21 enero, 2012

Padilla, la tragedia y la gloria

No hay mal que por bien no venga. De la tragedia casi inminente a la gloria de estar en carteles impensados. Padilla es un matador de toros de largo recorrido, definido por una intachable trayectoria en la que se ha jugado el físico con los toros más fieros del campo bravo. La carrera de Padilla ha sido una permanente angustia por las condiciones de reses a las que ha debido enfrentarse, porque sólo en su Jerez natal podía lidiar los toros más dulces de la dehesa, pero su sino era la lucha y la proeza cada tarde.

Llegó la espantosa cornada de Zaragoza y temimos por su vida, nos estremecimos por las secuelas, nos alegramos cuando salió del hospital y se puso al mundo por montera para anunciar que ese toro de Ana Romero no era el último de su vida. Ahora, pasado el tiempo, cuando todavía la cara es una asimetría imperfecta, con un ojo tapado porque por ahí no ve absolutamente nada, Padilla anuncia con firmeza y orgullo que su vida de torero sigue. De momento, Olivenza en una fiesta de lujo, pero en el futuro se pondrá delante de lo haga falta porque sigue siendo Padilla y hay Ciclón de Jerez para rato. Sin embargo, como es natural, el torero aspira a probar bocados más agradables de los que ha debido digerir hasta ahora. Sus apoderados se encargarán de ello.  

La vida es un laberinto de sorpresas continuadas. Padilla va a recoger el fruto apetecible de un trato más agradable después de sufrir una cornada terrible. Es un premio justo a su sacrificio, porque no es la primera vez que un toro juega entre sus astas con su anatomía. Ha debido llegar esta cornada para poder torear en ciclos de postín que siempre tuvo cerrados. Es de justicia, pero es una paradoja.

A Padilla hay que desearle suerte. No será fácil ser torero en sus condiciones físicas. La realidad fue cruel con otros distros en sus mismas circunstancias. Lo que pueda aprovechar ahora y recoger se lo ha ganado con creces. Sólo queda reflexionar que hay muchos otros toreros que siguen en su lucha y que nunca gozarán de las mieles del cartel de tronío porque no tuvieron la mala suerte que ha tenido el de Jerez. Es la paradoja tremenda de una profesión muy dura. Es la consecuencia de que, en el fondo, el morbo sigue siendo una constante en esta sociedad. Bueno es que Padilla salte para sentarse en la mesa de los elegidos. Padilla seguirá siendo el mismo torero, el pundonoroso diestro capaz de escribir páginas de valor y entrega en la cara de reses poderosas. No será ahora un exquisito del arte. Será el mismo que en muchas ocasiones, en mi caso incluido, ha sufrido un cierto rechazo por sus formas poco ortodoxas, pero su coraje y su vergüenza torera nunca se pusieron en duda y en este momento resurgen reforzadas. La cornada que pudo ser su final en vida, ahora le da satisfacción que nunca pudo imaginar de poder torear en festejos de máxima expectación. Que lo disfrute porque lo merece. Y que esto le dure unas cuantas temporadas.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com

1 comentario:

  1. Lo que prácticamente nadie ha señalado, es el problema real de ir por la vida con un solo ojo, y más si se es torero. Se pueden tener todo el valor y toda la decisión del mundo, pero para Padilla las cosas estarán en un lugar distinto al en que verdaderamente están. Es muy difícil calcular las distancias y el sitio exacto en el que se hallan los objetos sirviéndose de sólo un ojo.
    Eso es lo que ha acabado con la vida torera de multitud de diestros, no la cornada que les dejó tuertos.
    En fin, el inimitable e insumergible Ciclón de Jerez puede ser la excepción que confirme la regla.

    ResponderEliminar

Sevilla 2018

A la vista de lo que conocemos de la temporada del próximo año de Morante de la Puebla, se puede asegurar que el cigarrero no estará ni...