17 febrero, 2013

La cocina de los carteles de Sevilla (2)

Ya con los carteles publicados, seguimos con el análisis. La Feria es buena, porque hay combinaciones y festejos muy atractivos. Quien diga lo contrario está haciendo un examen sectario o muy interesado. Es cierto que, como siempre, hay algunas ausencias que podían haberse evitado, al tiempo que sobran algunos toreros.
 
La corrida de Cuadri es manifiestamente mejorable. Parece que ha sido el último cartel cerrado y que se ha rematado con retales. Se le había prometido a Manolo Escribano, curtido en toros duros en Francia. A cambio, entra un torero sin palmarés como Leandro, apoderado por el sobrino de los empresarios. Me parece incluso normal que se coloque en los carteles al diestro que lleva un familiar, eso pasa en múltiples cuestiones de la vida cotidiana, pero habría que advertirle al sobrino de los empresarios que no pongan en el disparadero a sus tíos al hacerse cargo de toreros que no pintan nada en Sevilla. Antonio Ferrera es bien conocido y como Gallo hay otros que lo merecían. Es lo que hay. El cartel suena a compromiso.
 
Tampoco me gusta el cartel de Fuente Ymbro. Entiendo que Curro Díaz es un torero de buen gusto, comprendo que David Mora debía estar, pero entiendo menos que entre López Simón. El año pasado la corrida de Fuente Ymbro soltó tres grandes toros. Es una de las que más les gusta ver a los buenos aficionados. Me hubiera encantado que espadas de más fuste se hubieran apuntado.
 
Hay dos grandes fallos en el tema de ausencias: Esaú Fernández e Iván Fandiño. Incluso se podría también mencionar a Joselito Adame, que en su contra tiene la pobre temporada realizada en España.  Esaú lleva cortadas tres orejas en dos años como matador de toros. La empresa presume de justicia con el triunfador. Que nadie me diga ahora que fueron orejas de poca fuerza. Fueron orejas cortadas en Sevilla. Tenía que haber estado en una corrida, por ejemplo en la de Fuente Ymbro. Y lo de Iván Fandiño, lo mismo. Un torero que ha logrado emerger a lo más alto a base de casta torera, que triunfó con la de Victorino hace un año, debería tener su hueco. ¿Una o dos corridas? Es un asunto más complicado. Se le ofreció la de Gallardo y pedía otra, Miura o Victorino. ¿No hubiera sido un buen cartel para la de Victorino uno compuesto por El Cid, Fandiño y Luque? Es una ausencia que resulta lastimosa, aunque también hay que dejar claro que podría haber aceptado la que se le ofreció y demostrar en el ruedo sus merecimientos. 
 
En las ferias no me gustan ni los mano a mano ni los festejos de un solo matador. Ese tipo de corridas deben quedar para fechas extraordinarias. No diré que los festejos de Manzanares y Ventura no tengan interés, pero si se recorta el número total de corridas, lo que se consigue con un solo torero para seis toros es disminuir el número de espadas con hueco en los carteles.  Y el mano a mano de Victorino no tiene el tirón necesario. En fin, de momento ahí va la segunda entrega. En breve, más análisis.
La mejor información de toros en http://www.sevillatoro.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El público y la pasión

Los aficionados gozamos con las películas taurinas antiguas. Es cierto que muchas veces nos quedamos sorprendidos porque el toreo de la...