28 enero, 2010

La Mesa de los ganaderos


Todos los aficionados queremos lo mejor para la Fiesta. Las iniciativas que tengan como finalidad que el toreo tenga más promoción, divulgación, ayudas y expansión, todas deben ser bienvenidas. Cuando hay necesidades vitales en alguna materia, la aparición de entidades que persigan la revitalización de esa materia alicaída debe ser recibida con alegría. Pero no todo vale; y en la Fiesta tampoco. La Mesa del Toro se ha presentado. Parece que poner en duda su capacidad no es muy correcto. Sin embargo, la misión de los informadores es analizar fríamente las cuestiones para ofrecer las versiones más completas y objetivas. La Mesa del Toro se ha presentado con todo el bombo del mundo. En mi caso, por el simple hecho de haber informado de lo que he oído en la reunión de Sevilla – una Asamblea es otra cosa – he sido señalado con el dedo acusador por personas cercanas a los mandos de la Mesa. Parece que hay contar sólo lo que algunos quieren escuchar.


De entrada, quince asociaciones forman la Mesa, cada una con intereses particulares y, muchas veces, claramente divergentes. Me pregunto qué pinta una asociación de presidentes de plazas de toros en ese grupo. Pero hay otra cuestión que dejo sobre el tapete. Está incluida ABOVENT, que es la Asociación de Abonados de la plaza de Las Ventas. ¿Qué pasa con el resto de abonados de España que también están asociados? ¿Son menos los de Málaga, Valencia, Zaragoza o Sevilla?

Más cosas. ¿Dónde están los representantes de otros empresarios distintos a los de ANOET? ¿Por qué mandan tanto los ganaderos en la Mesa del Toro?

Me fastidia ser tan reiterativo. Lo primero que tendría que hacer la Mesa es confesar sus pecados del pasado y entonar un rotundo propósito de enmienda. En otra palabras. Me gustaría que la Mesa nos dijera a los aficionados que se va a perseguir y a castigar el fraude. Pero pienso que es mucho pedir a quienes parece que sólo tienen afán de protagonismo. Mientras no haya una declaración de ese tipo, por mi parte no creo en este organismo. Ahora, las francotiradoras que me lancen los misiles.
La mejor información en http://www.sevillatoro.com/

5 comentarios:

  1. Con todo el respeto del mundo, D.Carlos, sirvase de mi escudo antimisiles, aunque sea un humilde aficionado, porque estoy totalmente de acuerdo con su artículo.

    ResponderEliminar
  2. En éste desquiciado mundo en que vivimos, donde cada dos por tres hay que demostrar la evidencia,no es raro que se organicen todo tipo de sujetos para tratar de imponer sus intereses y sus egoismos acogiendose,eso sí ,atodo tipo de grandilocuentes argumentos.
    Desgraciadamente, al personal no se le tiene muy preparado para así manejarlo mucho mejor.
    Por eso es de todo punto necesario, si no para contrarestar si al menos para rechazar esa manipulación, el que haya gente que haga oir su voz ,y sobre todo, que las personas que por su actividad crean opinión se posicionen y encabecen éstas voces discrepantes .
    Por eso al leer su comentario es de justicia decirle:Gracias amigo.

    ResponderEliminar
  3. Y yo como aficionado creo que sirva de mucho, puesto qye no hay iniciativas solventes. Enhorabuena por mojarte.

    ResponderEliminar
  4. Carlos, la Unión de Abonados de Sevilla no ha recibido invitación alguna para integrarse en la Mesa del Toro. Caso de recibirse, la Junta Directiva tomará la decisión mayoritaria que proceda. Mi opinión personal es que me parece bien que los estamentos taurinos se unan para defender la continuidad de la Fiesta.Pero aun no he oído nada a estos taurinos sobre defender la integridad de la Fiesta. Continuidad por supuesto, pero, integridad también. Por cierto, que yo sepa las uniones de abonados de Zaragoza, Burgos, Teruel, Castellón, Valencia, Málaga, Granada y Algecias integradas en la Unión Nacional de Abonados, tampoco han recibido invitación de la Mesa del Toro. Debe ser que la opinión del aficionado importa poco, digo yo.

    ResponderEliminar
  5. Yo tampoco creo mucho en la Mesa del Toro. Pero tampoco podemos pedirles cosas imposibles, por ej. que persigan el fraude(afeitado). Es cómo pedir, que yo me auto-multe cuando pise el acelerador de mi coche más de la cuenta. Una utopía. El que tiene que perseguir el fraude es un comité externo. En teoría La Administración. ¿Por qué no lo hace?,pues porque al aficionado y público no le importa. Y éste es el problema de fondo.

    Hablando de la Mesa del Toro. No creo en ella, porque parece el reino de taifas, con un montón de gente, con intereses muy diferentes. Y con financiáon muy de andar por casa, y con objetivos muy cortoplacista.

    Un ejemplo. Se ponen cómo objetivo que TVE vuelva a retransnmitir toros. Me parece bien,pero ése objetivo debe estar enmarcado dentro de una ESTRATEGIA de imagen y difusión de la Fiesta mucho más amplia. Hace 10-15-20 años con que TVE atendiera a los toros, se conseguía llegar a toda la sociedad española. Hoy en día ya no. En las casas, con la TDT y la TV digital hay más de 100 canales, vamos a audiencias muy fragmentadas, y además, los jóvenes apenas ven la tele por el TV. Ya tienen su ordenador. Es decir, que TVE sí, pero el problema de la difusión y la imagen es mucho más amplio y complejo.

    ¿Quién hay detrás de la Mesa del Toro?. En el día a día, solamente UN GERENTE y la SECRETARIA de éste. Una infraestructura insuficiente.

    ¿Por qué parece la Mesa de los ganaderos?, pues porque quizás sean los que más se muevan. Y no podemos criticarle por afán de protagonismo,porque quizás, es que haya asociaciones que no muevan un dedo. El problema no es de los ganaderos, sino de aquellos que amenazan con vigilar posturas erráticas, cuando resulta, que no hacen nada. !!Oiga!! y ¿Usted qué propone?¿A qué se dedican?.

    El gran problema que tiene el toreo es precisamente el de la ESTRUCTURA, el de su vertebración. Y ésa dualidad entre lo público y lo privado. Dónde hay una Administración que ni come ni deja comer. La solución podría venir de la particpación activa del aficionado y público (caso de Francia) que sirve de bisagra en ésa dualidad. Pero la endogamia y la cerrazón de los taurinos, impide que se abran al aficionado y público.

    ResponderEliminar

Invierno

El invierno del toreo debería ser tiempo de análisis y reflexión. Al aficionado, y también a los profesionales, le encantaría que surgi...