12 enero, 2010

Año nuevo, el mismo pesimismo

Hay cierta coincidencia en despedir el año 2009 con frases despectivas, ya en general, ya en lo que se refiere al mundo de los toros. En lo primero, y aquí no ha lugar para un análisis social o económico, no quedan muchas dudas de que ha sido malo para una gran mayoría de ciudadanos. Es verdad que para algunos más que otros, pero todos hemos sentido el peso de la debacle en nuestras vidas, bien de forma directa, bien por simple prevención al comprobar lo que sucedía a nuestro alrededor.


Una actividad con raíces tan vinculadas al mundo de la economía como es la del toreo no podía sustraerse a la parálisis económica que ha amordazado a la sociedad. No podemos olvidar que hablamos de un espectáculo de ocio, entiendo que dicho así muchos se molesten, pero la fiesta de los toros, además de cultura, es un entretenimiento. Ocurre que este divertimento tiene detrás muchos sectores que se mantienen si hay corridas. Y si hay menos corridas, la repercusión es notable. Durante 2009 se han dado menos festejo taurinos en España. La culpa, de entrada, es de la crisis. Sin embargo, no estaría de más que los que mantienen la vigencia del toreo hicieran un examen de conciencia para intentar rectificar lo que se ha hecho rematadamente mal, que son muchas cosas.

La experiencia demuestra la escasa iniciativa que tienen los hombres del toro para hacer una oferta adecuada a lo que necesita la sociedad actual y para que sea una oferta mejorada para atraer a mayor número de espectadores. El año 2010 no tiene mejores perspectivas que el pasado 2009. Ni la crisis finalizará de golpe, ni el espectáculo de los toros se transformará para ilusionar a nuevos asistentes a los cosos. Se han dado menos festejos, el campo está lleno de toros sobrantes, pero en 2010 se volverá a cifras aún más bajas y los ganaderos mandarán al matadero a muchos astados, de forma que algunas divisas cerrarán en liquidación por derribo. Cuando llegue Sevilla, Madrid, Pamplona, Bilbao y otras ferias de postín, todos pensaremos que la Fiesta ha superado el bache. Esas plazas no representan el verdadero toreo.

A fuerza de repetirlo entiendo que llego a ser pesado. Lo primero que debe ocurrir es que los protagonistas salten a la palestra y confiesen sus pecados y hagan propósito de la enmienda. Que yo sepa, nadie lo ha hecho. El toro no cambia de la noche a la mañana, los toreros no van a modificar su cómoda mentalidad en un segundo. Si hubiera un verdadero propósito de cambio, y se anunciara a los cuatro vientos, seguro que alguna ilusión se generaría en los que aún seguimos pensando que las corridas son algo más que dos horas de ocio. Por ello, si 2009 ha sido malo, no hay ningún motivo para pensar que 2010 vaya a ser diferente.
Información taurian en http://www.sevillatoro.com

2 comentarios:

  1. se ve que usted no lee mundotoro, 6toro6...¡Va todo de puta madre!¡estamos en una nueva edad de oro del toreo!, tarde tras tarde se ven faenas históricas, tardes cumbres etc, etc. No sea usted cenizo
    saludos
    javier
    Nota: por cierto, hoy , en mundotoro, nos informan que Jesulín estará en Castellón y en Fallas ¡Qué no pare la fiesta!

    ResponderEliminar
  2. Carlos, te olvidas de Almería... un..un oasis en el desierto....jejejeje.
    Que razón llevas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

¿Hay relevo?

Cuando ya la temporada está viendo la puerta de salida se me ha ocurrido mirar el escalafón de los matadores. El de novilleros lo haré ...