13 octubre, 2010

Los socialistas quieren dejar morir a la Fiesta

Es llamativa la celeridad que se ha dado el ministro Rubalcaba en aceptar el paso a Cultura de la Fiesta de los Toros. Tal vez sea que Rubalcaba sabe que Interior tiene ahora mismo muy pocas competencias, ya que están transferidas a las distintas Comunidades Autónomas. Ahora será preciso ir de Comunidad en Comunidad. Y en 2011 hay elecciones municipales y autonómicas...

En el supuesto de que hubiera paso a Cultura, la pregunta es si los toros tendrán que depender de las delegaciones de Cultura de cada comunidad en lugar que estar bajo la tutela de las delegaciones de Gobernación, como sucede en la actualidad.

Esta actitud de los socialistas tiene mucho de pasotismo, como si dijeran que “ahí tenéis lo que queréis”, porque no puede olvidarse que algunos sectores del PSOE se han expresado con claridad; por ejemplo, lo dijo Manuel Chaves, actual vicepresidente tercero y en su día Presidente de la Junta. Vino a decir el buen hombre que la Fiesta tenía sus días contados, que sólo era cuestión de esperar a que ella misma se destruyera con su decadencia actual, lo que conllevaría que las plazas se irían quedando vacías poco a poco. Está escrito y basta consultarlo. Es decir, que piensan que la Fiesta está enferma, que lo menor es dejarla a su libre albedrío y lentamente ella sola se consumirá sin necesidad de practicarle la eutanasia.

Tal vez esta actitud del ministro se inscriba en la misma línea. ¿Queréis estar en Cultura? Pues bien, iros a Cultura. Y la dejarán marcharse porque saben que si a los taurinos se les deja maniobrar con libertad, el fin estaría más cerca. ¿Qué buscan los toreros en otro ámbito? Es evidente que se pretende huir de un sistema de vigilancia que ahora mismo no les gusta en muchas ocasiones. En la actualidad están vigentes unos Reglamentos en distintas comunidades, algo que es una barbaridad porque debería ser único para toda España, pero que, de consumarse el traspaso, se pretenderían modificar, tratando de eliminar la vigilancia por parte de una administración investida de un poder de ordenamiento y de capacidad sancionadora, si es que ello fuera preciso.

Pero todo es muy complejo. Por ejemplo, sería imposible eliminar las competencias de Sanidad y Agricultura en lo referente al toro, en aspectos como vacunaciones, destete, herraderos y demás procedimientos de la crianza y manejo del animal.

No se podrán eliminar los veterinarios en los reconocimientos, aunque sólo sea para confirmar que el toro está sano. Sería deseable que una autoridad certificara que el toro es apto por su presencia para cada plaza, según su categoría. Y los callejones deben ser vigilados y a los que incumplan la ley habrá que imponerles sanciones. ¿Son estos asunto los que no les gustan a los taurinos? Está claro que esa vigilancia no les agrada. ¿Es el paso a Cultura la solución actual de la Fiesta?

En mi opinión no es la solución. Es completamente cierto que hace falta la unión del sector, pero no para organizar ellos las corridas, más bien debe ser una unión para presentar una corrida más íntegra y pura. Nadie habla de la pureza de la Fiesta. Y que nadie olvide que ahora mismo los hombres del toro han perdido credibilidad porque los abusos han sido enormes y visibles en muchos casos. Es necesaria la unión para todo, pero también para potenciar la viveza y la emoción del espectáculo. La última pregunta, que son muchas al mismo tiempo, es la siguiente: ¿En Cultura serán más fieros y bravos los toros, habrá menos afeitado, se cortarán menos cuernos, se pegarán menos pitones previamente cortados, aumentará la casta y movilidad del toro, se limitarán las exigencias de las administraciones públicas con sus pliegos desorbitados, bajarán los precios de las localidades? Si estas cuestiones tuvieran una respuesta positiva, sí, a Cultura. Pero no estoy seguro que todos quieran una fiesta más verdad y grande. Mucho me temo que se quiera salir de donde se sienten vigilados y no pueden campar a sus anchas. No todo el toreo es así, pero todo el mundo sabe que hay una gran mayoría que pretende que instalar en las plazas el abuso y la corrupción como norma. Ya lo hacen en Interior en estos momentos, no quiero pensar lo que podría ocurrir si no hubiera una vigilancia de la autoridad. Como dijo Chaves, la Fiesta se morirá lentamente ella solita en su propio deterioro, pero más fácilmente y con mayor velocidad si hay campo libre para que actúen determinados taurinos. No será preciso prohibirla. Es lo que piensan los socialistas. Por eso tampoco me sorprende que Rubalcaba admita que se vayan de Interior. Donde vayan, el desprestigio crecerá de manera inmediata. El PSOE abre el camino del fin permitiendo esta situación.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com/

3 comentarios:

  1. Qué complicado es el mundo del toro. El traspaso a Cultura está siendo criticado por un amplio sector de aficionados y prensa, por dos cuestiones:

    a) Porque se dice, que la Fiesta ahora, estará autoregulada por lo taurinos. Y no se fían (con razón).

    Pero yo pregunto, ¿Quién ha dicho que ésto es así?¿Quién ha dicho que dejará de existir unos veterinarios, una autoridad y unos garantes del reglamento y que defiendan al aficionado?

    b) También es habitual criticar a los toreros que han luchado por ésto, y suelen decirles. Pero...¿Y el afeitado?¿Y la casta?¿Van a pedir toros más encastados...?.

    Vamos a ver. Del afeitado no tiene culpa ni Cayetano, ni Talavante, ni el Cid, ni el Juli....que cuando ellos llegaron el afeitado llevaba décadas en éste mundo. Éso lo primero.
    Y no sirve de nada, pedir que los toreros luchen por ello. Porque nunca lo van a hacer. Y es lógico y humano.
    Y después se le dice, lo de la casta. Cómo si ésto fuese un interruptor, que solamente con darle, al día siguiente, el toro es toro. !!Y ésa es otra!!. Se habla como si el concepto de bravura, casta...fuesen conceptos unificados. Hay muchos que piensan que el toro actual es el más bravo de la historia. Y te lo razonan, y te lo exponen. Y para otros, son babosas.
    ¿Ustedes creen que el toro actual, el toreo actual, y la Fiesta actual es consecuencia de Talavnte, Cayetano o el Juli que llegaron ayer?. El toro de hoy, la Fiesta actual, y el toreo de hoy es la evolución propia de los públicos, de la sociedad y del equilibrio de la fuerzas que surgen en el espectáculo. Porque además, nunca va a existir un acuerdo, sobre cómo debe ser el toro y la Fiesta. Éso, queramos o no, lo va regulando el público.
    La Fiesta y el toro irá cambiando con la propia evolución del toreo. Y si cambia, seguirá habiendo gente, que a los toros y toreros contemporáneos (de cada época) se les criticará. Porque siempre ha sido así. Lees a la gente, y parece que nunca se ha afeitado, que nunca hubo cambios de cromos, escándalos en los corrales, caídas de cartel....!! Dios mío!!.

    Estamos enrocados en una fiesta utópica, y plantados, de manera que NO avanzamos. El paso a cultura, solamente es el reconocimiento desde la administración de una realidad. Y sobre todo, una tranquilidad para seguir avanzando. Y ahora, será el sector, quién con ayuda de todos, tiene que reestructurarse, para llegar a la SOCIEDAD, y para involucrar al público y al aficionado. Y cuando éstos últimos participen más, habra más pureza en el espectáculo, se harán mejores carteles, se afeitará menos....etc,etc. Por ej. lo que pasa en Francia. Y sino lo hacen, la Fiesta se acabará. Estemos en Cultura, en Sanidad o en Interior.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Raul,cuando los toreeros son figuras de verdad (Joselito, Manolete,...)ellos mandan en la fiesta. En cualquier caso, nada puede hacerse en el toreo sin el consentimiento del matador, que es por ello, responsable último de todo.
    Amigo Crivell, de acuerdo absolutamente con su visión del asunto.

    ResponderEliminar
  3. Sr. Crivell, creo que en su artículo especula bastante. Aún no se sabe nada y ya andamos tirando piedras al tejado.
    ¿Recuerdan cuando se postuló que los Presidentes podían dejar de ser funcionarios del orden público?. Casi parecía que se instalaba en las plazas de toros el desorden y la anarquía. Pues ahí andan presidentes de aficionados y no se cae el mundo.
    Vamos a esperar...tengamos paciencia. No es tan malo, creo yo, estar en Cultura.
    Lo mejor, una Dirección General de Tauromaquia. Pero esto ni PP, ni PSOE, están por la labor. Unos porque están en plan electoralista, los otros por que no les interesa. Por dejadez.

    ResponderEliminar

Sevilla 2018

A la vista de lo que conocemos de la temporada del próximo año de Morante de la Puebla, se puede asegurar que el cigarrero no estará ni...