11 abril, 2017

Reglamentos


La Fiesta de los toros siempre ha sido un escaparate para los políticos. Ha ocurrido siempre. La utilización de las corridas como púlpito es una constante en la historia. En los tiempos que corren, con la era digital, a los políticos les priva eso de aparecer en la foto del callejón, donde se supone que presumen de afición, algo que no suele ser exacto porque lejos de la corrida de la feria con más atractivo ya no aparecen por los callejones. Sería fundamental limpiar los callejones de intrusos ajenos al festejo.

Lejos de las plazas, a los políticos se les ocurren ideas peregrinas en torno a la Fiesta cuando están en sus despachos, un sitio que debería ser el lugar para trabajar para todos pero que convierten en el escenario donde se cuecen sus deseos de notoriedad. Todo esto viene a cuento del borrador de un nuevo Reglamento Taurino para Navarra. La lectura del mismo lleva a varias conclusiones, todas ellas preocupantes. La primera es que el inspirador y ejecutor de este articulado es un ignorante en cuestiones taurinas. Salvo el asunto de la seguridad, algo que siempre en recomendable, la mayoría de los cambios propuestos atentan contra la pureza e integridad del toreo. Lo hace no tanto por lo que obliga, sino porque deja grandes lagunas abiertas que pueden dar motivo a situaciones que desvirtúan la realidad de las corridas de toros. Incluso podrán afectar a los encierros de los sanfermines. 

El proyecto de nuevo Reglamento ha encendido a buena parta de los aficionados navarros, aunque no tanto a los del resto de España, a quienes observo con cierta pasividad ante lo que podría ser una puñalada grave a la Fiesta. Aún queda tiempo para evitar este despropósito, pero la inquietud es tal que no falta quien opina que si prospera es la puerta abierta para que en otros ámbitos pueda suceder lo mismo. Y es que en la actual ola de políticos populistas podemos esperar locuras desafortunadas.

Esperemos que haya cordura. Y también, como ya adelanté en otro texto, que en otras comunidades donde están pensando hacer cambios se imponga la sensatez. Cambiar para mejorar es la meta de todos. El cambio por capricho para modificar la esencia de nuestra cultura taurina es una aberración. 

La mejor información taurina en http://sevillatoro.es/ 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vanessa y los toros

En un encuentro celebrado en Sevilla con el comunicador Arturo Pinedo nos presentó a Vanessa, joven de 25 años, de una familia de tipo ...