02 junio, 2018

Ramón Vila



Corría el año 1980 cuando conocí en persona a Ramón Vila en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Todavía no había comenzado mi andadura como informador taurino. En aquel encuentro quedé subyugado por su personalidad. Sabía de su calidad como cirujano taurino, le admiraba, de forma que en nuestros primeros encuentros para hablar de pacientes a los que había que operar, siempre finalizábamos hablando de toros. Nos unía el colegio de los Maristas, donde ambos nos habíamos formado. El día que aparecí en la enfermería para buscar un parte médico se sorprendió. “Qué haces aquí, Carlos”. “Estoy en Antena 3 Radio hablando de toros”. Se alegró. Desde aquel día debo admitir que me sentí halagado por sus atenciones, así como por sus permanentes referencias en las ruedas de prensa cuando decía: “Eso lo sabe muy bien Carlos”. 

Ramón fue un excelente cirujano. Fue un monstruo como cirujano taurino. Y fue un portento como persona. Todo esto dicho cuando acaba de morir puede parecer la normal elegancia que debe mantenerse en estos momentos. En absoluto. No hay ninguna exageración. Ramón, con su poderosa anatomía, ese pelo cano de pronta aparición, su voz grave y potente, era un personaje que superaba al propio médico.

De todos estos años debo agradecerle su confianza cuando me derivó pacientes, toreros o familiares de toreros, que habían acudido a su persona y que no necesitaban de ninguna intervención. Ramón fue el médico de los toreros en sus percances y en sus enfermedades, pero también fue el médico de cabecera de las familias del toreo. Era un optimista por naturaleza.

Ese optimismo de su personalidad se quebró por unos momentos en 1992. La noche del 13 de septiembre de 1992, cuando apareció en la puerta de la enfermería donde un grupo de informadores estábamos esperando noticias de Soto Vargas, sus palabras fueron tremendas. “Carlos, Ramón Soto se nos ha muerto” y dijo a continuación: “Es muy duro lo que me está pasando este año”.  Pero se vino arriba y, aunque jubilado, ha seguido al pie del cañón hasta esta última Feria de Abril. A Ramón había que conocerlo el día de la entrega de sus premios. Qué vigor, qué elegancia y qué imaginación en sus palabras para cantar al quite artístico, aunque el premio que le volvía loco era el providencial. Así era Ramón Vila, que ya siempre estará grabado en nuestros mejores recuerdos.

La mejor información taurina en http://sevillatoro.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toros y Televisión

Soy adicto a las retransmisiones de las corridas en directo por televisión. Creo necesario que haya un canal privado que ofrezca a los...