19 diciembre, 2009

Cataluña no dará la puntilla a la Fiesta


Dicen que seis miembros de PSC (Socialistas de Cataluña) votaron con los abolicionistas. Tenían libertad de voto. La libertad es la máxima de la democracia. Pero la verdadera democracia consiste en no prohibir algo tan intrínseco como es la tauromaquia en Cataluña. No es momento de lamentaciones, entre otras cosas porque no se puede hacer nada para frenar esta dinámica contra todo lo que huela a España en Cataluña. En su tremenda ignorancia, en su odio feroz a España, atropellan a los toros, lo que indica con claridad su desconocimiento de la historia de Cataluña. Pero, hay que insistir, ahora mismo no se puede hacer nada para revertir lo ocurrido.


Tiene gracia que los paladines catalanes sean tipos como Puigcercós o Carod Rovira. De verdad, le tengo un serio aprecio a Cataluña, conozco tipos que ejercen de catalanes y que merecen mucho la pena, pero cuando veo que han elegido a tales representantes, llego a pensar que la masa de catalanes está infectada por el virus de la antiespañolidad irreflexiva. La Fiesta de los toros va a pagar la sinrazón de estos tipos engreídos e incultos. Se ha demostrado que la ILP no tenía como fundamento la protección de los animales, en absoluto, era un vulgar ataque a España. Y los socialistas tienen una importante cuota de responsabilidad. No se puede presentar la cara amable en Andalucía y apuntillar el toreo con seis individuos votando en secreto en Barcelona. El PSOE debe hacer, como partido, una declaración de apoyo sin condiciones a la Fiesta. Bien está que lo haga el Parlamento de Andalucía, pero es precisa la implicación del partido a nivel estatal.


Los componentes de la Fiesta del toreo están enervados, como es natural. Se suceden las manifestaciones de quienes son parte del entramado taurino para expresar su lamento ante lo que se avecina, si algo no lo remedia. No soy de los que piensan que esta situación catalana sea la consecuencia de la mediocridad de los taurinos, pero es verdad que los taurinos son, de forma mayoritaria, unos mediocres. Y esa mediocridad puede desembocar en situaciones más lamentables en el futuro. La Fiesta sólo tiene una defensa: la Fiesta bien hecha.

Me gustaría saber que se están poniendo las bases para engrandecer el toreo del futuro. Quisiera saber qué hacen ahora para mejorar la cara de las corridas los empresarios, políticos, ganaderos, toreros y aficionados en general. Creo que no hacen nada nuevo, o que siguen haciendo lo mismo, que es ofrecer, como norma, una corrida descafeína y carente de emociones. Si esto sigue por este camino, la sentencia de muerte de la Fiesta no llegará por la vía de las prohibiciones como en Cataluña, la muerte llegará como consecuencia inevitable de la oferta permanente de un espectáculo insípido que ha depreciado su mayor activo: La emoción de un toro íntegro frente a toreros de verdad.
Información taurina en http://www.sevillatoro.com/

3 comentarios:

  1. Bien bien doctor.
    Pero donde estaban el viernes, las figuras del toreo, los ganaderos, los empresarios, los banderilleros, etc, todos los que de verdad viven del toro ?
    Luego quieren que los aficionados votemos en webs que no sirve para nada.
    El cancer lo tenemos dentro, no lo olvidemos.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo.
    Un cordial saludo
    Pepe Pastor

    ResponderEliminar
  3. Salvo en Andalucía, el PSOE ha ignorado la Fiesta. Lo ha hecho e TVE, donde no se ha televisado ningún festejo desde que ZP preside el obiero, ahora en RNE quitando el espacio diario de Clarín,y por último dando libertad de voto a los diputados catalanes. Si a ello unimos los difíciles encajes nacionalistas de ZP con el Estatut, todo a la espera de la sentencia del T.C., y su desprecio personal por nuestra Fiesta, pues...
    No eximo de responsabilidad a los profesionales del toro,donde todos continúan yendo a lo suyo, sin unirse para nada.
    Ojo que lo grave no es lo de Cataluña, sino que con una crisis como la actual, o se ofrecen espectáculos de categoría, con el toro íntegro y encastado y toreros dispuestos a jugársela o se quedan solas las plazas, porque faltarán "primos" para comprar las entradas. Ahí sí que puede estar el final de la Fiesta, en los propios taurinos.

    ResponderEliminar

El público y la pasión

Los aficionados gozamos con las películas taurinas antiguas. Es cierto que muchas veces nos quedamos sorprendidos porque el toreo de la...