04 marzo, 2013

Olivenza, un año más como ejemplo

Pasó Olivenza con toda su carga emocional para quienes hace ya 23 años que asistimos a sus festejos. La cita está consolidada. Es curioso que teníamos alguna prevención sobre el festejo matinal con ocho novillos, pero se volvió a demostrar que cuando hay emoción el tiempo pasa sin que se perciba, a pesar del frío y ahora ya la lluvia descarada. De nuevo hay que feciltar a Pepe Cutiño por lograr que todo el toreo esté pendiente de su hermosa plaza en su feria de marzo.
 
Olivenza en 2013 tiene nombres propios. El Juli reapareció como si nada le hubiera ocurrido. Decían que el plazo para torear eran ocho semanas y ha vuelto en menos de seis. Poco hay que añadir sobre su voluntad de triunfo, su sitio incontestable y su permanente búsqueda de la profundidad y la ligazón. Sacrifica la estética por los resultados. Muy bien Perera con el mejor de Garcigrande. Faena muy intensa por el temple del extremeño.
 
La gran noticia de Olivenza se produjo en la novillada matinal. De una parte, una novillada muy buena de El Freixo, propiedad de El Juli, donde al menos cinco novillos fueron de nota alta. Se indultó al séptimo, tal vez con algo de alegría, pero se puede considerar el premio a un lote de lujo. Los astados reunieron clase, movilidad y duración – casi todos se vinieron arriba al final -, lo que habla de una base más que buena para el futuro. Y un detalle que no debe olvidarse es que la presentación fue más que buena. Así ocurrió que cuando salieron por la tarde los de Zalduendo aún parecían más pequeños con la imagen grabada en la retina de los novillos.
 
Este festejo matinal dejó algunas cosas muy claras. Hay relevo entre los que empiezan. Badajoz siendo un vivero de toreros, tal vez el mejor de España en la actualidad, como demostraron Garrido y Posada. Lama tiene que serenar su estilo. En Olivenza no se ha visto lo que puede dar de sí el sevillano.
 
Las dos faenas de Posada fueron como un chispazo inesperado por la calidad de su toreo al natural. Temple, armonía y buen gusto. Siempre con la figura relajada, sin encorvarse, con la cintura y las muñecas muy flexibles, este Posada hizo honor a su apodo y toreó de maravilla. El futuro es impredecible, pero esta puesta en escena de un nuevo torero es un aldabonzazo muy fuerte. Quienes lo vimos en directo estamos deseando repetir la experiencia. ¿Será capaz de torear así de forma regular y mantenida?
 
José Garrido es un torero cuajado. Tiene valor, sitio y una inteligencia privilegiada en la cara de los novillos. Era lo que ya se anunciaba desde que parecía que torear sin picadores era poco para este joven diestro. Sólo una pega: recuerda mucho a El Juli, lo que no es ni bueno ni malo. Y otra cosa: es bueno que el toreo se haga con naturalidad, es decir que no se doble tanto.
Lama quedó algo eclipsado al lado de toreo purísimo de Posada y la suficiencia de Garrido. Pero dejó las muestras de su estilo. Tiene un capote airoso, sus chicuelinas fueron preciosas, los remates le salieron bordados, comenzó ambos trasteos de forma rotunda, pero al conjunto le sobró aceleración. También hay que dejar claro que torear después de la explosión de Posada le pesó bastante. Si se quiere conjuntar la técnica y la inspiración artística toro resulta complicado. Tiempo al tiempo. También debe mejorar mucho con la espada. Su balance quedó corto porque al primero le largó un bajonazo y pinchó sin disimulo al octavo.
Fotografía: Ismael Rodríguez
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com

2 comentarios:

  1. como se pueden hacer esos carteles y ganar dinero....? que ocurre con los demas empresarios?

    ResponderEliminar
  2. Pues que los demás empresarios se esconde detrás de la cortina para mentir.

    Manuel R

    ResponderEliminar

La suerte de varas

La dinámica del tiempo nos ha llevado de la Feria de Sevilla a San Isidro sin solución de continuidad. La noticia está en Las Ventas, d...