13 septiembre, 2017

Paquirri


El 2 de septiembre se celebró la edición LXI de la corrida Goyesca de Ronda. Quien no conozca un día de Goyesca en Ronda no sabe lo que es una población volcada con un acontecimiento. El pueblo se sabe protagonista de la fiesta y participa en la calle como extras de una película porque entienden que son el fondo imprescindible para que el espectáculo tenga su máximo contenido. He tenido la suerte de asistir de forma continuada a todas las goyescas desde el año 1983 y proclamo que es uno de esos días en los que te reconforta el detalle de ser aficionado a los toros.

Este año se ha retirado de los ruedos Francisco Rivera Ordóñez, ahora Paquirri en los carteles. No se sabe, creo que ni él mismo, si es una retirada definitiva o si volverá en el futuro. De momento es una retirada y bien merece una reflexión. Francisco es uno de los toreros más vituperados por quienes se llaman aficionados. Es evidente que quienes le minusvaloran lo hacen porque es un torero famoso con proyección especial fuera de los ruedos por los conocidos avatares de su familia. Pienso que ese factor mediático le ha ayudado en parte, pero también le ha perjudicado. Paquirri ha sido prejuzgado casi siempre por su fama en los medios. Muchos que presumen de aficionados le han ignorado de antemano.

En la carrera taurina de Francisco hay una etapa ciertamente maravillosa. Son aquellos primeros años después de su alternativa en Sevilla, cuando los triunfos se sucedieron a golpe cantado. El caudal de sangre torera que corre por sus venas se expresó de forma evidente en un matador con un estilo muy clásico y con una casta heredada de su abuelo y su padre. En su larga carrera ha habido momentos diversos. Ha logrado triunfos valiosos y también derivó hacia cierto conformismo en otras ocasiones. Esta última vuelta la ha pagado con una cornada tremenda en el año 2015 en la plaza de Huesca. Sus palabras sobre cómo no debe retirarse un torero después de una cornada son un ejemplo de su casta torera.

Desbordado por su propia fama, abrumado por el interés que despiertan sus pasos y los de su familia, Paquirri (o mejor Francisco Rivera Ordóñez) dice adiós. Me gustaría que fuera definitivo. Por mi parte, quede constancia del mayor de los respetos porque, aunque muchos se lo hayan negado, ha honrado a la profesión de sus gloriosos antecesores. 

La mejor información taurina en http://sevillatoro.es/ 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sevilla 2018

A la vista de lo que conocemos de la temporada del próximo año de Morante de la Puebla, se puede asegurar que el cigarrero no estará ni...