02 agosto, 2017

Equilibrio


No me gusta que a los novilleros sin picadores les suelten erales astifinos y agresivos. No creo que para forjar a un futuro torero haya que ponerlo delante de animales pasados de kilos y de pitones. Los novillos, y eso vale también para los utreros, pueden tener defectos en las defensas sin que ello presuponga que ha habido manipulación. Es decir, que pueden ser acapachados, abrochados, cornicortos, mogones u hormigones. No se trata de filtrar a los que empiezan solo por su capacidad para ponerse delante de reses muy serias. Lo que se debe buscar es comprobar quienes tienen verdaderas condiciones - capacidad, arte, oficio, maneras, valor - para tener un futuro como toreros. Y se ha cantado mucho a algunas plazas en las que los erales tenían hechuras de cuatreños.

Todavía me gusta menos que en muchas plazas salgan toros con las defensas claramente manipuladas. El matador de toros tiene un recorrido profesional que le permite ponerse delante de reses íntegras. Hay toros para plazas de primera, segunda y tercera, incluso para portátiles, pero esta diferenciación no debe permitir nunca la manipulación para disminuir sus defensas.


Es decir, que en estos tiempos en los que la información nos llega de forma instantánea, cuando esa bendición de la redes sociales bien utilizadas nos aportan la opinión que quienes de otra forma no podían saltar a la palestra, resulta que hay plazas donde se lidian erales desproporcionados para toreros inexpertos y reses disminuidas para toreros con un amplio bagaje en los ruedos. Y en esas redes se jalea lo primero, aunque también es verdad que se denuncia lo segundo. El final es el de siempre. Ni una cosa ni otra. Ni erales astifinos con hechuras de toros de plaza de segunda para novilleros sin picadores, ni toros chicos con defensas virtuales para figurones del toreo. Es una cuestión de equilibrio. Tiempo tendrán los aspirantes para ponerse delante de toros serios. En el periodo de aprendizaje no vale exigir que sean héroes. No me parece lícito cantar la seriedad excesiva de una novillada para jóvenes en sus primeros pasos. Menos lícito es que en algunas plazas salga un toro que lastima la vista para  los que ya están de vuelta en la profesión. Equilibrio es la palabra.

La mejor información taurina en http://sevillatoro.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Invierno

El invierno del toreo debería ser tiempo de análisis y reflexión. Al aficionado, y también a los profesionales, le encantaría que surgi...