12 agosto, 2010

En Cultura o en Interior, pero con dignidad

No me apetece entrar en el debate sobre si los toros deben estar en Cultura o en Interior. Creo que la tauromaquia es cultura por todos los lados que se la mire. Creo que los toreros son artistas. Pienso que estar en Cultura no es contradictorio con el mantenimiento de unas normas destinadas a presentar un espectáculo puro y sin artimañas. Se puede estar en Cultura y seguir bajo las directrices de una normativa que vigile el cumplimiento de unas premisas necesarias para acreditar una Fiesta grande y pura. Es decir, hace falta una norma, ley o Reglamento que garantice la integridad de todos los procedimientos que anteceden, ocurren y siguen a la corrida de toros.

El debate actual es bueno. Creo que es necesario acudir al Tribunal Constitucional, sólo me pregunto quién dará el paso. También la declaración de Bien de Interés Cultural es un paso importante para conseguir una defensa futura ante nuevos intentos de eliminar el toreo de otras comunidades. Todo eso está bien. Es bueno que los toreros se reúnan y quieran hablar con la ministra de Cultura (aunque ello suponga un duro varapalo para la Mesa del Toro, al tiempo que deja claro la división existente entre las dos asociaciones de toreros existentes).

Todo esto es fundamental, pero hay algo que parece que los taurinos no comprenden. Además de estas acciones, es preciso lavar la cara de la fiesta para evitar espectáculos denigrantes que dejan en mal lugar a quienes, con pureza de sentimientos y buenas intenciones, defienden la autogestión de la propia fiesta.

El pasado domingo los taurinos dieron una penosa imagen en El Puerto. En definitiva, se trataba de lidiar una miserable corrida de Zalduendo, absolutamente impropia del coso portuense. Y la guerra de los corrales fue sólo un pulso para meter reses menos ofensivas. Como la autoridad se mostró inflexible, al final no tuvieron más remedio que torear. Así no se puede aspirar a dirigir la Fiesta, porque si en Interior ocurren estas cosas, ¿qué puede suceder sin la tutela de una autoridad competente? De manera graciosa se habla de los caprichos de los guardias de la porra. No digo que no haya alguno que se exceda o se comporte con chulería, pero estoy convencido, porque los conozco, de que algunas actitudes de determinados taurinos son también repulsivas.

Ese mismo día la televisión de Andalucía mostró el indulto absurdo de un toro. Fue otro golpe de mano contra la credibilidad del toreo. En una crónica de Huesca de la corrida del miércoles 11 de agosto publicada en ABC, Ángel González Abad se indigna ante la indecorosa presencia de los toros de Zalduendo, la actitud escasamente comprometida de la terna y llega a la conclusión, con verdadero acierto, de que los hombres del toro tienen dos caminos: o el del todo vale, o el de ofrecer una imagen seria del segundo espectáculo de masas de España. Es decir, dice el cronista que está bien luchar por estar en Cultura, por pedir libertad para que haya toros en todas partes, por reclamar la mayor ayuda a la Fiesta, pero que los protagonistas tienen que implicarse para ofrecer una corrida más completa y no ofrecer tantas tardes una imagen de nulo compromiso con su profesión. Antes que pedir, o al mismo tiempo, el toreo tiene que mejorar muchas asignaturas pendientes que están dañando la impresión que se tiene de sus protagonistas.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com

4 comentarios:

  1. Yo creo que aquí estamos todos de acuerdo. Ahora mismo, se hace necesario un reconocimiento legal del toreo como cultura,para evitar las amenazas continuas que están por llegar. Y ganar en tranquilidad, para poder seguir avanzando en una nueva Fiesta. Una Fiesta adaptada a la realidad en cuanto a nº de festejos, (y por lo tanto a un nº más equlibrado de profesionales), una Fiesta más seria,íntegra, y dónde el aficionado tenga una mayor participación. Que es una de las claves de Francia.

    Y luego una estructura que se encargue del trabajo diario en aspectos de promoción, comunicación, defensa...etc,etc. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. El problema es que los taurinos quieren estar en cultura para tener todavia menos control del que ahora tienen,y seguir cifrando, no les interesa una Fiesta Integra y pura.
    Mejor que pasen al Ministerio de Haciendo que alli si saben de numeros y cifrads

    ResponderEliminar
  3. Yo, me abstengo sobre Cultura o Interior. No creo que sea algo esencial y que nos vaya la vida en ello. Si vamos a Cultura, perfecto, que no, pues nada. Creo que hay cosas mucho mas importantes. Y lo del otro dia en El Puerto, mas.
    Pero hay algo que me huele mal. Por encima de todo, aplaudo al presidente y su equipo, que si creen que la corrida de toros de Zalduendo esta mal presentada para El Puerto, pues para atrás. Pero lo que de desconcierta es que la corrida del día anterior, de Parladé, también estuvo fatalmente presentada. Como prueba de ello, usted, D. Carlos, en su web, lo deja perfectamente dellatado en una crónica exquisita.
    Por qué no ocurre nada en la corrida del sábado?? si esta mal presentada por trapio, por qué esa corrida pasa entera y el domingo no?? era el mismo presidente y veterinarios??? Y si no lo es, ¿por qué no se unifican hasta cierto punto, mismos criterios?
    Es que claro, aplaudiendo la actuación del presidente del domingo, no entiendo la actuación del sábado. Y ya entonces, mi pensamiento me lleva a interesés, "cobro de antiguas facturas" o lios, que a simples aficionados se nos escapan de las manos.
    Pero en estas dos corridas del pasado fin de semana en El Puerto, creo que han existido distintas "varas de medir". Y eso, tampoco beneficia a la fiesta. Lo tengo mu claro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Pienso lo mismo que Alvaro, y creo que en el fondo el que pierde somos los aficionados que no sabemos (antes menos que ahora) de la "Misa" la mitad. Si a estas "autoridades" unificasen criterios de verdad, la mitad estaría en un tendido, y sé de lo que hablo.

    Un saludo a todos

    ResponderEliminar

Invierno

El invierno del toreo debería ser tiempo de análisis y reflexión. Al aficionado, y también a los profesionales, le encantaría que surgi...