13 septiembre, 2010

Paula, tan genial como desagradecido

Rafael de Paula ha hablado en las páginas de ABC en una buena entrevista de Fernando Carrasco. La entrevista es una delicia para guardar en las hemerotecas, como otras anteriores al mismo personaje. Recuerdo ahora una de Joaquín Vidal, bastante buena, así como otra que yo mismo le hice (perdón por la inmodestia) en 1987 después del triunfo en Madrid con el toro de Martínez Benavides. El éxito de una entrevista con Paula es que la conceda. Una vez establecida la cita, basta grabar lo que dice el torero, porque siempre suelta curiosas perlas por su boca. No es un personaje fácil. Concede pocas entrevistas. Se ha llegado a escribir un libro sobre su vida y su tauromaquia sin que el autor haya podido hablar con el jerezano.

En esta entrevista de Carrasco, que espero que no sea la última que se le hace, hay varios puntos que merecen un análisis. Algunas frases son geniales, como esa de que “yo he tenido el toreo en mis manos en dos ocasiones, y se me ha ido. Por eso no soy nadie. Y eso es imperdonable. Para un profesional es un fracaso”. Y esta otra: “he estado a merced de los toros, no porque no supiera, sino por mis rodillas. Yo tengo más valor que El Espartero. Pero desde 1971, que estoy operado de las rodillas… ahí se acabó mi vida”. Realmente muy emotivo. Ya en las entrevistas citadas se expresaba de manera parecida, aunque en la le hice en 1987, la esperanza de remontar su carrera taurina estaba muy presente.

Deja una relación de toreros como pilares de la Fiesta. Creo que todos los aficionados estarán de acuerdo en esa relación con los matices lógicos personales. Siempre habrá quien quite a alguno de la lista para incluir a otro. Y también creo que es mayoritaria la impresión actual sobre la supremacía como torero de Gallito. Ahora, al cabo del tiempo, ya entiendo los motivos por los que mi padre, nacido en 1887 y que llegó a ver a Guerrita en los ruedos y también alcanzó a ver a Antonio Ordóñez y a Curro Romero, siempre me decía que el mejor de todos había sido Joselito, por encima de un genio como Belmonte.

Sin embargo, todo no podía ser perfecto. En esta entrevista hay unas frases que destilan una cierta amargura y una notable injusticia. Me sabe mal que Paula en este momento de su vida minusvalore y casi llegue al desprecio para la figura de Morante. Es injusto y también falso lo que dice de Morante. No dice nada, y eso es lo grave. Dice el gitano, “en los escasos seis meses que estuve con él he hablado de toros, de vacas, de toreros, de toreras; de lo divino y humano. Y ya está. Y le deseo a Morante, de todo corazón, lo mejor”. ¿Ya está? Tengo grabadas las palabras de Paula el día de su presentación como apoderado de Morante. Ese día opinaba sobre la grandiosidad del torero, “el único que ahora mismo es capaz de llevarme a una plaza de toros”. Son palabras textuales. Está bien que sea partidario de Tomás, porque ambos son toreros compatibles, pero esas palabras son de un desagradecimiento tremendo, porque lo que no debe olvidar Paula es que gracias a Morante ganó un dinero en el tiempo que lo apoderó. A Morante le sobraban personas para llevar su carrera. Por generosidad para un hombre necesitado de dinero y de prestigio, accedió a darle su carrera. No estuvieron más tiempo juntos porque Paula era un desastre como apoderado. Y cuando hubo que torear un festival en Madrid a su beneficio, ahí estuvo el de La Puebla. Es inmoral despacharlo con esas palabras, que contradicen lo que declaró en su día, por puro despecho. A veces, ocurre que es verdad que para ser torero no basta con ser genial en las formas, sino que hay que ser muy hombre, algo que falla muchas veces, como puede comprobarse.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com/

5 comentarios:

  1. Entre la lista de toreros que da, yo quitaría algunos, y pondría otros. Básicamente porque de los años 60 hasta ahora, hay varios toreros muy importantes en la historia del toreo.

    Y en cuánto a lo de Morante,la cosa tiene tela. Hay que recordarle, que en el 2006 cuando se va a hacer un festival en Homenaje a Paula en las Ventas (en realidad para recaudar dinero para él), todos los toreros dan la espantá, y solamente, se queda Morante entre los actuales. Tanto es así, que al final, fue un mano a mano con Joselito-Morante, cuando en un principio había 6-7 toreros comprometidos. Y el festival peligró, y lo salvaron Morante y Joselito, que decidieron echar para adelante el acontecimiento. Fue cuando la revista 6t6 tituló "Los cabales" en portada con una foto de Joselito-Morante y el propio Paula.
    De ahí surgió una amistad con Morante, y al año siguiente llegó el apoderamiento. Oportunidad que tuvo para,entre otras cosas, labrarse una jubilación muy buena. Así se lo paga a Morante.

    ResponderEliminar
  2. Hay veces que se le da a Paula mas, pero mucho mas, de lo que realmente hizo y se merece. Y no solo por lo de Morante. Que en lo de Morante, tiene tela, pero mucha tela que cortar Paula.

    ResponderEliminar
  3. Rafael de Paula fue un torero profundo y genial que, de no haber sido por sus problemas físicos, hubiera alcanzado cotas mucho más altas. Se vistió de luces —heróicamente, diría— mientras sus rodillas le sostuvieron en pie y, una vez retirado, supo guardar una más que loable discreción en todos los órdenes. Ocurrió, sin embargo, que unos años después, a raíz del homenaje que le dieron Joselito y Morante en Las Ventas y del cúmulo de loas y admirativos plácemes que a partir de aquel momento recibió —incluso por parte de muchos de los que le negaron el pan y la sal mientras se mantuvo en activo—, Paula, convertido en un torero de culto, sucumbió a los halagos, olvidó su discreción y asumió un cierto protagonismo… que en el momento actual está pasándole factura.

    Efectivamente, la excesiva cancha que se le dio por parte de aficionados, periodistas y público en general —Morante el primero— animó a Paula a soltar la lengua y el último resultado lo tenemos en la entrevista de marras, donde, junto a un par de genialidades y a su despectiva pose en relación con Morante, nos suelta esos extraños “doce capiteles” que a su juicio sostienen al toreo. ¿Qué criterio utiliza Paula para efectuar la selección? Lo ignoro, pero al analizar la lista se observa que los doce diestros que cita tomaron la alternativa en el breve lapso de 39 años (los que van de 1912, año en que se doctoró Joselito, a 1951, en que hizo lo propio Antonio Ordóñez) y que de todos ellos, Paula sólo vio en los ruedos a los tres últimos: Bienvenida, Luis Miguel y Ordóñez. Al márgen de que sobre gustos nada está escrito, sorprende que en la lista no aparezca torero alguno anterior a Joselito o posterior a Ordóñez y sorprende más aún la presencia de toreros como Félix Rodríguez y la ausencia de otros como Pepe Luis Vázquez. ¿Y para qué seguir? Creo, simplemente, que en esta ocasión Paula se ha pasado. Con la historia del toreo y con Morante de la Puebla.

    ResponderEliminar
  4. Paula es Paula...Siempre lo ha sido así.Por eso "Paula es Paula".
    A pesar de eso, ahora hay que titular la "frasecita":
    "Paula es Paula...y además, desagradecido, Morante en más". Por lo menos en cuanto a persona.

    ResponderEliminar
  5. Y Paula debería besarle a Morante por donde pasa. Discrepo del comentario anterior, o no entiendo lo que quiere expresar, porque aquí en Cadíz al diestro Paula no le tiene ningún aprecio, y en cambio a Morante en Sevilla por lo menos parece que se le respeta. Esa esa la diferencia.

    Un saludo a todos

    ResponderEliminar

El público y la pasión

Los aficionados gozamos con las películas taurinas antiguas. Es cierto que muchas veces nos quedamos sorprendidos porque el toreo de la...