22 septiembre, 2009

Ultraje a la memoria de Paquirri


Tal vez se podía esperar lo que vimos. Era una ilusión vana la posibilidad de contemplar un análisis serio de lo que fue Paquirri en la Fiesta. En una cadena como Telecinco era imposible ofrecer un producto para engrandecer a un torero que dejó su vida en los ruedos. Debo confesar que me puse a ver el serial dedicado a Paquirri con esperanzas. Soy un iluso.

La serie se centró en imágenes de un torero - Paquirri- en una enfermería de pueblo con el muslo partido y en los amores de Francisco Rivera. Ni un sólo detalle de su tauromaquia, sólo sangre y la pasión del torero con Carmina en una sucesión de escenas morbosas. La figura de Carmina queda profundamente deteriorada, la de Antonio Rivera, el padre, sobredimensionada y desvirtuada; de Paquirri, el gran matador de toros, no se sabe nada; en definitiva, los peores augurios se cumplieron. La serie sólo buscaba al espectador amigo de la basura. El morbo y nada más.

Es una pena que se hayan gastado tanto dinero en un tema tan cercano al toreo para hacer este bodrio, que habrá tenido mucha audiencia, pero que a los aficionados nos ha sentado como una patada en nuestras partes. Y lo peor es la colaboración de Canales Rivera, que para culminar la enemistad con sus primos se ha prestado a ser consejero y artista en este petardo. Queda una segunda parte, se supone que centrada en Isabel Pantoja. Seguro que será más de lo mismo. Qué ocasión desperdiciada para rendir tributo a un héroe del toreo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Hay relevo?

Cuando ya la temporada está viendo la puerta de salida se me ha ocurrido mirar el escalafón de los matadores. El de novilleros lo haré ...