22 octubre, 2010

Prieto de la Cal pone el dedo en la llaga

El ganadero Tomás Prieto de la Cal ha hablado, no sé si como criador de toros bravos o como aficionado, pero ha dicho las cosas que muchos piensan y pocos se atreven a decir. Se resume en varios titulares. Dice que “el toro no es el eje de la Fiesta en la actualidad”; “los taurinos permiten la situación del monoencaste”; “las figuras no matan las corridas más encastadas”.

Lo ha dicho y muchos pensarán que habla un ganadero al que las figuras no le matan ninguna corrida, que lo dice en beneficio propio, que como lidia poco lo que quiere es notoriedad. Como conozco a Prieto de la Cal, puedo asegurar que no es así. Ciertamente le gustaría que las figuras se anunciaran con sus jaboneros en la Feria de Sevilla, pero habla porque ha vivido otra Fiesta distinta, porque le han transmitido que la base del toreo es la casta y la integridad del toro, porque escuchó a sus mayores que hubo un tiempo en que los mejores toreros se enfrentaban a los toros más agresivos, porque siempre creyó que esto del toreo era emoción y no doscientos pases monótonos muy bonitos.

En esta hora de la regeneración necesaria, cuando aún hay quienes desde púlpitos escondidos se niegan a admitir que el paso a Cultura conlleva la huida de la vigilancia que es fundamental para que todo esto tenga credibilidad, aunque pueda tener aspectos positivos, es bueno es que se levanten voces como la Esplá o la de Prieto reclamando más verdad en las plazas. Y parte de esa verdad perdida está en la variedad de los toros que se lidian. Que nadie sea ingenuo, no dudo de la clase de las embestidas del encaste Domecq, que entre sus muchas ganaderías aún quedan algunas encastadas, pero este concierto de un solo timbre de voz sólo se justifica en las malas costumbres adquiridas por los públicos y en la dictadura de los taurinos en el tipo de toros. Es una barbaridad que algunas ganaderías se lidien como corridas toristas por espadas muy aguerridos, mientras que los que supuestamente mejores no se hayan puesto nunca delante de uno de esos toros.

Pero la afición tiene su parte de culpa. Quieren muchos pases, faenas largas y de estética maravillosa, en contra de la lidia, el poderío y el dominio de las embestidas con fiereza. Si queremos muchos pases perfectos a máquinas de embestir, por ahí vamos y ahí está parte de la decadencia del espectáculo. Entre otras muchas cosas, debe volver la emoción a los ruedos. Y hoy abundan las faenas de partido de tenis: muchos pases sin que nadie diga nada y unos aplausos tibios después del remate. Si embistiera un toro de respeto, la gente estaría acongojada en el tendido. El torero volvería a ser un héroe. En la mayor parte de las corridas de nuestros días, el espectador tiene la sensación de que es capaz de hacer lo mismo que el torero. Prieto de la Cal ha hablado. Se ha quedado tranquilo. Nadie le echará ni puñetero caso. Algunos, los que están enterrando este maravilloso mundo del toreo, estarán pensando que es un ingenuo. Al final, los que ahora ríen llorarán. O ya están llorando.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com/

8 comentarios:

  1. El toro es el eje principal de la Fiesta. Sin toro integro es imposible el espectáculo. Estos taurinos de hoy han impuesto el toro manipulado en su genetica, en su comportamiento y no digamos en otros aspectos. Por eso no puede existir emoción, riesgo y arte. Ya es hora que los aficionados hablemos claro y denunciemos el falso debate de cultura o interior. Todo pasa porque el espectáculo recupere sus virtudes tradicionales y esas monsergas de la mesa del toro, idas y venidas de ministerio en ministerio, por quienes gustan del tipo de toro que denuncia Prieto de la Cal, no son más que cortinas de humo para seguir manteniendo el adocenamiento de la actual tauromaquia.
    Totalmente de acuerdo con Prieto de la cal.

    ResponderEliminar
  2. Don Diego, ¿Cuándo perdió el toreo las "virtudes tradicionales"?¿ Qué época del toreo tiene usted cómo referencia para fijarnos en ella?. Lo digo para ir concretando.

    Sería bueno tener referencias de una época, o de un lugar para tener un faro de guía. Y trabajar en ello.

    ResponderEliminar
  3. Don Raúl, la Fiesta pierde sus tradicionales valores todas las tardes. O es que a usted le gusta el toro parado, aborregado y carente de emoción, con pitones en muchos casos sangrando al salir de chiqueros. Prefiere pagar una entrada para no ver toreo de capote ni suerte de varas. ¿Donde están los quites con un toro que no puede con su alma?. Estará conmigo que el viejo y profundo toreo de muleta se ha convertido en una sucesión de pases todos iguales con abuso del pico, colocación desviada llevando el estaquillador por el extremo.
    Esta tauromaquia es aburrida y poco atrayente para el aficionado, que cada día acude menos a las plazas. En 2009 se dieron un 16% menos de festejos con respecto al año anterior y cuando dentro de unos días conozcamos las estadisticas de 2010, ya verá. Así que menos numeritos de los taurinos con la cosa de Cultura o Interior y más ponerse manos a la obra y ovidar el monoencaste Domecq que bastante daño está haciendo a la Fiesta. Quiero un toro que ofrezca emoción y que en la faena sea latente el riesgo, para que un torero con toda la barba me emocione con verdadero arte en TODOS LOS TERCIOS DE LA LIDIA.

    ResponderEliminar
  4. Don Diego estamos en lo fundamental de acuerdo, pero creo que también existe en la imaginación de todos una fiesta que nunca existió.
    Hay cuestiones, por ej. la importancia del tercio de muleta, respecto a los tercios anteriores, es fruto de una evolución. Desde José y Juan, y en cada época ha ido adquiriendo más importancia. Ya me gustaría a mí que hubiese quites.
    Habría que cambiar el tercio de varas. Y aquí entra el toro, pero también el caballo y la puya. ¿Quién le pone el cascabel al gato si los picadores y banderilleros te amenazan con una huelga si se toca el tema?.

    Hay dos problemas que se están pagando muy caro. Uno, cuando al toro se le sacó fuera de tipo, con dos alzadas de más, y con más kilos y pitones que nunca. Se cambió el toro, y cambió muchas cosas. Por ej. nos quejamos de Santa Coloma. Pero quién se cargó y echó fuera de las ferias el encaste Santa Coloma fue el aumento del volumen del toro. No tanto los toreros, como demagógicamente se dice.

    El segundo gran problema, es la MASIFICACIÓN, y ello ha traido la vulgarización del espectáculo. Existen demasiadas ganaderías (muchas hechas desde subproductos de subproductos), y dentro de éstas muchas vacas y sementales que nunca deberían estar, pero que han pasado la prueba de la selección por el simple hecho de que existía un mercado que abastecer. La masificación, no deja ver, todo lo bueno que hay y que existe. Quizás la crisis venga bien en éste sentido.

    Y luego dos cuestiones más. Cuando se habla de emoción, de casta y éstas cosas, está muy bien. Pero la gente piensa que si las figuras torearan los hierros considerados duros, se arreglaría el problema. Y éso es una quimera. Entre otras cosas, porque el 90% de ésos hierros están hecho unos zorros. Y además, se estaría pidiendo cambiar la Fiesta, en unos derroteros que la mayoría del aficionado y del público no lo aceptaría. Por ej. ¿Usted cree que el Juli tendría algún problema enfrentándose en Sevilla a Miura, a Phala o a Cebada?. Ninguno. Ahora bien, ¿aceptaría el público una lidia de 7-8 muletazos, meterse en los costillares, quitarle las moscas y adiós?. Yo creo que no. Al final, matará El Pilar,Cuvillo, Victorinao.....que son ganaderías bravas. Por mucho que se diga.

    Y luego el discurso ése de que la Mesa del Toro, el paso a Cultura, y la reestructuración del sector son monsergas. Es un discurso, que no me gusta. Creo que no se es muy consciente de las dificultades del mundo del toro en muchos aspectos. Sociales, Económicos....etc,etc. Porque además, con todo ello se busca el beneficio del aficionado. Estamos hablando de una MEJOR ORGANIZACIÓN, y de un SECTOR MEJOR, más sano, más participativo, más abierto. Mire usted, Don Diego, se habla mucho de Francia. Y se pone como ejemplo. Allí, torean los mismo toreros, los mismos toros. Y solamente se quitan, los toreros y toros mediopensionistas. Y además, el aficionado tiene más poder. Es decir, que la organización del sector es fundamental. Y es necesario hablarlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. De acuerdo con las precisiones de Raul.
    Y una cosa más:El que está desarraigado de su tiempo, no vive la Fiesta de los Toros en su plenitud.

    ResponderEliminar
  6. La pasion por el Toro y la aficion verdadera hace que uno prefiera vivir desarraigado en el tiempo antes que traicionar lo que uno ama y su integridad.Sr.Emilio.

    ResponderEliminar
  7. La pasión por el Toro y la afición verdadera hacen que "Ca uno es ca uno".

    ResponderEliminar
  8. OBD 2007 is a product of GLM Software program. Just after we evaluate the free of charge
    systems, we will evaluation the compensated program
    packages.

    Also visit my webpage :: obd 2 (bello-city.ning.com)

    ResponderEliminar

Preguntas

A veces me hago preguntas que no soy capaz de contestar. Me tranquiliza pensar que estas preguntas también se las harán muchos aficiona...