punto culminante. Todavía logró indultar a otro astado en Baza.
 
Sebastián Castella ha realizado una temporada regular y de tono medio. De su capacidad siempre se puede esperar una buena tarde de toros. En el caso de Perera, es uno de los mayores alicientes de San Miguel porque su temporada ha sido muy buena. Ha mantenido un buen tono, al principio oscurecido por los fallos con la espada, pero al final con triunfos resonantes que le han consolidados como uno de los triunfadores al año. Viene a Sevilla rematar su año.
 
La corrida del domingo 29 es la estrella de San Miguel. Se lidian toros de Juan Pedro Domecq, otra incógnita después de un año con muchos altibajos. Morante, El Juli y Talavante llenarán la plaza. En el caso del primero, porque se ha convertido en el gran suceso artístico del toreo actual. Morante es distinto a todos. Su vuelta a los ruedos después de la cornada de Huesca ha sido para confirmar su calidad. En plazas como Ronda y Logroño bordó el toreo. De Morante se espera una Puerta del Príncipe. La expectación es tan grande que se espera que se coloque el “no hay billetes” en las taquillas de la empresa.
 
El Juli vuelve a Sevilla después de la cornada de la Feria, la que le impidió torear la de Miura. Su año ha sido regular y brillante. Su ambición le hará salir a por todas. Remata Alejandro Talavante, otro torero en la las alturas pero de nivel menor que sus compañeros. Sevilla es una plaza propicia para el extremeño. Su año quedó marcado por el fracaso con los seis de Victorino en Madrid, algo que lavó en parte con una Puerta Grande posterior. El año ha sido muy desigual. A veces parece que Talavante no sabe qué tipo de toreo es el que le gusta practicar.
Son tres carteles de un enorme atractivo para que la afición aproveche estos últimos coletazos de la temporada. Con estos toreros, y salvo que el comportamiento del ganado sea un desastre, seguro que habrá noticias buenas sobre el albero de la Maestranza.
 
La mejor información taurina en www.sevillatoro.com

A propósito de la crítica

Hay un texto maravilloso escrito por el periodista deportivo Roberto Palomar en ABC que se llama ‘La banalización de la información dep...