17 julio, 2017

Panorama desolador


El verdadero drama sigue estando presente en las novilladas con picadores. Diría más, el drama que se acrecienta entre los novilleros españoles. Los que más torean son franceses o hispanoamericanos. No debe ser porque los españoles tengan menos capacidad. Deben jugar otros temas. Es un drama que nos hayamos olvidado de las novilladas con picadores. Nos queda la esperanza de las que se anunciarán en el mes de septiembre en las tradicionales plazas de nuestra geografía, pero no es suficiente. Salvando las plazas de primera, y sobre todo Madrid y Sevilla, apenas se organizan  novilladas picadas.

Hay un esfuerzo notable para organizar festejos sin caballos, gracias a las escuelas taurinas que son un motor incuestionable. En este sentido quiero destacar de nuevo al certamen de las escuelas andaluzas, televisadas por Canal Sur, que son un ejemplo que ya siguen algunas otras comunidades. 

En la misma Maestranza sevillana se celebrarán en julio las consolidadas novilladas para aspirantes con dieciocho chavales dispuestos a buscar el triunfo. Hay muchas novilladas sin picadores. Los jóvenes que sueñan con ser toreros tienen posibilidades. ¿Y después qué ocurre? Pues que se quedan parados la mayoría porque para torear con picadores hay que tener una cuenta corriente abundante.

Se me viene a la memoria el caso de un novillero sevillano que fue el triunfador del ciclo de festejos de las escuelas andaluzas el pasado año. Es Juan Pedro García ‘Calerito’. Todavía no ha debutado con caballos. Nadie ha podido dar una explicación coherente sobre la situación de Calerito, un torero en el que tenemos puestas nuestras esperanzas pero que en julio todavía no ha debutado con los del castoreño. Se anuncia para agosto en Castuera, pero lleva todo el año sin torear.


Se comprende todo, sobre todo el coste desproporcionado de una novillada, pero algo está fallando si muchachos con posibilidades están entrenando sin poder ponerse el traje de luces. Y parece que si has nacido en España, todavía es más complicado. Basta mirar el escalafón. El primer español es Pablo Aguado, que ya debería haber tomado la alternativa, y que lleva seis novilladas. Solo 12 noveles han toreado cuatro o más festejos. Algo estamos haciendo mal si no cuidamos la cantera. Está bien la atención a los festejos sin picadores, pero no olvidemos a los que ya deben torear utreros.  

La mejor información taurina en http://sevillatoro.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preguntas

A veces me hago preguntas que no soy capaz de contestar. Me tranquiliza pensar que estas preguntas también se las harán muchos aficiona...