09 marzo, 2015

La felicidad taurina es imposible en Sevilla

No recuerdo ningún año en el que la aparición de los carteles fuera recibida con el aplauso unánime de todos. Incluso en los tiempos de bonanza económica y normalidad en las relaciones entre toreros y empresa hubo siempre discrepancias. La situación actual está marcada por la profunda crisis económica que ha dejado los bolsillos de la mayoría sin caudales, al tiempo que se ha producido un enfrentamiento feroz entre los mejores toreros y los empresarios.

La crisis económica se ha agudizado para la empresa con la suma del elevado canon  que debe pagar a la Real Maestranza junto a unos impuestos generales excesivos. De cada 100 euros que entran en la plaza, menos de la mitad repercute en el propio toreo, es decir para pagar a toreros, ganaderos y a los propios empresarios, que mantienen una estructura empresarial que genera unos gastos considerables. 

Esta situación se ha agudizado en los últimos años, sobre todo después de algunas declaraciones llamando la atención sobre la realidad, hechas de forma altisonante, y que han sido la gota que ha colmado un vaso que  ya tenía desde hace tiempo presentaba una gran inestabilidad. Las relaciones con los toreros no eran buenas por variados motivos – con especial mención a los habituales desencuentros entre Morante y la propia empresa -, de forma que todo ello desembocó en la postura adoptada por las cinco máximas figuras a finales de 2013. Allí advertían que no volverían a torear en Sevilla mientras que esta empresa estuviera al frente de la empresa.

Esa situación parece que ha desaparecido. De hecho, al margen de la contratación de Manzanares, los restantes espadas han negociado este año para volver a torear en Sevilla. El caso de Perera es una excepción. Se entiende que estaban dispuestos a torear en la Maestranza. No se podría entender que El Juli y Talavante hayan hablado de corridas y compañeros si su primitiva intención era faltar a la cita sevillana. Sin embargo, lo que ha trascendido de esas negociaciones deja en mal lugar a los matadores, porque una vez que entablan conversaciones no parece que haya suficientes problemas como para desertar un año más de la feria. Todo ello con especial mención para el comportamiento de Morante, que ha dilatado las negociaciones hasta el punto de que los empresarios estaban convencidos de su presencia en la Maestranza, para finalmente dejar de torear por una serie de explicaciones que el aficionado normal y corriente no acaba de entender. Algunas explicaciones posteriores del torero y su apoderado no tienen consistencia.

Con esta situación de cuatro toreros importantes fuera del ciclo, la empresa ha confeccionado una feria con carteles que tienen mucho atractivo, pero que cojean por la falta de algunos toreros. Entre todos ellos, hay algo que ha sido señalado de forma negativa: la ausencia de Diego Urdiales. Y más que su ausencia, ha sido mal comprendido que ni siquiera se le haya llamado para ofrecerle algún puesto. Hay sitio sobrado para el riojano porque hay toreros anunciados que no pintan nada en la Feria.
Hay más toreros posibles: Salvador Cortés, Curro Díaz, Miguel Ángel Delgado, por ejemplo. Pues tampoco hubiera sido difícil incluirlos a la vista de los que están contratados. Todo ello con el detalle de que es una Feria mucho mejor que la de 2013 y que hay carteles con mayor interés para el aficionado.

La guinda de estos días ha sido la subida del abono. La empresa ha suprimido la bonificación del 15% que aplicó en 2014 y además ha incrementado el precio final con una novillada de más que se anuncia. En la rueda de prensa, de forma rápida y con escasa precisión, se dijo que se mantenían los precios. Esta subida, como no podía ser de otra forma, ha sido mal recibida por los abonados y podría repercutir a la hora de pasar por taquilla, mucho más un año en el que de nuevo la feria será televisada.
Así que es una pena que un ciclo con carteles y argumentos atractivos se quede empañado por detalles que podrían haberse evitado. La falta de llamada a Urdiales y la subida del abono han sido dos noticias negativas que vuelven a ensombrecer la temporada de 2015. Y es que en Sevilla parece que es imposible la felicidad taurina. 

La mejor información taurina en http://sevillatoro.es/

1 comentario:

  1. Ofrece usted,y no es muy habitual, las claves de este conflicto en sus primeros párrafos de este artículo. Y me parece bien, que huya usted de la tan manida excusa de la conspiración judeomasónica, cuando este conflicto afecta a varios toreros. Cada uno de su madre y su padre. Y ofrece las claves, porque el trasfondo de todo este conflicto es el DINERO. No hay otro. El dinero, y las malas formas de PAGÉS apuntando a los toreros, cuando no son los los culpables de la situación de la plaza de La Maestranza.
    Cuando en plena burbuja económica, se daban ferias de 18 corridas de toros, con 8-9-10 "No hay billetes", pues había problemas internos, pero más o menos se tapaban. El problema, es cuando llega la crisis, empieza a bajar el número de abonos, sube el IVA, no bajan los costes fijos, y entonces, esas malas formas de la empresa, ya pasan de lo privado a lo público. Y ahí, los toreros estallan. La empresa poner a los PROFESIONALES TAURINOS como los malos de la película. En vez de hacer frente común con su sector, pone en la picota a toreros. Cuando el problema está en la relación PROPIEDAD-EMPRESA, y no en los toreros, cuando además, los toreros ya cobran menos en Sevilla que en cualquier plaza de 1ª y muchas de 2ª. Por lo tanto, dificilmente es creíble que los toreros sean los malos. Cuando además, esos toreros, son contratados por todas las empresas del mundo taurino (salvo algún desacuerdo puntual y normal).
    En definitiva, que donde está el problema es:
    1º La relación EMPRESA-PROPIEDAD, que además es una relación única en el mundo taurino. Y qué casualidad, es la única plaza donde hay problemas tan graves.
    2º La empresa, que gestiona la plaza, por herencia y no por méritos, es una empresa de escasa cintura y talante para hacer las cosas bien.

    Y mientras esto no se arregle, los problemas seguirán. Se podrán tapar con la aparición de toreros nuevos, con la mejora económica...etc, pero al final, volveremos a los mismos problemas. Porque además, a la empresa de la Real Maestranza, no solamente hay que exigirle buenos carteles, pues eso es lo mínimo, sino que como uno de los motores de la Tauromaquia, debería se una empresa moderna y que liderara un movimiento social en favor de la Tauromaquia. Y resulta, que no hace ni una cosa ni la otra.
    Y hay mucha gente, que con razón, exige a la prensa sevillana, una mayor determinación contra la propiedad y contra la empresa. ¿Que esto trae problemas? Claro, pero es que el periodismo es actividad de riesgo. ¿Se quiere asumir?¿O se quiere seguir tapando a los poderes fácticos de la ciudad, en contra de los intereses de La Fiesta?
    Un saludo y gracias por dejar expresarme.

    ResponderEliminar

La suerte de varas

La dinámica del tiempo nos ha llevado de la Feria de Sevilla a San Isidro sin solución de continuidad. La noticia está en Las Ventas, d...