23 enero, 2014

A la espera del siguiente comunicado

Ayer llegó el comunicado de Miguel Ángel Perera donde aflora una tremenda animadversión contra la empresa Pagés. Ha hecho bien en desahogarse, porque el comunicado anterior de Manzanares no era muy convincente, más bien lo dejaba en mal lugar, ya que dejar de torear en Sevilla solo por solidaridad no parecía suficiente. Perera tiene motivos y los ha sacado a la superficie. Es algo novedoso, porque muchas de las cosas que cuenta son prácticas comunes en el toreo, aceptadas por todos los protagonistas y que nadie solía contarlas, simplemente porque nadie estaba libre de pecado. Por ejemplo, habla de rebaja de honorarios, algo que es muy feo, pero todos saben que en el toreo es una costumbre que, aunque de ética discutible, se aceptaba sin que nadie lo denunciara. Y menos las figuras, porque el recorte de los dineros es la consecuencia del escaso tirón taquillero del diestro rebajado. Si Perera vetara a todas las empresas que le han pagado menos de lo acordado en principio, tal vez torearía en pocas plazas. Pero es un comunicado valiente y se ha publicado.
 
Ahora estamos a la espera del siguiente mensaje. El Juli ha prometido el suyo en breve. Pero quien debe salir al escenario es la empresa Pagés. Se le ha señalado con el dedo y es probable y deseable que tenga argumentos para defenderse. Si calla es que no tiene nada que contestarle al torero extremeño y ante la opinión pública supone que acepta lo que ha denunciado. Debe por tanto dar una respuesta para rebatir las acusaciones de Perera, que van en dos líneas. Debe contar los motivos por los que no contrató al torero en 2009 y en 2012 cuando le había prometido lo contrario; también debe explicar lo del recorte de honorarios. El resto del comunicado de Perera son reflexiones personales sobre la actitud de la empresa ante la Fiesta y ante su persona.
 
El resumen de todo es que el embrollo sube por momentos. Vuelvo a recordar que la Real Maestranza, propietaria de la plaza de toros, no va a emitir ninguna opinión sobre este conflicto. Quienes opinan que la pelota está en el tejado de la entidad no la conocen. Tienen un contrato con una empresa y lo van a respetar por encima de todo. Así que ya solo queda esperar el siguiente comunicado. Todo es algo muy penoso y triste, aunque a los medios y comunicadores nos está dando un juego excelente en este invierno. Lo más triste es que todo esto hace daño a la Fiesta y perjudica a la afición de Sevilla. El diálogo y la comprensión es una cualidad humana para resolver los más enconados conflictos. Si dos partes desean la paz, la paz es posible. Que lo piensen los dos bandos. 
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com
 

20 enero, 2014

Manzanares se vuelve solidario

Decíamos que la nota de Canorea podía no ser suficiente. No lo ha sido. A los toreros se les ha pedido diálogo. No hay nada. Silencio, roto por Manzanares porque su caso es el que menos se entiende. Es un torero mimado en Sevilla; ha triunfado a lo grande en su plaza; una plaza en la que ha sido contratado por la empresa Pagés que le ha pagado lo convenido. El torero lo ha dicho: la empresa Pagés lo ha respetado. Pero José María se une a sus compañeros porque opina que otros han sufrido la falta de respeto de esta empresa. Y por solidaridad con ellos renuncia a Sevilla, aunque admite que le resulta doloroso. Suena a justificación sin argumentos. Pero hay que aceptar que su salida a la palestra es la primera opinión del grupo de los cinco toreros (me niego a llamarlos figuras porque los cinco no lo son) con un intento de explicación. Supone, a efectos prácticos,  la declaración de los cinco. Ninguno va a torear este año en Sevilla. Si no lo hace el que debería hacerlo, no lo harán los demás. Mientras, por ahí sigue la rumorología aportando datos del origen de la rebelión, allá por tierras mexicanas.
 
Hay que aclarar algunas cosas. La Real Maestranza no se va a pronunciar. Es algo que sabemos quienes conocemos bien a la entidad. Han hablado con la empresa, le han pedido que si podían que arreglaran el entuerto, pero que la respaldan porque hay un acuerdo privado firmado.
 
La empresa ya sabe lo hay. Debe hacer unos carteles lo más atractivos posibles. No hay otro camino. Con imaginación hay que confeccionar unas combinaciones que lleven gente a la plaza. Es necesario bajar los precios de las entradas, y por tanto del abono, para que la gente se ilusione con acudir al coso.
 
Y pudiera ocurrir de esta Feria de 2014 surjan toreros nuevos que pueden llenar de esperanzas al aficionado. Y puede ocurrir que alguno de los disidentes se arrepienta de haberse sumado a este grupo.
 
Hay un detalle más. Quienes lo confunden todo piensan que estar en contra de la postura de los toreros supone un apoyo incondicional a la empresa. Están muy equivocados. Basta leer los textos de opinión de muchos críticos sevillanos, que ahora no entienden la actitud de los toreros, pero que han sido duros y exigentes con la empresa en muchos momentos. Se conoce que se habla con poco conocimiento de causa. En la vorágine de las redes, siempre con el anonimato por soporte, se han escrito verdaderas barbaridades. No merece la pena decir casi nada. Pero hay cosas que claman al cielo. Lo primero es dar la cara. Segundo, saber de lo que se está hablando. Tercero, no difamar. La prensa sevillana es como todas, es decir que hay distintos tipos de analistas y críticos, pero hay algo que no ocurre porque es imposible. Hablar de callejones y comidas es un disparate. La prensa sevillana no entra nunca en el callejón. Salvo la comida comunitaria de noviembre, se puede asegurar que no hay comilonas.  Ni en la presentación de los carteles invita ya la empresa, como hacía en su tiempo Diodoro Canorea ¡Hasta dónde pueden llegar las ganas de difamar desde la oscuridad del anonimato!  
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com

Vanessa y los toros

En un encuentro celebrado en Sevilla con el comunicador Arturo Pinedo nos presentó a Vanessa, joven de 25 años, de una familia de tipo ...