07 junio, 2010

Córdoba contra Córdoba

A la vuelta de Granada he tenido conocimiento de una noticia que me ha dejado paralizado durante algún tiempo. Resulta que el jurado encargado de elegir el ganador de trofeo Manolete, por sus actuaciones en la feria de Córdoba, ha decidido dejarlo desierto. En el comunicado se comenta que se han tenido en cuenta los méritos de José Luis Moreno, que hubo debate, pero que finalmente, por mayoría, se ha decidido dejarlo desierto.

Repuesto del impacto, admito que, aunque me sorprende, no me extraña esta decisión. Ya manifesté en un artículo anterior que “espero que este año no le hurten el trofeo Manolete”. Lo decía con cierta sorna, porque sabía que algo se podía perpetrar en su contra, aunque no me lo podía creer en serio. Algunos no quieren a José Luis Moreno en Córdoba. El pasado año, el trofeo Manolete se lo dieron a José Tomás en una decisión chapucera. Se lo robaron a Moreno. Y este año el atraco es aún mayor, porque el torero de Dos Torres no tenía ningún competidor.

Detrás de una decisión como ésta sólo puede haber unas razones mezquinas. Puede ser que el jurado piense que Moreno no tiene la distinción y la aureola que necesita un premio tan importante. Puede ser que el jurado no quiera que Moreno acapare todos los honores en detrimento de otros toreros más cercanos a la idiosincrasia de Córdoba. Podría ser que hayan considerado que Moreno falló con la espada su gran faena al sobrero de Torrestrella. Pienso mil cosas y no salgo de mi perplejidad. La realidad es que el torero ha sido víctima de un tirón choricero y su nombre no engrosará el palmarés del Manolete, al menos después de su paso por la feria de 2010.

Un paso por la Feria adornado con la obra maravillosa de la faena al toro de Álvaro Domecq y su triunfo claro y contundente en el mano a mano con Finito. Como es preciso que se conozcan los nombres de los culpables, hay que dejar constancia de que el jurado estaba formado por el concejal delegado de Feria y Festejos, Marcelino Ferrero, como presidente; el delegado de Hacienda, Alfonso Igualada, como vicepresidente; el matador de toros Fernando Tortosa; los subalternos Antonio de la Haba y Pepín Fernández; los aficionados Antonio Sanz y Aniceto Méndez; Fernando González Viñas y José María Montilla en representación de los medios de comunicación; el veterinario Vicente Pomares, y el empresario Andrés Mora. Leopoldo Tena actuó como secretario.

No soy nadie para proponer nada, pero me atrevo a realizar algunas propuestas. Quisiera saber si los periodistas taurinos de Córdoba están de acuerdo con la decisión del jurado (me consta que algunos ya se han pronunciado en contra). Si no lo están, les propongo que elaboren una nota de protesta conjunta y que le soliciten al Ayuntamiento la revocación del fallo por manifiestamente injusto. En última instancia, me gustaría saber que algunos miembros de este jurado han presentado de forma irrevocable su dimisión por la afrenta realizada al torero cordobés. También me gustaría saber qué opina del asunto el torero José María Montilla, representante de los medios de comunicación. Estamos ante uno de petardos más gloriosos que recuerdo en cuestiones de premios. Moreno no le cae bien a algunos cordobeses. En ninguna parte del mundo se humilla a un paisano como lo han hecho con este torero en su propia patria chica. Córdoba está en horas mínimas taurinas. Con este tipo de jurados la cosa no tiene arreglo y seguirá en decadencia. Ahora me explico muchas cosas. Córdoba contra Córdoba. Lo nunca visto.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com/

6 comentarios:

  1. Muy buenas Don Carlos. Enhorabuena por el artículo. Debo decirle que nadie está de acuerdo con esa decisión, que por cuarto años consecutivos de robo, ya se ha convertido en sangrante, al menos para mi. Solo el jurado está de acuerdo. Los periodostas ahí están, no me lo invento y así lo han dejado escrito en sus respectivos medios de comunicación.
    Una pena para Córdoba.

    ResponderEliminar
  2. Es que lo de los Jurados.....En Sevilla, ha pasado lo mismo pero en el aspecto ganadero, con Victotino Martín....que los jurados tampoco se acordaron de él...y sí de los toros de la "Casa Domecq". ¿Intereses?¿Amiguismo?....eso extrapolado a Córdoba me suena a la misma cantinela.
    Muy acertado tu comentario respecto a la dimisión del jurado...pero la pregunta es: ¿Alguien les ha obligado a dimitir en Córdoba?

    ResponderEliminar
  3. Actualmente el trofeo Manolete del Ayuntamiento de Córdoba es el más desprestigiado de cuantos se conceden en el toreo. De auténtica vergüenza.

    ResponderEliminar
  4. Don Carlos felicidades!!!! como decía mi amigo Salvador Gimenez en su crónica; sin palabras..........

    ResponderEliminar
  5. Los miembros del jurado, taurinamente, son menos que nada. Personalmente, perfectos desconocidos,incluso en parte de la ciudad de Córdoba.
    Y en su estulticia, han buscado unas migajas de protagonismo. Lamentable y ridículo protagonismo.
    Igual creen beneficiar al toreo, o creen engrandecer a Córdoba, o creen que son alguien...cuando son la inanidad mas absoluta.
    P.E. ¿Quien elige ese jurado?¿Dado que el premio es del Ayuntamiento, estamos otra vez ante los políticos enredandolo todo?

    ResponderEliminar
  6. Muy oportuno y razonable su cronica, ya que con ella se traspasa la frotera de la esimismada Córdoba, o almenos parte de ella, la cabecera de Córdoba contra Córdoba es algo que quizas pudiera tener solución siempre que se cumpliera el refran "Restificar es de Sabios" y para ello solo es necesario que el presidente del Jurado lo convoque de nuevo y vuelba a analizar su dictamen, claro que eso a lo mejor es un detalle de humildad, ya que enfrentamiento de opiniones (la del Jurado) y la de la mayoría de los buenos aficionados de Córdoba de nuestra Fiesta y de la armonia del Arte de de nuestra Provincia.

    ResponderEliminar

La suerte de varas

La dinámica del tiempo nos ha llevado de la Feria de Sevilla a San Isidro sin solución de continuidad. La noticia está en Las Ventas, d...