30 septiembre, 2013

San Miguel desastroso en la Maestranza

En la previa de San Miguel decíamos que era un ciclo de lujo. Ciertamente lo era. Lo que pasa es que los resultados han sido de espanto. Ha sido un San Miguel con tres corridas en las que sólo ha habido un torero firme y triunfador: Miguel Ángel Perera. Todos los demás, bien por sus defectos o por culpa de los toros, salen del ciclo devaluados. No todos por igual, porque a estas alturas algunos como Morante o El Juli están por encima de un fracaso o un triunfo.
 
La corrida de Pereda, con un cartel de dos diestros con poca fuerza en los despachos, estuvo mal presentada. En este caso la autoridad no hiló muy fino. Ni Nazaré ni Jiménez Fortes pudieron superar la adversidad del mal juego. Cuando se está sin contratos hay que empujar algo más.
 
En la de los toros de García Jiménez, flojos y descastados, se esforzó mucho El Cid, que encontró el cariño del público, pero fue Perera quien en sus dos toros dejó claro que su buena temporada no ha sido producto de la casualidad. Estuvo firme, inteligente, valiente, todos los calificativos se quedan cortos ante su demostración ante reses de tres al cuarto. Castella siguió con su particular naufragio en la Maestranza.
 
Era difícil que saltara al ruedo una corrida de menos clase que la de Pereda o Matilla, pero con los toros de Juan Pedro Domecq todo es posible. Una corrida bien presentada, aunque sin fondo, hundida, posiblemente enferma, en fin, un desastre con la plaza llena y a la espera de presenciar una tarde gloriosa.
 
Morante se lució con el capote y no pudo hacer nada más. La Maestranza se resiste al de La Puebla. El Juli no pudo dar ni un pase bueno a sus toros. Talavante se entonó con el sobrero tercero, único que aguantó una faena completa. Correcto sin excesos el extremeño.
 
No caben paños calientes. Ha sido un ciclo con muchas carencias. Por un lado por la presentación de algunos toros con la permisividad de la autoridad. De otro, porque las tres corridas han sido un desastre en cuanto a bravura, casta y fuerzas. Y finalmente, porque solo Perera logró entusiasmar al aficionado. Lo malo es que el domingo, con la plaza llena, el festejo fue muy malo. Era un buen día para que la Fiesta de los toros se viniera arriba. En definitiva, del lujo a la miseria solo hacen falta tres días y algunas ganaderías en penoso momento. Pereda, mal; García Jiménez, sin méritos para estar en Sevilla, y de Juan Pedro algunos ya están más que hartos. Tampoco se puede considerar por tanto que sea una sorpresa el juego de las reses.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com

1 comentario:

  1. Muy buen post, tu blog y tu pagina tienen muy buena información yo soy muy aficionada del arte taurino, este es un blog que manejo, es de la ganadería barralva una de las mejores en mexico espero puedan pasar, visitarlo y darme sus comentarios para que acá también crezca la afición taurina http://luis-enrique-alvarez-saiz.com

    ResponderEliminar

Invierno

El invierno del toreo debería ser tiempo de análisis y reflexión. Al aficionado, y también a los profesionales, le encantaría que surgi...