01 noviembre, 2012

¿Del G-10 al G-Todos?


A estas alturas parece que el G-0 tendrá que llamarse de otra forma (G-2, G-5 o incluso G-0). Manzanares ya ha dicho que el G-10 no existe. Ahora mismo sería el G-Nada. El nacimiento de este grupo fue interesante. No sé si era una necesidad, tampoco estoy seguro del milagro cuando luego se empeñaron en buscar aumento de ingresos por televisión, pero era muy bueno que los toreros unieran sus intereses. La pregunta a estas horas es quién es quién en este grupo, qué han hecho y qué es lo que no han hecho y hacia dónde se encamina el futuro.
 
En el grupo inicial había de todo. Una figura incuestionable como Enrique Ponce, que ya a estas alturas está en retirada. Dos espadas en manos de Curro Vázquez, Morante y Cayetano. Dos espadas especiales. Cayetano era más bien un nombre, la prueba es que ya no existe. Se dice que se han  marchado El Fandi y El Cid, pero Cayetano se ha retirado y tampoco cuenta. Morante es un torero diferente. En manos del equipo mexicano puede que ya no le interese ningún grupo. Dos figuras grandes: El Juli y Manzanares. El primero, con un apoderado independiente y principal inspirador del grupo. El segundo, en manos de un apoderado de ANOET. No se olvide que ANOET ha denunciado al grupo ASM, encargada de gestionar los contratos televisivos. Manzanares ya se puede considerar fuera del grupo después de decir que tal asociación no existe. Talavante también está en manos de ANOET. Queda Perera, independiente y el simbolismo de César Jiménez, que a saber quién le llamó para meterse en el invento. Debía faltar uno para llegar a los diez.
 
El G-10 no era malo, en absoluto. La prueba es que han trabajado por la Fiesta, han empujado para el paso a Cultura, han facilitado la retransmisión de la corrida por TVE, se han ido a Colombia a luchar por la Fiesta, en fin, han estado en el frente, no todos, pero en general era un grupo positivo.
 
El grave error del G-10 es que se pusieron en manos del grupo ASM para que negociara sus contratos televisivos. Y ese detalle, posiblemente uno más, fue ql que tomó el mayor protagonismo. De un lado se desplazó a los apoderados; de otro, se incluyeron cláusulas abusivas. Los empresarios las han denunciado, se admitió a trámite su denuncia y ahora pueden llegar sentencias. El G-10 no es malo, pero se equivocó o no fue capaz de separar sus intenciones con el asunto de los dineros de la televisión, que fue lo más comentado. En estos momentos, ASM lo tiene complicado. El elemento duro del G-10, El Juli y Perera, casi se han quedado solos. Insisto que los demás cuentan poco o saldrán en breve. Qué pintan Manzanares y Talavante en un grupo que ha sido denunciado por sus propios apoderados.
 
Creo que habrá que refundar otro grupo de toreros nuevo que siga los caminos de promoción y defensa de la fiesta pero que rompa la imagen que creó ASM, puramente mercantilista, que ha sido el detonante del fracaso del grupo. Y lo mejor sería que se llamara G-200, porque la defensa y promoción de la fiesta es competencia de todos, no solo de diez toreros especiales. Se dice que El Cid y El Fandi son de perfil bajo. Pues baja tela, porque el de Granada es el primero del escalafón y El Cid es un gran torero. Así que ni G-10, ni G-0, debe fundarse el G-todos.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com

6 comentarios:

  1. Don Carlos, de acuerdo con la realidad que escribes, pero su "lucha" por Cultura creo que ha sido un experimento con gaseosa, porque en el propio ministerio de Cultura no tienen ni idea de las competencias residuales que tienen en materia taurina, porque de facto todavía se ejercen en Interior. Yo hice la prueba....y la verdad que la fuerza del G-10 sobre este tema es más bien coyuntural...Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. El G-10 no es ni bueno, ni malo, sino todo lo contrario. Se denominó G-10 al grupo de toreros que, en su legítimo deseo de hacer valer sus derechos de imagen, suscribieron inoportunamente un misterioso contrato con All Sports Media ─una “empresa especializada” que evidentemente no dio la talla─, pero no creo que pretendieran otra cosa. Y las gestiones que algunos de los integrantes del grupo llevaron a cabo después cerca del Ministerio de Cultura, de TVE y, recientemente, en Colombia, han sido realizadas a título individual o, en todo caso, en nombre de la torería andante, pero en modo alguno en nombre del G-10.

    Lo malo es que, al parecer, el contrato del G-10 con A.S.M. no lo ha visto nadie y que, en su consecuencia, nadie esté en condiciones de juzgar sus virtudes y sus defectos, aunque a la vista de los problemas que desencadenó su puesta en marcha y de los resultados obtenidos ─que esos sí los conocemos─ no es aventurado creer que el dichoso contrato es un auténtico “churro” y que lo único sensato que pueden hacer sus firmantes es sentarse a una mesa… y rescindirlo. Sin más.

    Otra cosa ─y esta es urgentísima e imprescindible─ es que los toreros más representativos se unan entre sí y se reunan con los empresarios y ganaderos al objeto de analizar la situación, coger al toro por los cuernos y adoptar las decisiones que crean oportunas. Y después discutir éstas con el Sr. Gómez Angulo, con el Ministro o con quien sea.

    En cuanto a los derechos de imagen, el tema se simplificaría mucho si los toreros, al contratar una corrida, concretaran el “plus” que, además de los emolumentos convenidos por su actuación, deberían percibir en el caso de que el festejo fuera televisado. O especificar, como lo hace José Tomás, que la corrida no pueda televisarse. Pero siempre con la debida mesura y sin olvidar que el hoy retirado Cayetano se quedó fuera de varias ferias importantes y, en definitiva, “perdió el tren”, cuando a raíz de su alternativa decidió que él mismo negociaría sus derechos televisivos.

    ResponderEliminar
  3. la unica forma de luchar contra las televisiones,es la postura que lleva a efecto JT.

    ResponderEliminar
  4. Don Carlos Crivell, se hace la pregunta sobre tanto G-10, ¿qué han hecho y qué es lo que no han hecho y hacia dónde se encamina el futuro?.

    Dice el Sr Crivell, que el G-10 no era malo... Pero tampoco ha demostrado ser muy bueno, sobre todo para el aficionado, que es lo que me importa a mí.

    Por su parte el Sr Pérez Alarcón dice, que su "lucha" por pasar a Cultura ha sido un experimento con gaseosa...Y es cierto y no le falta razón.

    Pero tengo que recordarle al Sr Pérez Alarcón, que aquella creación de una Mesa del Aficionado y que al final falto una para el famoso mambo de Pérez Prado, tampoco resulto ser milagroso para mejorar el mundo del toro.

    El gran reto de estas 7 mesas de trabajo era impulsar la idea para que pudieran integrase todas las asociaciones de aficionados de cualquier tipo que se comprometan en la defensa de una fiesta integra y de una manera activa actúen como grupo de influencia o presión en cualquier tipo de actividad que tanto la administración política como el entramado taurino menoscabe o vaya en detrimento de nuestra Fiesta, y la creación de una página Web que la represente.

    El Sr Pérez Alarcón, es integrante de la Mesa 1 para la elaboración de los estatutos de ambas iniciativas.

    Esta Mesa del Aficionado, que de alguna forma recuerda a los Caballeros de la Mesa Redonda, donde aquellos discutían asuntos cruciales para la seguridad del reino, y estos pretende representar, defender y preservar los derechos de los aficionados a los toros.

    ¿Hemos mejorado en algo? NO, por tanto la gaseosa sigue haciendo estragos en los experimentos.

    Saludos

    Antonio Expósito

    ResponderEliminar
  5. El Cortinar tiene razón. Pero para ser como JT hace falta eso: ¡ser José Tomás! Y los pobres del G-10 o del G-1800 están a años luz de tener ese imán de taquilla o esa madera de ídolo, o ese oficio, o esa hondura, o ese pundonor, etc.

    ResponderEliminar
  6. Antonio Sánchez11/06/2012 8:55 a. m.

    Al Sr. Exposito decirle que yo si fui a esa reunión de las mesas de trabajo, y si es verdad que la Mesa 1 del Sr. Pérez Alarcón no han hecho nada, no es menos cierto que todas las demás mesas han hecho lo mismo o menos, por lo tanto la gaseosa esta muy repartida entre todos los aficionados.

    P.D. Yo forme parte de la Mesa 3 y no tengo rastro de noticias. Fue una reunión que no sirvio para nada y verguenza tiene que tener la Unión de Abonados al no convocar otra para solcuionar los problemas. Mi conclusión que la UTAA no sirve para nada.

    ResponderEliminar

Invierno

El invierno del toreo debería ser tiempo de análisis y reflexión. Al aficionado, y también a los profesionales, le encantaría que surgi...