24 septiembre, 2012

La Fiesta está muy viva


La corrida de San Miguel celebrada en la Real Maestranza el domingo 23 de septiembre ha pasado a la historia. Con la serenidad que dan las horas pasadas es preciso hacer algunas reflexiones. Es posible una fiesta de toros emocionante. Basta que haya toros y toreros, aserto elemental que no siempre se cumple. En esta corrida salieron los de Cuvillo con casta, sobre todo el primero, un toro de grandes emociones, hermano de aquél que no aprovechó Aparicio hace dos años, aunque los otros, con dificultades, también son necesarios. Los de Juan Pedro, de presentación menor, fueron otra cosa. La nobleza como único argumento ya no se justifica.
 
Estos espectáculos deben celebrarse en grandes plazas. La Maestranza fue ayer, como debe ser siempre, la primera plaza del mundo. Y así lo entendieron todos: toreros, ganaderos y espectadores. Los toreros salieron a morir, porque no se puede decir otra cosa de la forma que lo hizo Manzanares, dos portagayolas, varias cogidas, entrega absoluta. Y Talavante se sumó con su valor, porque su amigo de competencia se lo puso muy difícil.
 
La plaza fue un hervidero de sensibilidad, algo que sólo se puede vivir en cosos como el sevillano. Hubo euforia, pero no triunfalismo. El público se dejó llevar por lo que sucedía y sólo podía embarcarse en el gozo del toreo eterno o del valor sublime.
 
De la corrida lidiada bajaron algo los de Juan Pedro, pero los de Cuvillo eran toros serios. Y dentro de la menor presentación, el cuarto, segundo de Manzanares, estaba anovillado. Pero, en general, una corrida de toros más que aceptable.
 
¿Se trató de contrarrestar lo de Nimes? Pues no estoy seguro. A toro pasado, es posible que los toreros, sobre todo Manzanares, quisieran dejar claro que hay toreo más allá de José Tomás. Para el aficionado, para los diez mil presentes, fue un día apasionante. Y todo ello en el mejor marco del toreo, la Maestranza. Y ahí, sin desmerecer al coliseo romano de Nimes, sí hay una gran diferencia. En este sentido, si lo de Nimes fue histórico, lo de Sevilla también lo ha sido. Ese detalle de la Maestranza, plaza de categoría especial, marca una diferencia. Todos los que estaban en el coso sintieron una inmensa felicidad, al menos todos los que estaban al alcance de mi vista. Hay vida más allá de Nimes y Tomás. Un detalle nada desdeñable: los grandes toreros deben estar en las grandes plazas y ante las mejores aficiones, por ejemplo en Sevilla.
 
El camino está claro. El toreo está muy vivo. Sólo falta ofrecer emociones. Y eso llega de la mano de toros con casta y de toreros entregados. Así se llenarán las plazas. Si además se bajan los precios, esta maravillosa fiesta tiene el futuro asegurado.  
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com

2 comentarios:

  1. Estimado Don Carlos:

    Como abonado de acuerdo con usted, pero para que siga viva además hay que darle ya la jubilación a toreros sin interés o que se les ha pasado el momento como Rivera, Cayetano, el Cordobés, El Fandi, El Cid, Castella, Daniel Luque y dar más y mejor sitio a otros que pueden apuntar como A. Nazaré, Jiménez Fortes o un Pérz Mota que este año en El Puerto ha hecho de lo mejor de la temporada. Y porqué no tiorean sevillanos como Delgado, Pee Moral o Manuel EScribano y se les apoya un poco.

    Y si el año que vienes se reducen el abomo por lo menos en 3 corridas de toros, porque no hay para más, seguirá viva. Pero lo del ayer es un espejismo, no nos equivoquemos en la realidad, que quitado 4 ó 5 no hay nivel

    Eduardo de la Iglesia Prados

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, tras una corrida como la de ayer no es ningún dislate afirmar que la fiesta está muy viva, aunque estoy de acuerdo con las afirmaciones del comentarista anterior, ya que resulta obvio que hay muchos toreros que no deberían tener el sitio que se les da en las grandes ferias.También es obvio que se hace necesario reducir el número de festejos de los abonos y reforzar los carteles, repitiendo ─como siempre se hizo─ las veces que haga falta a esos escasos toreros con personalidad y capacidad para demostrar que la fiesta sigue viva, aunque sería necesario que se mentalizaran del papel que juegan o deberían jugar en ella. Incluído José Tomás.

    Es evidente que Manzanares, al margen de sus planteamientos particulares, derivados del paro al que le abocó su lesión, actuó en Sevilla muy positivamente condicionado por “lo de Nimes” ─un verdadero e importante acontecimiento que ya están empezando a ningunear los de siempre─, así como lo hizo el pasado año con Morante de la Puebla, en el memorable mano a mano ─cartel de “no hay billetes” y cuatro orejas cada uno─ celebrado en la plaza de El Puerto escasos días después de la reaparición de Tomás, tras la cornada de Aguascalientes, en el coso de Valencia.

    Lo malo es que esos acontecimientos no se prodigan lo que debieran, ni suelen tener lugar ante toros encastados y de un cierto respeto.

    Y otra cosa. ¿Cómo es posible que coexistan Cuvillos encastados ─ayer vimos alguno─ con tontas del bote sin casta, ni fuerza, ni bravura, como vemos a menudo. El cuento podrían aplicárselo otras ganaderías, como Garcigrande, Victoriano del Río e incluso Alcurrucén. Particularmente creo que esos hierros, que con alguno más son los que más venden, lidian todo lo que tienen, sin ningún tipo de selección, a riesgo de matar la gallina de los huevos de oro. Hay ejemplos de sobra.

    ResponderEliminar

Algeciras

El coso de Las Palomas de Algeciras tiene solera, tradición y afición. Así lo puedo atestiguar después de más treinta años asistiendo a...