27 septiembre, 2010

Callan todos los culpables del escándalo de Sevilla


¿Dónde estaba el domingo Fernando Domecq, propietario de Zalduendo? No se le vio por la plaza sevillana. Estaría avisado del desastre que se avecinaba y se habría quitado de en medio. Dicen que algunos toros habían sido rechazados en Málaga y Bilbao. Dicen que algunos de los presentados no tenían el peso mínimo exigido. Lo único claro es que Zalduendo no tenía toros para Sevilla en septiembre. Es un atropello con muchos responsables.

La empresa se ha equivocado. Debió comprar otra corrida y dejar de lado los de Domecq. Al no hacerlo, porque los toreros no lo hubieran consentido, su prestigio ha sufrido un duro golpe. ¿De qué le sirven a la empresa los veedores? La empresa, como organizadora del evento, es una de las culpables de lo sucedido.

Morante y El Juli, con sus respectivos apoderados Curro Vázquez y Roberto Domínguez, son también responsables. Y llueve sobre mojado. Morante se fue con Vázquez para aliviar sus toros (dicho por el mismo diestro). Y tan aliviado. Curro Vázquez es un aliviador de toreros, se llame Morante, se llame Cayetano.

¿Y los veterinarios de la plaza y el presidente de la corrida? Admitieron cuatro de Zalduendo indignos, el señor del palco permitió la lidia del primero de forma intolerable, lo mismo que la del sobrero de Gavira que se lidió como segundo, y lo hicieron sin el debido respeto a la plaza y a los aficionados. Menos mal que el veterinario era Herrera, el primero del baremo de su colegio, porque si es otro alguno hubiera armado un escándalo, otro más.

Todo esto es cierto y es muy triste. Era el día más esperado y se deberían haber cuidado todos los detalles. Se espera ahora un gesto, por ejemplo, que la empresa anuncie que Zalduendo no vuelva en muchos años por Sevilla. O que se expediente al presidente y a los veterinarios. Y no quiero ni decir que la gente castigue a los toreros y a sus apoderados no volviendo a la plaza, porque así finalmente sólo se consigue echar piedras contra el propio tejado. Hace ya muchos años que le pedía a los integrantes de la Fiesta que le dieran un baño de moralidad. O de honradez. La crítica ha sido coincidente. Basta leer a Lorca, Álvaro del Moral, Zabala, Álvaro Pastor, Acevedo, Emilio Trigo o la que yo mismo he publicado en El Mundo, igual que Manolo Viera en su portal… Nunca hubo tanta unanimidad al calificar un festejo como una catástrofe con tintes de atraco a doce mil personas. Pero a la gente no hay que decirle que no vaya a los toros. Muchos ya han dejado de acudir. La lenta y paulatina retirada de los cosos de numerosos aficionados, asqueados con los sucesos diarios, es una de las pruebas más contundentes de que los propios interesados están jugando con su pan.

Me gustaría que algún culpable dijera algo, aunque fuera a modo de justificación. No ocurrirá. Dentro de unos días, pensarán ellos, todo se habrá olvidado. Sin embargo, con que un solo agraviado no vuelva a los toros, ya están condenados por dilapidar el tesoro de la Fiesta con su desmedido y pertinaz afán de engañar al que paga. Por favor, que alguno de los culpables diga algo.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com/

20 comentarios:

  1. Usted en su entrada hace una reflexión sobre las diferentes causas que originaron ayer uno de los espectaculos más dantescos que se recuerdan en el coso maestrante de Sevilla.
    No cabe duda que usted es una de las voces más respetables del panorama taurino y a sus palabras no le falta razón; la empresa no acertó en la elección de la ganaderia, temporada tras temporada se incluye en el abono en varios festejos, bien con el hierro de Zalduendo o bien con el de Juan Pedro y en contadas ocasiones posibilitan triunfos; los diferentes apoderados con la elección de este tipo de ganadería mas liviana arriesgan el triunfo del torero; el presidente, veterinario, al aprobar algún astado, esto suele ocurrir en más festejos, en los ultimos años salen al ruedo toros impropios.
    Es en esta causa donde recae mi reflexión ya que observo como cuando al saltar estos toros al ruedo no noto ningun malestar en el público, en la afición. Esta traga, es sumisa y parece que le da miedo expresarse, cuesta protestar el toro no vaya a ser que se le tache de ordinario y soez. esta actitud es la que hace que la empresa la ningunee con la elección de las ganaderias y los encastes y la afición sigue tragando y traga. Por este motivo pienso que la empresa le ha perdido el respeto a la afción en lo referente al ganado.
    Yo pienso que la pieza angular sobre la que gira el toreo es el toro y si este falla no hay fiesta.
    Usted y todos sus compañeros que cita en la entrada deberian soliviantar a la afición, crear una corriente para que el toro de Sevilla sea el toro que merece Sevilla y su afición. Tambien ustedes que sois los que disponeis de los medios sois los que debeis instruir al público para poder valorar el ganado que salta al ruedo.
    Un saludo Doctor, le sigo.

    ResponderEliminar
  2. Lo hemos venido comentando desde hace años: el modelo mexicano tiene muchos adeptos entre los "taurinos" de la Madre Patria. Cabe destacar a unos pocos de los alumnos más aventajados: Canorea, los ganaderos Domecq, los jueces de plaza, las figuras y sus apoderados, en fin...
    Que vergüenza que timen así al que paga, tanto al aficionado como al público común y corriente.
    Uno, que supone que estos pillos no son tan tontos, pensaría que se cuidarían de engañar con más astucia, de no hacerlo tan burdamente para evitar las deserciones.
    Nadie vela por los intereses de la afición y ésta no tiene madera de activista o tiene cosas mucho más importantes que hacer que meterse en la hedionda politica taurina.
    Por eso sigue cifrando todas sus esperanzas en el pensamiento mágico e infantil de que Belcebú pronto vendrá a llevarse y a castigar a todos estos gángsters, pero, como decía Quino en la tira cómica Mafalda: ¡se ve que el diablo no consigue taxi!

    ResponderEliminar
  3. Y la propiedad de la catedral del toreo, ¿No tendrá responsabilidades?. No concretas y de corto recorrido, sino generales, de concepto y de muy hondo calado.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo, pero me puedo figurar que alguno de los periodistas de este mundo taurino podian pedir devolución de "favores" y presentar una declaraciones de los "actores de este esperpento", Fernando domecq, los hermanos Vazquez, Roberto Dominguez, la Empresa.........

    ResponderEliminar
  5. Amigo Carlos, me alegra que tu análisis del desastre del domingo coincida con el comentario que la Unión Taurina de Abonados publica en su página, pero se hace urgente y necesario dar un golpe de timón en la Maestranza porque si los aún sentimos algo la Fiesta nos limitamos a enfadarnos ahora y dejar pasar el invierno sin que los aficionados tomemos ninguna iniciativa, llegará la próxima feria de abril y tendremos más de lo mismo.

    ResponderEliminar
  6. Señores que no cunda el pánico, que como dice la Biblia, la carne es flaca y olvida pronto.
    Con que el impostor de Curro tenga un par de destellos, o el prostituidor de la suerte suprema con ese salto echándose descaradamente afuera, coloque todo el estoque,estaremos todos tan contentos y a sacar los abonos que se acaban.
    No creo yo que la solución a todo ésto venga por parte de la crítica taurina,entre otras cosas porque ésto no tiene solución.
    ¿Y de la autoridad quien nos protege?.
    Posiblemente el Sr.Utrera Molina.

    ResponderEliminar
  7. Totalmente de acuerdo con el comentario sobre "el escándalo de Sevilla", que no es sino la guinda que le faltaba a la situación objeto del comentario anterior sobre "el delicado estado de la fiesta". Vamos de mal en peor y lo más grave es que, a la vista de las persistentes actitudes de la autoridad competente, empresarios, ganaderos, apoderados y toreros... no se vislumbra solución alguna.

    Ahí, en la falta de solución, estoy con el autor del comentario que me antecede. Sin embargo, no comprendo el tono que utiliza al referirse a dos toreros, a los que despectivamente llama "el impostor de Curro" y "el prostituidor de la suerte suprema", siendo que esos diestros, con todos sus defectos, constituyen el único asidero que nos queda a los aficionados. Podríamos añadir alguno más, pero en definitiva nos basta con los dedos de una mano.

    Otra cosa Me parece muy bien que dejen de anunciarse en Sevilla (y en todas las plazas) los juampedros, zalduendos, parladés, etc. ¿Pero que hierros los sustituyen? ¿Cuantas ganaderías tienen toros encastados y con fuerza? Y de las que encontremos ¿cuantas pueden disponer de toros con el trapío y el tamaño que actualmente se exige? Y a la vista está el resultado que han dado durante el presente año las llamadas ganaderías duras.

    Total: una pena. Y creo que, efectivamente, los autores y coautores del escándalo de Sevilla debían dar la cara y manifestarse. Por vergüenza torera.

    ResponderEliminar
  8. Sr. Franmatin, se está pasando. Mientras Vd. añoraba al Sr. Utrera Molina, los pobres aficionados catalanes se rasgaban la camisa enloquecidos con el faenon del IMPOSTOR y los sufridos madrileños rezaban para que el PROSTITUIDOR se restablezca antes del viernes y pueda torear en las Ventas. Formalidad y respeto, por favor.

    ResponderEliminar
  9. Usted Señor Moreno:
    Servidor no añora sino quien tenga lo que hay que tener para suspender una bufonada en Sevilla.Y ese caballero lo tuvo y ésta tropa no.No rebusque por donde no hay que se equivoca de argumento.Y eso no hay quien lo mueva.
    Segundo:Los artistas que actúan en público se someten a la opinión del que paga y ya llevo escuchado a mucha gente eso de que el de la Puebla está por esa labor (ser el nuevo faraón) y que no le llega al de Camas ni a la suela.No lo he inventado yo.
    El otro dia estuve en Pozoblanco y ví ejecutar la suerte del julipié 5 veces y en el derecho que me asiste como aficionado que ha visto matar a Rafael Ortega,digo y repito, que para mi eso que hace éste figurón es prostituir la suerte suprema.
    Y por último me gustaría saber qué autoridad se arroga en un foro ajeno para decidir quien se pasa y quien no.
    Tengo clarísimo que los que se pasaron en Sevilla y en otras plazas ,con baile de corrales y diarreas intespestivas no ha sido servidor.
    Por otra parte en éste artículo no se estaba valorando ni al "impostor" ni al "prostituidor" sino a la golfada cometida en Sevilla y de eso Vd no ha dicho ni oberena.
    Un saludo

    "lo" de Barcelona lo apunto al ministerio de propaganda del Régimen actual de cosas.No me merece la más mínima credibilidad.

    ResponderEliminar
  10. D. Carlos, Fernando Domecq, propietario de Zalduendo, si que estaba en la Maestranza el domingo. Estaba en un burladero de callejón junto a la Puerta del Principe. A su derecha estaba Ramón Valencia y a su izquierda, Daniel Ruiz.De poco vale que estuviese, pero si que estuvo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Álvaro. Ya sé que estaba, pero utilizo la pregunta en tono irónico, como si me resultara insólito que fuera capaz de estar y no le diera vergüenza presenciar lo sucedido. Gracias a todos por sus comentarios

    ResponderEliminar
  12. Hablar de Morante y Curro, de sucesión y todo ello, me parece que ya está más pasado de moda que la peseta. Hace ya tiempo, que Morante adquirío personalidad, tauromaquia y carrera propia.
    Y éso de que no le llega a la suela de los zapatos a Curro, me hace reír. Simplemente.

    ResponderEliminar
  13. Tomo nota, D. Carlos, tomo nota.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Raúl ,no he sido ni soy currista,eso de que Morante no le llega a la zapatilla a Curro no lo digo yo, que como no he estudiado en un colegio de monjas paso de los "pellizcos" y esas cosas ,lo he escuchado y escucho y leido en muchas ocasiones aquí en Sevilla.
    De momento debe aplicarse el de La Puebla, a ver si entre baile de corrales y diarreas inoportunas abre alguna puerta grande de las que Curro abrió en varias ocasiones y entonces podemos empezar a comparar
    .
    NOTA:No valen ni Centenillo del Rebollar,ni otras parecidas.
    Puedes seguir riendo amigo Raúl ,que a mi me parece muy bien y es sano.

    ResponderEliminar
  15. Hombre, Fran, todos escuchamos de todo en ésta vida. Lo contrario de lo que usted dice, también lo leo y escucho yo.

    Curro, tiene algo que no tiene Morante y es la leyenda del torero ya retirado y mayor. ¿O es que con Curro no había baile de corrales y diarreas?.

    En lo demás, me hace gracia. Toda la vida diciendo Curro que las estadísticas no sirven, y ahora parece que algunos que le pretenden defender, lo hacen sacando estadísticas de sus puertas grandes, imagino que en Sevilla y Madrid.

    Me parece bien, pero claro, no tiene nada que ver. El toro que se lidiaba en los 60 con el de ahora, ni quellas fiesta es ésta,ni los públicos son los mismos. Ni las circunstancias son las mismas.
    Cuando hablamos de comparación, hablamos de tauromaquias, de toreo.

    Y no nos vayamos por los cerros de úbeda. Esto empezó, por decir, que el discurso de la sucesión de Morante y Curro, estaba pasado de moda. Morante tiene tauromaquia, personalidad y carrera propia.

    Y que nadie dude, de que a mí me gustó y me gusta Curro. Pero no se me ocurre, para hablar bien o mal de un torero, atacar o defender a otros.

    Morante existe porque antes hubo un Curro, un Pepe Luis, y Chicuelo, un Manolo González, un.....etc,etc.

    ResponderEliminar
  16. Suscribo el comentario de Raúl. Curro es un mito que mató lo que mató (ninguna corrida dura) y que se cayó de muchos carteles hasta el último minuto de su vida torera. Morante es un torero que hereda todas las esencias del toreo sevillano. Otra cosa es que no nos guste la forma tan cómo de llevarlo.

    ResponderEliminar
  17. No pasa una semana y ya nos dedicamos a otros derroteros. Despues vendrá el señor Canorea con su carteleria y en ella el que seguro que desgraciadamente para alguno no se anuncia es Curro pero fijo que encuentra algún hueco para un deshecho ganadero de otras plazas.
    Intentemos buscar una herramienta de presión para que no se repita la historia
    P.D. Con esta opinión no tengo la intención de coartar la opinión de ningún participante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Raúl lee despacio y verás que digo que ni soy currista y que lo que me atrevo a manifestar (que ya es un atrevimiento discrepar del genio por lo que veo leo y escucho) ,es lo que se ha comentado y se comenta en muchos sitios en Sevilla y lo que opinan muchos aficionados sobre la sucesión al “trono”de Sevilla,cosa que como devoto de la Fiesta me importa más bien nada.
    También digo que eso de los toreros de "pellizco" no es lo mio.
    Por tanto tu contraataque supongo que será dirigido a los que opinan así.
    Tampoco soy hombre de estadísticas en el toreo,porque el toreo es un sentimiento y malamente se miden los sentimientos con medias aritméticas.
    Siempre se hacen comparaciones en todos los aspectos de la vida y todas pecan de lo mismo,los elementos a comparar difieren en el tiempo y en la forma y por tanto casi todas las comparaciones pecan de error.
    No obstante hay cosas,formas y maneras para comparar en el toreo,pero eso nos llevaría lejos y largo. Y cuidado que el torillo de hace 30 años tomaba más varas de aquellas de una cuarta de palo,se movía más y era mucho menos “colaborador” que el de ahora.Mis pecadores oídos han escuchado decir a Antonio Ordóñez que él con el toro de guisando actual ,sin movilidad ninguna,no hubiera sido nadie en esto.
    Lo que no admite vuelta de hoja es que Curro tiene su historia , sus Puertas Grandes ,su leyenda y,sus muchos “tabacos” y eso no hay quien se lo quite.
    Tampoco creo prudente justificar con aquellos torillos y aquellas diarreas,los bailes de corrales y caídas del cartel con parte facultativo de ahora.
    Morante será para mí un gran torero cuando toree toros,sin tener en cuenta lo que han matado sus antecesores,que aún con el torillo se labraron su leyenda.
    Para mi hay un Morante antes y después de su cornada en Sevilla que presencié,o como Fernando Cepeda o Finito por decir algunos.Opinión personal que posiblemente no compartas.
    Prometo Raúl no soliviantar más con Morante que no es mi intención,porque no ataco a toreros sino a quienes tienen a la Fiesta en éste estado agónico, se llamen como se llamen y desmpeñen la función que desempeñen.
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  19. Creo que no vale la pena abundar en el tema, pero yo, que admiré y respeté en su memento la coherencia del Sr. Utrera Molina, y que en el plano estrictamente taurino aplaudí las estocadas de Rafael Ortega y me estremecí (muy de cuando en cuando, la verdad) con las cosas de Curro Romero, no comprendo que haya personas tan ancladas en el pasado que para defender (¿de qué?) a estos toreros tengan que cargar contra los actuales. Yo también tengo oídos y he comprobado que en Sevilla y en prácticamente toda España, el 99,9 % de los aficionados curristas (excluyo a los fanáticos) gustan del toreo de Morante de la Puebla. Para qué entrar en comparaciones? Son de por sí odiosas y muchas veces carecen de sentido.

    ResponderEliminar
  20. Franmartín, para acabar ya éste interesante debate. Pienso que, hoy en día, cuajar un toro en plaza de 1ª es muchísimo más complicado que antes. Por muchos aspectos:

    1º Porque aquel toro era más bajo, y muchos menos pitones.

    2º Porque en las ganaderías había más selección. Podías apostar a determinadas ganaderías que te embestían 3-4-5 toros facilmente.

    3º Por el público. Era más pasional, no exigía un toreo tan perfecto, redondo y ligado como hoy en día. Muchas de aquellas faenas no serían consideradas hoy en día.
    El público era tan pasional, que a los toreros se les sacaba a hombros de Madrid o Sevilla sin necesidad de sumar las orejas correspondientes. El propio Curro salió en Sevilla y Madrid por sus puertas grande sin cortar orejas, o cortando una oreja.
    Y si ves las imagenes de los años 60, en Madrid, muchas tardes salían dos y tres toreros por la Puerta grande. Por éso, casi todos los toreros de ésa época tienen 8-10-12-14 puertas grandes en madrid. Hoy es casi impensable.

    Con todo lo que digan, cuajar un toro en plaza de 1ª, hoy en día, con ésos kilos, ésa alzada, ésos pitones, y encima exigiendo el toreo tan ligado, tan pulcro...etc,etc es muy complejo. La prueba la tienes los pocos toros que se cuajan en Madrid, Sevilla,Pamplona o Bilbao. Y la suerte es má fundamental que nunca.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

El público y la pasión

Los aficionados gozamos con las películas taurinas antiguas. Es cierto que muchas veces nos quedamos sorprendidos porque el toreo de la...