25 abril, 2017

Palomo Linares y Sevilla


Mis primeros recuerdos de Palomo Linares son en blanco y negro en las pantallas de la televisión cuando desde Vista Alegre se celebraron aquellas novilladas de La Oportunidad. Palomo era un producto muy típico de la época con su cara de pillo, la melena al viento y la sonrisa como estandarte. No era el tipo de torero que me gustaba, pero a los públicos les llegaba con facilidad por su raza en la plaza. 

Recuerdo la polémica del rabo en Madrid, que fue contestado por los defensores de la integridad de Las Ventas como si la plaza hubiera sido violada de forma alevosa. Y también aquellos años de la guerrilla con Manuel Benítez. Es decir, que Palomo nunca estuvo en el devocionario particular de mis preferidos, aunque insisto en proclamar su valor y frescura, la buena técnica que atesoraba y esa capacidad innata para conectar con los tendidos.

En Sevilla toreó veinte corridas de toros. No se presentó como novillero. El día 21 de abril de 1968 debutó en la Maestranza con una corrida de Antonio Pérez y Mondeño, que había sido testigo de su alternativa, y José Fuentes de compañeros. La primera oreja sevillana llegó el 25 de abril de ese mismo año en un cartel de tronío con Diego Puerta y Curro Romero en la lidia de un lote de Benítez Cubero.

Fue protagonista de la corrida suspendida por el gobernador Utrera Molina el 13 de abril de 1969, fecha en la que Victoriano Valencia, Curro Romero y Palomo estaban anunciados con los de Benítez Cubero que fueron rechazados, pero Palomo capitaneó la rebelión al negarse a torear otras reses y Utrera, fallecido también hace unos días, suspendió la corrida entre el aplauso de la afición. Ese mismo año volvió dos tardes más a la feria y pasó de puntillas.

El gran año de Palomo en Sevilla fue el de 1970. En su primera corrida en la Feria, el 17 de abril, le cortó las dos orejas a uno de Cubero, pero la gran corrida fue la del día 19 cuando se lidió una de Miura por Pepe Limeño, Palomo y El Hencho, que cortaron ocho orejas - cuatro Limeño, dos Palomo y otras dos El Hencho -, para salir los tres a hombros por la Puerta del Príncipe en lo que Luis Carlos Peris definió como la miurada inolvidable.  

En la temporada de 1971 actuó cuatro tardes en Sevilla con el balance de una oreja. En San Miguel hizo el paseíllo mano a mano con Curro Romero. Otra oreja cortó el 20 de abril de 1972 a una de Cubero, ganadería predilecta del torero de Linares, aunque hay que reseñar que de nuevo lidió la de Miura en un gesto de torero macho y poco frecuente en las figuras. Dos tardes sin relieve en 1973; otras dos en el año 1974, para no aparecer en las combinaciones del año 1975.

En el año 1976 se anunció en dos corridas en la Feria, los días 24 y 28 de abril. En la segunda de ellas, con toros de Manolo González, cortó la última oreja en Sevilla. En la temporada de 1979 volvió en dos corridas. La del 25 de abril con toros de Osborne en compañía de Paquirri y José Antonio Campuzano fue la de su adiós al coso del Baratillo.

En definitiva, 20 corridas de toros, 8 orejas, el escándalo de la suspensión y la corrida memorable de Miura de 1970, su mejor año en Sevilla. Palomo dejó su huella en la plaza de toros de la Real Maestranza. Descanse en paz este guerrillero del toreo y de la vida.  

La mejor información en http://sevillatoro.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sevilla 2018

A la vista de lo que conocemos de la temporada del próximo año de Morante de la Puebla, se puede asegurar que el cigarrero no estará ni...