07 octubre, 2012

Tarde de toros en Zafra


Fue una corrida de ocho toros que no pesó en absoluto, algo que no es frecuente. Para ello fue necesario que la corrida de Garcigrande exhibiera movilidad y que el cuarteto anduviera con ganas. El espectáculo duró tres horas. Durante la lidia de los toros quinto, sexto y séptimo se vivieron los momentos de mayor interés del festejo.
 
Morante, que había despachado al primero tras una faena de detalles sueltos pero sin apreturas, le brindó el último toro de la temporada a quien ha sido su apoderado hasta ahora, Curro Vázquez. El de La Puebla había dibujado verónicas preciosas a este toro. Su faena fue intermitente, pero con unos máximos inmensos por la torería y profundidad de sus muletazos. Faltó continuidad o una faena más conjuntado y reunida. A pesar de ello, la espada le jugó una mala pasada y se quedó sin premios.
 
El Juli le da muletazos a todo lo que se mueve. Si son toros, El Juli exprime hasta el máximo sus embestidas para lograr faena de dominio y poderío. El de Zalduendo, primero de su lote un toro mediano, pero El Juli le plantó al muleta por abajo para tirar de su anatomía con admirable decisión. Mucho mejor estuvo con el sexto, un excelente toro de Garcigrande, al que cuajó en una faena realizada en un palmo de terreno, procurando dominar por abajo y alargando las arrancadas hasta el infinito. El dominio tapó la belleza, pero es que en El Juli la ética siempre está por encima de la estética. Su aguante, los toques, la templanza, todo fue un carrusel torero sobrado.
 
No le fue a la saga Miguel Ángel Perera, que está en perfecto estado de forma. Al primero de su lote le hizo una faena templada y efectiva. Sería en el segundo de los suyos, el séptimo, otro astado de calidad, con el que asombraría en una labor que comenzó por la espalda, siguió con toreo muy largo y templado y acabó con el torero a niveles enormes de templanza, sitio y seguridad en muletazos sacados como de la chistera. Muy bien Perera.
 
Quien no estuvo bien fue Alejandro Talavante. El primero de su lote, de Domingo Hernández, fue algo brusco. Se había quedado sin picar y al torero extremeño no le gustó nada. Los pases pecaron de exceso de velocidad. Lo mató de forma infame. Menos disculpas tiene con el último, toro soso, pero al que dio muchos pases sin poner el alma que se requería para alegrar sus embestidas.
Fotos: Carlos Crivell
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com







 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La suerte de varas

La dinámica del tiempo nos ha llevado de la Feria de Sevilla a San Isidro sin solución de continuidad. La noticia está en Las Ventas, d...