10 agosto, 2011

Yo estuve en Huelva el 6 de agosto

No estuve en El Puerto y no voy a tirarme de la Giralda por esta ausencia, ni me arrepiento de haber estado en Huelva. Claro que me hubiera encantado estar en la Plaza Real, porque ya en el mano a mano entre Morante y Manzanares de Jerez se veía venir que, a poco que los toros ayudaran a los artistas, la corrida sería inolvidable. Y como ambos estuvieron inspirados y los de Cuvillo cumplieron el guión previsto, se vivieron escenas inolvidables. Todo esto es cierto, pero no voy a admitir ni una muestra de pesar por parte de los que allí estuvieron, que dejan entrever que mientras ellos acertaron los demás fuimos unos pardillos al irnos a Huelva.

Este asunto tiene varias lecturas. Por parte del aficionado que paga su entrada, su elección era libre y la mayoría se fue camino de El Puerto. Hay otro grupo de personas, los que se encargan de la información y la crítica taurina, que eligieron entre Huelva y El Puerto. El asunto es de una claridad meridiana. Desde el punto de vista periodístico, las ferias deben ser cubiertas en su totalidad por los informadores. Es poco serio ir a ver a José Tomás el 3 de agosto y largarse el 6 para ver a Morante en El Puerto.

En mi caso, consultados los directores de los medios en los que colaboro, la decisión se tomó en el sentido de atender a las Colombinas en su totalidad, con el añadido de que en La Merced estaban anunciados el sábado 6 de agosto El Juli, Perera y Talavante, casualmente también con una corrida de Cuvillo.

Como no estuve en El Puerto no puedo juzgar la corrida de Cuvillo de dicho festejo. La de Huelva fue excelente con dos toros enormes, primero y segundo, que además de casta tuvieron bravura y nobleza. Es decir, dos toros que se acercaron a la perfección del toreo moderno. El propietario de los toros admitió que sabía que algunos toros de Huelva desarrollarían más casta brava que los de El Puerto.

Es necesario afirmar que la actuación de El Juli y Perera ha quedado algo ensombrecida por la corrida portuense, pero también debe hacerse justicia porque lo que hicieron en La Merced se inscribe entre las mejores faenas de ambos en la temporada, como si el hecho de que la atención se hubiera desviado a otra plaza les hubiera espoleado para estar a tope. La corrida de Huelva ha sido de las mejores del año, y es toda una casualidad feliz que en menos de 60 kilómetros de distancia, en línea recta, se celebraran dos acontecimientos de los más celebrados de este curso de  2011.

Por tanto no estuve en El Puerto y me lo perdí, algo que siento en lo más profundo de mi ser como aficionado. Pero los que estuvieron en El Puerto se perdieron la de Huelva, que fue otra corrida histórica. Y de paso quiero recordar que mi elección tuvo alguna lógica. Como critico de El Mundo en Andalucía me sentí reconfortado porque los titulares de ABC de Sevilla y El País estuvieran en Huelva. En ellos había prevalecido el sentido del deber y la información seria. Cambiar de plaza para ver lo más agradable, sobre el papel, no deja de ser una frivolidad.
La mejor información taurina en http.//www.sevillatoro.com

2 comentarios:

  1. Carlos, tampoco lo de El Puerto fue el oasis....hubo detalles y gestos dignos de recordar, pero no fue un tarde histórica....para nada. Y la corrida de Cuvillo, ejem....podrái haber sido mejor, con un toro de vuelta que no las pidió nadie. ¿Seré yo el equivocado?....había muchos más que se equivocaron.


    Un abrazo Carlos

    ResponderEliminar

Invierno

El invierno del toreo debería ser tiempo de análisis y reflexión. Al aficionado, y también a los profesionales, le encantaría que surgi...