23 junio, 2017

Algeciras


El coso de Las Palomas de Algeciras tiene solera, tradición y afición. Así lo puedo atestiguar después de más treinta años asistiendo a su Real Feria de finales de junio. Puedo presumir de ser uno de los más veteranos a la hora de contar las corridas en esta plaza. Algeciras está en puertas de un nuevo ciclo con la suerte de contar como empresa a Lances de Futuro, que, con la juventud e imaginación de José María Garzón, está logrando mantenerse en plena crisis y ofrecer carteles de alto contenido taurino.

Nunca pude ver toros en la antigua Perseverancia, pero conozco como nadie esta plaza tan alegre, cómoda y torera. En su ruedo he presenciado hitos inolvidables del toreo, como el indulto por Emilio Muñoz del toro Comedia, de Cebada Gago, y una faena inmensa, dicho así con todas las palabras, de José María Manzanares padre a un toro de Núñez del Cuvillo, posiblemente su última gran obra, que logró que todo el coso  sufriera un intenso estremecimiento al presenciar el toreo más hondo imaginado. 

Han sido muchos los avatares que ha sufrido la plaza. También conoció la época de las vacas gordas con ferias infladas con un número excesivo de corridas. Garzón ha encontrado el equilibrio, aunque si organizara una novillada con picadores su labor podrá alcanzar la nota máxima. 

La plaza algecireña es de segunda, es decir, que tiene la misma categoría que las de capitales de provincia. Este aspecto le confiere al toro que se lidia un punto de mayor presencia. Algeciras ha sido escenario de las actuaciones de todas las figuras del toreo. Sobre su albero se han lidiado las reses de las ganaderías más señeras, pero incluso puede contar con suficiencia que allí se lidiaban todos los años los toros de Pablo Romero. Algeciras es parte de la historia del toreo con derecho propio.
Su afición, como le ocurre a tantas plazas, tiene buen gusto torero. Allí se reúnen los mejores entendidos del Campo de Gibraltar. La alegría de la plaza, con esa monumental merienda en la mitad del festejo, no está reñida con el buen juicio del tendido. Es un nivel de exigencia que debe mantenerse, por mucho que en estos tiempos, como en todas partes, ese nivel haya bajado. Animo a quienes me leen a que acudan a Algeciras a ver toros. Hay más cosas en la ciudad y en sus alrededores: playas, comidas, calidad humana…, pero solo ver toros en Las Palomas ya merece un viaje al sur de Europa.

La mejor información taurina en http://sevillatoro.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Panorama desolador

El verdadero drama sigue estando presente en las novilladas con picadores. Diría más, el drama que se acrecienta entre los novilleros e...