16 noviembre, 2010

Desamor entre Pagés y Cuvillo


Hace unos años, no estaba José Tomás en activo, la ganadería de Núñez del Cuvillo se quedó fuera de una Feria de Abril por cuestiones de dinero. Pedía tres millones más que las demás porque era el dinero que le pagaban en otras plazas de primera. En un acto público le pregunté a Álvaro si tres millones de pesetas eran tan importantes como para no lidiar en la plaza de Sevilla. Naturalmente, el ganadero esgrimió cuestiones de prestigio para defender su decisión. Desde el 23 de abril de 2007, nunca más ha lidiado Cuvillo en Sevilla.

El año pasado la empresa Pagés llegó a reseñar una corrida para la Feria. Se fijó el mismo dinero que en su día había pedido el ganadero y que años atrás no le habían pagado. Como condición inexcusable, Cuvillo dejó claro que la corrida reseñada sólo se lidiaría si José Tomás estaba en el cartel. Luego, el torero de Galapagar no llegó a un acuerdo con la empresa y la corrida de Cuvillo se esfumó. La empresa quiso que Cuvillo acudiera a la Feria, a pesar de la ausencia de Tomás, pero el ganadero se mostró firme según lo que ya había anunciado, y no se dejó anunciar en la cartelería. La empresa sevillana consideró este detalle como un desprecio a la plaza sevillana y no ocultó su enfado. En círculos cercanos a la empresa era bien sabido que este año no se negociaría con Núñez del Cuvillo para la Feria del año 2011.

Álvaro, con listeza, anunció que este año no había condicionantes para anunciarse en Sevilla. Es decir, que si la empresa iba y llegaban a un acuerdo económico no sería imprescindible la presencia de Tomás. Se adelantó el ganadero, sabía que la empresa, muy ofendida, no estaba dispuesta a ir de nuevo a El Grullo a pedir una corrida. Y ahí estamos. La empresa, hasta este momento, no ha pensado en Cuvillo. Y Cuvillo suelta prendas como la de que a Curro Vázquez le dijeron que “cualquier cosa menos Cuvillo”.

La empresa de Sevilla es privada. Cuvillo es una ganadería importante. Se supone que Cuvillo debe estar en Sevilla. Pero eso no puede ocurrir a cualquier precio. Cuvillo declara de forma permanente que para ellos no es una tragedia quedarse fuera de Sevilla. En otras palabras, que los señores ganaderos no le dan a Sevilla el sitio que se merece por historia y afición. Por tanto, se entiende que la empresa esté molesta y que no quiera saber nada de quien ha menospreciado a la Maestranza en varias ocasiones. Hay un elenco de quince ganaderías de primera para una Feria como la de Sevilla. Si vienen doce de ellas (y luego los toros embisten) la Feria será grande. Pero en este asunto, la empresa Pagés está en su sitio, porque no se puede estar siempre bajo los caprichos de algunos taurinos. Ahora sí; antes no; mañana, ya veremos. No, Sevilla es muy grande y para un ganadero de lujo debe ser lo primero. Más si, además, la familia Cuvillo es sevillana de hecho. Hay un desamor evidente entre las partes, pero me huelo que Cuvillo no quiere venir a Sevilla.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com

5 comentarios:

  1. El comportamiento que estan teniendo los empresarios de Sevilla no demuestran que Sevilla sea grande. Desde hace unos años, o muchos, en Sevilla no estan todos los que tienen que estar. Se podrá decir que cada uno mira sus interéses, claro, eso mismo hace Cuvillo. Se recupere o no, ya sabemos que Jose Tomas no toreara en Sevilla. Ramón Valencia lo queda muy claro. Pero bueno, D. Carlos, Sevilla es muy grande para los toreros y ganaderos. Para los cuñados.... Es muy complicado. Lo unico que se, es que Cuvillo, Jose Tomas, Victoriano...no van a Sevilla, problemas graves con otros toreros.... Para mi, los empresarios, ni estan a la altura de Sevilla, ni han puesto a la altura que se merece a Sevilla.

    ResponderEliminar
  2. Alvaro, siento no poder estar de acuerdo. ALguien se acordo el año pasado cuando se mato el último toro de Miura de Cuvillo? o Victoriano del Rio? creo que que no. El Sr. Nuñez lleva varias semanas dandole palitos a la burra e intentando hechar encima de la Empresa su actitud y que se el público el que compre la corrida, no la empresa. Me parece que la jugada se le esta volviendo en contra y si no, pregunta otras plazas de primera y los precios que se barajan. pero bueno, todo se verá. Otra cosa es que le tengas ganas a la empresa por motivos que desconozco y aproveches cualoquier coyuntura para intentar darles.

    ResponderEliminar
  3. Si me lo permiten no estoy de acuerdo, ni con el artículo, ni con Manuela. Vamos a ver:

    Ésto es el mundo al revés, que el por el hecho de anunciarte en un sitio de responsabilidad cobres menos. Cuando además, es el sitio más caro para ver toros, y la plaza que genera más dinero.

    N. Cuvillo lidia en todas las plazas de 1ª,y en todas las plazas importantes, en Francia incluido. Y en las Ventas 3 tardes 3.
    Solamente tiene problemas en Sevilla. Por lo tanto, la nota discordante la pone la empresa de Sevilla, no Cuvillo.

    ¿Cuál es el problema?, que la empresa de Sevilla considera que por torear en La Maestranza, hay que venir por debajo del caché habitual de una plaza de la misma categoría. Éso sí, el dinero que deja de ganar el ganadero se lo quedan ellos.
    Que otros ganaderos lo hagan, allá ellos. Pero no podemos acusar a Cuvillo a que haga lo que hacen los demás.

    En cambio, sí que el aficionado puede exigir que en Sevilla, porque se puede y hay dinero, se contrate a la mejor ganadería. Cómo hacen en las demás plazas. La gente que pide Cuvillo, o a JT no está pidiendo nada extraño.

    Es el mismo caso de JT, que puede que tampoco toree en el 2011 en Sevilla.

    ResponderEliminar
  4. Hombre Manuela, me entristece leer tu comentario. Te explico;
    Hasta cierto punto, estoy muy de acuerdo contigo, en que Cuvillo parece que se está vendiendo para ir a Sevilla. Si eres un ganadero importante, como creo que es Cuvillo, hay que quedarse en su casa y ofrecerse menos, o nada. Si te llaman y te conviene vas, y si no te llaman, te quedas en tu casa. Hasta aqui, de acuerdo contigo.
    Yo hablo en general de la empresa Pages. Lee, Manuela, lee, las declaraciones ultimas de Valencia. Sobran comentarios. Haber si esas palabras de Ramón Valencia lo engrandecen como empresario de toda una Maestranza. A lo mejor a ti si. A mi no.
    Y donde me entristece tu comentario es cuando dices que a lo mejor le tengo ganas a la empresa y aprovecho yo cualquier cosa para darles candela. A lo mejor, eso te pasa a ti con Cuvillo, y por tener tu ese pensamiento, te crees que los tenemos todos con la empresa Pages. No rebusques mas en mis lineas de lo que dicen.
    Hablo de la Empresa Pages porque lo que pienso lo digo, y con respeto. Y porque creo que Sevilla se merece mas tacto, mas delicadeza, mas grandeza. Como la tenia D. Diodoro. Ojo, no vivo en Sevilla. Solo me desplazo cuando mi economia y los km que separan me lo permiten. Y la grandeza de Sevilla, el tacto, el ser unica, ahora yo no lo veo.
    Cada uno es dueño de sus palabras y de sus actuaciones y si eres empresario de toda una Maestranza, con mas motivos.

    ResponderEliminar
  5. Sevilla es Sevilla, lo más grande que hay en el mundo del toro, por su Maestranza, su historia y su afición.
    No obstante, la empresa se regodea en darle de palos a los toreros y los ganaderos que no le rinden pleitesía. El único verdaderamente afectado es el aficionado, que está condenado (como en México) a soportar a los mismos diestros y a los mismo toros de siempre, aunque unos y otros hayan demostrado en repetidas y recientes ocasiones que no tienen casta.
    La empresa de Sevilla ES privada, sí, pero más parece ESTAR privada: ¡de sentido!
    Ya lo has señalado, Carlos, en más de una ocasión, el problema real es que el número de aficionados vaya en picada, no que vociferen los antis. Y eso se debe a que estamos presenciando un torneo de caprichos en el que el único seguro perdedor es el que va a la plaza a soportar toreros soporíferos y bichos mansos por culpa de las empresas.

    ResponderEliminar

¿Hay relevo?

Cuando ya la temporada está viendo la puerta de salida se me ha ocurrido mirar el escalafón de los matadores. El de novilleros lo haré ...