06 diciembre, 2010

Todo sigue igual, no hay ni confusión


Hace poco comentaba la confusión del aficionado. Ahora me parece que ya no está confundido. El aficionado ha percibido que muchos movimientos para devolverle el prestigio a la Fiesta fueron simplemente arranques de otoño. Se acercan las navidades, ya estamos hablando sobre cambios de apoderamientos, carteles y proyectos para 2011, es decir, que la temporada se vendrá encima y nos cogerá tan ligeros de equipaje como se acabó la pasada. Sin embargo hay algunas cosas que conviene recordar.

La propuesta del PP para que TVE retransmitiera diez corridas de toros ha sido desechada. Los votos de Psoe y Ciu rechazaron la petición. Los populares sabían que tal cosa ocurriría, pero el papel de los socialistas (de Ciu mejor ni hablar) es desolador. En otra entrada les he expresado mi opinión sobre lo que piensan: que la Fiesta tiene sus días contados con el paso del tiempo. Y así actúan. Sigo sintiendo pena de algunos socialistas que en sus comunidades quieren defender la tauromaquia con ilusión, convencidos de su lugar en nuestra sociedad.

Se ha admitido a trámite el recurso de inconstitucionalidad sobre la prohibición en Cataluña. No tengo grandes esperanzas en que prospere, al fin y al cabo la justicia está controlada por el poder. Sobre la ILP taurina me parece una buena idea, sobre todo si se consigue evitar que en otras comunidades pueda ocurrir lo mismo. Lo de La Coruña, donde un grupúsculo quiere declarar a la ciudad como antitaurina, me parece una forma de hacerse notar por quienes buscan un voto aunque sea debajo de las piedras.

Algunos blogueros han comentado con razón que en la lectura de la Constitución del pasado viernes 3 de octubre no hubo ni un torero, mientras que no faltaron deportistas, actores, gente de la farándula, cómicos sin gracia y otras gentes de medio pelo. Ahí está el detalle. Para estos señores que nos gobiernan los toros no existen más que para exigir los impuestos correspondientes y para ir al callejón el día de la corrida de lujo

En el fondo, siento pánico. La crisis no ha tocado fondo. Tendremos socialistas en la administración central durante 2011. Los taurinos han vuelto a sus cosas. En 2011 seguiremos con precios altos, ferias infladas y unos niveles de comunicación bajo mínimos. Y que yo sepa ni el toro será más encastado ni los toreros nos sorprenderán con gestos llamativos. Me temo que dentro de un año lo que ahora es un llanto amargo será ya una tragedia sin remedio.
La mejor información en http://www.sevillatoro.com/

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo en lo fundamental. Y no hay que olvidar que todavía estamos esperando la tan cacareada reforma de la Mesa del Toro, anunciada el 27 de octubre en la reunión toreros y empresarios.

    ResponderEliminar
  2. Carlos:
    Seguro que el año que viene estaremos en las mismas o peor. Los políticos no es que ataquen a todo lo que huela a fiesta de los toros, es que la desprecian, la apartan y no la tienen en ninguna consideración, es como si no existiera. Ese vacío puede que sea más doloroso que un ataque frontal, pero si esto fuera así, seguro que saldrían muchos defensores, aunque no fueran aficionados. Y como apunta Raúl, los de la Mesa del Toro siguen desaparecidos.
    Un saludo

    ResponderEliminar

¿Hay relevo?

Cuando ya la temporada está viendo la puerta de salida se me ha ocurrido mirar el escalafón de los matadores. El de novilleros lo haré ...