30 septiembre, 2009

La negativa de Morante de la Puebla

La noticia sobre la negativa de Morante a guardar un minuto de silencio traerá mucha polémica. Vaya por delante que es Morante con el consentimiento de Castella, que dijo que se hacía lo que el maestro dijera, que para eso era el director de lidia.


La responsabilidad del presidente queda parcialmente salvada. El señor Fernández Rey propuso a los toreros que se guardara el silencio. Incluso tenía advertido al periodista Paco Gallardo para que estrenara la megafonía con el anuncio a los espectadores. La empresa fue advertida y no se pronunció. Es Morante quien dice que eso de un minuto de silencio puede traer mal bajío y que le da mucho “yuyu”. Castella dice que lo que diga el maestro.

El presidente debió salvar su imagen anunciando a la plaza que no había silencio porque se oponían los artistas. Si les advierte ese detalle a ambos quizás hubieran cambiado de opinión. Fernández Rey ha contado que fue Morante quien se opuso. Hay quien pide que lo diga. Se lo ha dicho a Paco Gallardo que ofrece esta noticia en primicia absoluta en portaltaurino.com. Este blog lo recogió el martes por la noche, como fácilmente puede apreciarse. No hay exclusiva de ABC ni nada que se le parezca.

El asunto es muy feo. Morante se ha equivocado. Paquirri merecía ese recuerdo. Tal vez lo que haya que proceder es a cambiar los mecanismos de estos silencios en la Maestranza. Si la autoridad lo cree oportuno, se debe guardar por encima de lo que opinen los espadas. Así se evitarían estos problemas, porque es evidente que ahora se asociará la negativa de Morante a su enfrentamiento con los Rivera tras el asunto de la medalla de las Bellas Artes. Como el asunto no tiene ya remedio, mejor es no moverlo mucho, porque verdaderamente apesta muy mal.

29 septiembre, 2009

El silencio abortado de la Maestranza


Escrito en portaltaurino.com: “El matador de toros de la Puebla, lesionado este domingo en Barcelona al entrar a matar al 1º de su lote, vuelve a situarse en Sevilla en el centro de una polémica surgida a raíz de un nuevo enfrentamiento con la familia Rivera Ordóñez. A las declaraciones efectuadas por el torero de la Puebla hace unos meses (“Sinceramente, que le hayan otorgado la Medalla del Mérito a las Bellas Artes a Francisco Rivera Ordóñez es una vergüenza"), se une ahora la negativa de Morante, director de lidia de la corrida del pasado sábado en la Real Maestranza, a conmemorar con un minuto de silencio el 25º aniversario de la muerte de su padre, Paquirri, quien dio su última vuelta al ruedo en la plaza de Sevilla y es en esta ciudad donde descansan sus restos mortales”.

Para guardar un minuto de silencio en Sevilla, la autoridad debe proponerlo a los lidiadores, que deben aceptar por mayoría. Parece confirmado que el presidente insinuó que se guardara. Según esta nota, que por su fuente debe ser fiable, fueron Morante y Castella, los dos, quienes declinaron que se tuviera el recuerdo a Paquirri. Parece que textualmente se dijo: “Ese tema de los silencios nos da un poco de yuyu”.


La polémica está servida. Si es como lo cuentan, mal por Morante. Sería deseable que las partes, autoridad y toreros, aclararan lo sucedido.

28 septiembre, 2009

Detalles de un fin de semana taurino


El fin de semana nos ha aportado muchas noticias, algunas emotivas, otras preocupantes. Por cercanías, es necesario lanzar un grito jubiloso por la proyección ofrecida por Daniel Luque en Sevilla. Su labor fue un compendio de arte, valor y capacidad. Y algo muy importante: las dos orejas fueron la consecuencia de una faena maciza, no sólo de lo que se ha dado en llamar la luquesina, los pases encadenados con cambios de mano sin la ayuda. El toreo a la verónica y el fundamental fueron de calidad suprema.


Cruzando España, de nuevo el suceso de José Tomás en Barcelona. Se queda uno sin palabras cuando se piensa que puede ser la última en la Monumental. No cabe más intolerancia en un grupo de fanáticos que, por su decidida intención de diferenciarse de todo que huela a España, quieren acabar con las corridas.


En la misma corrida de Barcelona Morante sufrió una lesión en un dedo. Es una anécdota, pero alguien debe imponer algo de criterio en el devenir de este artista para que pare, piense, se recupere y toree cuando se encuentre bien. No sé que pinta Morante toreando todas las tardes, en todas las plazas y sin freno.


Finalmente, dos notas volviendo a Sevilla. Pedíamos seriedad tras la corrida de Parladé del sábado. No sólo no hay seriedad, sino que en la capital andaluza un grupo de aficionados le rinde el martes un homenaje (?) a Juan Pedro Domenq en el Club Antares. Hay que aclarar que estaba pactado antes de la corrida de San Miguel, pero que reunión más inoportuna. Y otra cosa. El presidente de la corrida del sábado en Sevilla dice que no lee la prensa pero se ha molestado con la crónica escrita por mi parte (señal de que algo lee) del festejo del sábado en la Maestranza. Una persona tan mansa en el palco es bravucón en la calle. Si hubiera seriedad, ya estaría cesado como presidente. Pero ya quedan pocas cosas serias en este país llamado España.

27 septiembre, 2009

Si en los toros hubiera algo de seriedad...



Si hubiera seriedad en la Fiesta, después de la primera de San Miguel al aficionado bueno le gustaría saber que algunos taurinos han tomado algunas decisiones. Sería gratificante saber que los dueños de Parladé, la familia de Juan Pedro Domecq, han dado la orden de sacrificar las vacas que han parido a los toros lidiados y también a los sementales que las preñaron.


La seriedad también supondría que la empresa haría un anuncio, para tranquilizar a la afición, con la noticia de que en la temporada próxima no se comprará ninguna corrida ni de Juan Pedro ni de Parladé.

En un paso más de coherencia, los matadores que se enfrentaron a este tipo de reses nos harían llegar su decisión de no volver a exigir en mucho tiempo un encierro de Parladé.

Si hay seriedad, habría que exigir responsabilidades a la música por tocar sin motivo, al presidente, por conceder una oreja propia de un pueblo sin luz, y también organizar un cursillo acelerado de conocimientos mínimos para los que pidieron la oreja del sexto para Castella, para que sepan que después de una faena sólo decorosa y un bajonazo no se pueden reclamar trofeos en el templo del toreo.


Pero la seriedad no existe casi en ninguna parcela de esta sociedad. Si para entender cómo está España basta analizar cómo anda la Fiesta, se vuelve la oración y la Fiesta es el fiel reflejo de un estado de cosas lamentable a todos los niveles.

La crónica completa en http://www.sevillatoro.com/actualidad_detalle.asp?id_actualidad=2866

26 septiembre, 2009

Paquirri, sobre todo un gran torero



Francisco Rivera Paquirri murió hace 25 años en una ambulancia camino de Córdoba. Había sufrido una brutal cornada en la plaza de Pozoblanco. Un toro de Sayalero y Bandrés, marcado con el número 7 y llamado Avispado, le había partido las entrañas. .

Las circunstancias de la vida de Francisco Rivera Pérez, junto a las de su trágica muerte, fueron decisivas para que un extraordinario torero se convirtiera en un mito legendario, más por su vida extrataurina que por sus importantes logros vestido de luces. El paso del tiempo ha sido aún más ingrato con el torero. Las peripecias de su primera esposa, Carmina Ordóñez; el morbo que ha despertado todo lo que se relaciona con Isabel Pantoja, su segunda esposa, los detalles de la tragedia de Pozoblanco y todo lo sucedido en torno a aquel festejo del 26 de septiembre de 1984, junto a la búsqueda permanente de carnaza morbosa por parte de los medios de comunicación, han conseguido que decir Paquirri sea sinónimo de personaje mediático, cuando Francisco Rivera “Paquirri” fue un matador de toros fundamental en los años setenta, cuando logró ser la primera figura de la tauromaquia de aquellas temporadas.

Parece que ha quedado en el olvido el tremendo testamento taurino de Paquirri en la inhóspita sala de la enfermería (¿) de Pozoblanco, cuando la vida se le escapaba a borbotones y tenía la entereza de los elegidos para pedirle al doctor Eliseo Morán tranquilidad, que hiciera su trabajo, que no tuviera miedo en abrir el muslo lo que hiciera falta y que la cornada tenía dos trayectorias. Fueron las palabras del adiós de un torero inmenso, que en su último suspiro vital volvía a dar una lección de gallardía, una actitud que sólo parece que está en manos de estos héroes que son los matadores de toros. Esa lección, captada por la indiscreta cámara de Antonio Salmoral, reivindicó para siempre al hombre y al torero.

La sangre derramada volvió a ser semilla fructífera para que la Fiesta siguiera teniendo vigencia y trascendencia, porque de nuevo se podía comprobar que un toro podía matar a un torero. Paquirri saldaba así algunas cuentas contra quienes le habían menospreciado como lidiador, pero al mismo tiempo le echaba un salvavidas a la tauromaquia. Nunca podría imaginar que, pasados los años, de su figura, y de lo sucedido aquella tarde en Pozoblanco, se lucrarían sin vergüenza tantos personajes siniestros. A los 25 años de su muerte, todavía genera cuantiosos dividendos. Por eso, a los 25 años de su muerte, es un buen momento para hablar de Francisco Rivera “Paquirri”, el matador de toros.

Artículo completo en http://www.sevillatoro.com/opinion_detalle08.asp?id_opinion=256

24 septiembre, 2009

Faltan genios en el toreo actual

Me gustaría pensar que es algo que sólo me ocurre después de cerca de cien festejos presenciados en la temporada de 2009, pero tengo la sensación de que la mayoría de los aficionados están algo cansados de este ciclo taurino. Estamos ya en Logroño, quedan tres citas cruciales en Sevilla, Madrid y Barcelona, luego llegará Zaragoza y los dos festejos de Jaén, pero se puede decir que está casi todo el pescado vendido.

Hay un aire cansino en torno a la Fiesta. Por un lado, la crisis, que digan lo que digan ha supuesto un frenazo para la temporada. Luego, la permanente amenaza de los antitaurinos. Soy de los que piensan que tanta manifestación contra el toreo acaba teniendo más eco del que pensamos. Además, lo que pasa en Cataluña, que nos produce una gran depresión. Todo parece que se pone en contra de la Fiesta. Ni siquiera hay que recordar el ninguneo de los medios de comunicación pata los toros, cada vez más notable.

A pesar de todo, lo que más hastío produce es la propia situación de la Fiesta. El toro en 2009 hay sido muy malo. No valen toros buenos en algunas corridas. El tono medio es de una calidad ínfima, ya en casta, ya en fuerzas. El elenco de figuras, que son un conjunto de matadores con un gran mérito, conforma un conjunto muy cansino. Algunos toreros se repiten más que una mala salsa. Todas las tardes la misma faena, siempre alejadas de la fantasía o la genialidad. Siempre igual. Lo ves dos tardes y se te quitan las ganas de ir de nuevo a la plaza. La mayoría de los toreros actuales son escasamente atractivos por su capacidad para sorprender. Por eso, un Morante o el mismo José Tomás son un oasis para los sentidos. Sobre todo el de La Puebla, porque conserva esa posibilidad de estar mal de verdad, algo que ya casi no se puede presenciar sobre un ruedo. Y si está bien, pues apaga y nos vamos.


Todo se ha puesto contra la Fiesta. No hay toros, los toreros son casi todos iguales, faltan genios del toreo (la frase no es mía, es de Curro en 1997). El año 2009, al menos para mí, no deja apenas recuerdos positivos. No sé si estamos enfilando un camino irreversible. Quiero equivocarme.

22 septiembre, 2009

Ultraje a la memoria de Paquirri


Tal vez se podía esperar lo que vimos. Era una ilusión vana la posibilidad de contemplar un análisis serio de lo que fue Paquirri en la Fiesta. En una cadena como Telecinco era imposible ofrecer un producto para engrandecer a un torero que dejó su vida en los ruedos. Debo confesar que me puse a ver el serial dedicado a Paquirri con esperanzas. Soy un iluso.

La serie se centró en imágenes de un torero - Paquirri- en una enfermería de pueblo con el muslo partido y en los amores de Francisco Rivera. Ni un sólo detalle de su tauromaquia, sólo sangre y la pasión del torero con Carmina en una sucesión de escenas morbosas. La figura de Carmina queda profundamente deteriorada, la de Antonio Rivera, el padre, sobredimensionada y desvirtuada; de Paquirri, el gran matador de toros, no se sabe nada; en definitiva, los peores augurios se cumplieron. La serie sólo buscaba al espectador amigo de la basura. El morbo y nada más.

Es una pena que se hayan gastado tanto dinero en un tema tan cercano al toreo para hacer este bodrio, que habrá tenido mucha audiencia, pero que a los aficionados nos ha sentado como una patada en nuestras partes. Y lo peor es la colaboración de Canales Rivera, que para culminar la enemistad con sus primos se ha prestado a ser consejero y artista en este petardo. Queda una segunda parte, se supone que centrada en Isabel Pantoja. Seguro que será más de lo mismo. Qué ocasión desperdiciada para rendir tributo a un héroe del toreo.

21 septiembre, 2009

Algunas figuras, cómplices en Las Vegas


Tres matadores españoles se han negado a formar parte del esperpento de Las Vegas, El Juli, El Fandi y Rivera Ordóñez. La plaza no se ha llenado. Todo hacía presumir que este experimento indignante se había acabado. Sin embargo, el conocido como Don Bull ha vuelto a salir a la palestra para comunicar que seguirá con sus organizaciones. Dice algo que puede resultar coherente: “La Fiesta en EEUU no puede ser igual que en España”.


El invento del empresario mexicano se acabaría si los toreros con un mínimo de dignidad se negaran a formar parte de su juego. Don Bull anuncia espectáculos porque nombres sonoros se han prestado a figurar en la cartelería. Si ninguno se hubiera dejado comprar por un montón de plata, esta pantomima sería impensable. Son culpables, por tanto, los actuantes, los matadores.

Pero no deben irse de rositas algunos medios que le han dado cancha a este señor, por ejemplo, portales taurinos que han aceptado publicidad. Si mañana llega un grupo antitaurino y paga, ¿también la aceptarían? Porque hay pocas diferencias entre esos espectáculos y lo que propugnan los antitaurinos. También se han lucido quienes le han dado luz verde en entrevistas al mexicano, que es libre de organizar lo que quiera, pero que no le llame corridas de toros. Y que quienes aman la Fiesta dejen de colaborar en esta degradación aberrante del toreo.

19 septiembre, 2009

Ronda: La realidad y los prejuicios


Con motivo de la Goyesca de Ronda se ha insistido hasta la saciedad en el traje de Cayetano diseñado por Armani como principal noticia. Es preciso dejar las cosas en su sitio. Ni un traje puede ser protagonista, ni tampoco es malo que un modisto como el italiano haya hecho esta incursión en la Fiesta. El traje, por cierto, tenía muy poco de goyesco. En el futuro deberían cuidarse esos detalles.

Lo más torpe ocurrido alrededor de esta corrida han sido los prejuicios elaborados sobre el propio festejo por algunos sectores incapaces de separar el grano de la paja. En algunos comentarios previos se tildaba el espectáculo como una charlotada; así sin tapujos. Y algunas crónicas elaboradas posteriormente eran, cuando menos, injustas al hablar de los toros lidiados, de los que se decía que estaban “arreglados todos”.

Es decir, de nuevo ha vuelto a ocurrir que la realidad les ha estropeado a algunos un titular escrito el día anterior. Y también resulta llamativo que entre tantos espacios digitales existentes, tan exigentes sobre el toro, que con acierto nos enseñan algunos pitones manipulados, ninguno de ellos nos hayan mostrado las fotos de los pitones de los astados de Algarra lidiados en la goyesca. Arjona debería mandarles algunas fotos. No sé si estaban arreglados, pero es una canallada decirlo alegremente cuando esa corrida lidiada en Ronda lució unas astas aparentemente irreprochables.

En 26 corridas Goyescas que he presenciado en directo, ésta de Algarra ha sido la mejor presentada de todas. Por ese me revelo contra los que la han etiquetado de charlotada y contra quienes aseguraban que estaban arreglados los pitones. Si el tercero o el sobrero, que lidió Perera, estaban arreglados me apunto a esos arreglos. Y basta ya de manipulaciones absurdas. A veces, en la Fiesta ocurren cosas con verdad y seriedad, como la corrida de Algarra. Y hay que contarlas.

18 septiembre, 2009

Toreo con sabor mediterráneo

Sentado en los tendidos de La Malagueta, presidida por el monte Gibralfaro, sintiendo el rumor de mar no muy lejano y el tejadillo de la plaza como asiento de juguetonas gaviotas, el aficionado siente unas sensaciones nuevas al ver toros. Málaga es una Feria de primera porque así lo es la ciudad y también su historia torera. Sin embargo, sin entrar en los círculos de la política local, se intuye que hay mucha guerra subterránea. La actual empresa desconcierta a todos. Junto a unos carteles de fuste, casi inmejorables, no le ha tomado el pulso a la plaza en cuestión de toros. La autoridad no pone orden. De pronto, aparecen decisiones desconcertantes en forma de sustituciones o declaraciones altisonantes. En la realidad del ruedo, ver toros en Málaga es una de las delicias que todo aficionado debe saborear. Se cierran los ojos y cree uno volver a ver Antonio Ordóñez, Luis Miguel, Miguel Márquez, Romero o Manzanares (padre) bordando un toreo que en esa plaza tiene un profundo sabor a mar, naturalmente Mediterráneo. Por ello, el visitante no entiende las intrigas permanentes entre políticos, empresarios de todo y ahora también de toros, toreros metidos a empresarios, veedores nuevos todos los años y un grupo de aficionados en permanente estado de guerrilla. Plaza de primera, pues de primera para todo. Y a soñar el toreo con sabor a conchas finas (de Málaga, por supuesto).

Vanessa y los toros

En un encuentro celebrado en Sevilla con el comunicador Arturo Pinedo nos presentó a Vanessa, joven de 25 años, de una familia de tipo ...