01 junio, 2010

Capote de Paseo - 2 de junio de 2010

1 comentario:

  1. Efectivamente, habida cuenta de “cómo está el patio”, puede que no esté muy claro lo que pretendía Juan Mora al reaparecer, precisamente en Las Ventas, con una corrida de esas características, pero lo cierto es que la buena disposición mostrada y sus maneras y modo de estar en la plaza constituyeron una agradable sorpresa. Creo que Juan Mora se ganó el respeto y la admiración de los verdaderos aficionados y que, de haberle tocado alguno de los toros que embistieron, pudo haber sido la sorpresa de San Isidro.

    ResponderEliminar

Invierno

El invierno del toreo debería ser tiempo de análisis y reflexión. Al aficionado, y también a los profesionales, le encantaría que surgi...