24 enero, 2010

Daniel Luque, una apuesta precipitada

Hablemos de toros. Eso no quiere decir que asuntos de otro tipo, tal como la Mesa del Toro, se aparten para siempre. En absoluto. Es un tema delicado que requiere reflexión y así será. Hay que hablar de toros y hay algo que llama la atención: Daniel Luque arranca con retos muy fuertes. Ya sabemos que el chaval es ambicioso, pero ciertamente la llegada de Marca le ha contagiado de unos arrestos que le hacen apostar para llegar pronto a la meta.

No me sorprende la colocación en Sevilla. Forma parte de la forma que Sevilla mima a sus toreros, más ahora que escasean los buenos. El aficionado de tendido conoce a Daniel Luque como la gran esperanza sevillana. La prensa no le ha escatimado ni un elogio. El torero, que es bueno y tiene hambre, ha respondido. La empresa de Sevilla ha captado estos mensajes y lo va a contratar como una figura en el abono sevillano, sobre todo con esa guinda del mano a mano con Perera. Sevilla es así y no pasa nada.
Me preocupa la corrida de los seis toros de Madrid. Ese tipo de festejos, por simples cuestiones estadísticas, no suelen salir bien. En las plazas de Madrid y Sevilla es excepcional que una corrida de un solo matador con seis reses haya sido triunfal. Recuerdo las de Romero en los años sesenta en la Maestranza, la triunfal de Joselito en Madrid en el famoso 2 de mayo, tal vez la heroica tarde de Perera hace dos años en el otoño madrileño y la de El Cid hace tres años en Sevilla, pero recuerdo una gran cantidad de decepciones en la Maestranza y en Las Ventas. Muchas encerronas que quedaron en nada, algunas con fracasos sonoros que luego han pagado muy caro sus protagonistas. No hay que ir muy lejos para comprobar lo que le pasó a Talavante el año pasado en Madrid.

Es posible que el equipo del torero haya pensado que una parte del triunfo se consigue sólo con aparecer anunciado en los carteles como único espada, que con la alta posibilidad de que no pase nada ya se cuenta, que es una corrida en la que se pierde poco si los toros no embisten, en fin, que piensen que es mejor estar ahí ahora maás pronto que tarde. La realidad es que esas corridas están pensadas para el triunfo y lo que no sea un triunfo puede tener sabor a fracaso. Me pregunto si un torero tan joven y que aún tiene que madurar mucho, debe pasar por ese infierno de seis toros en Madrid cuando tiene muchos años por delante para tal gesta. No deben olvidar sus mentores que torres más altas han caído y que su misión es llevar con mimo a un torero que promete mucho. Me parece que le van a dar un atracón. Ojalá salga indemne del mismo y no con un empacho. Y espero que dentro de unos años no haya que acordarse para mal de los seis toros de Madrid.
Fotografía: Mauricio Berho
Información taurina en http://www.sevillatoro.com

3 comentarios:

  1. l final, parece ser que los toros no sran de Garcigrande. Seguros, dos de Cuvillo, dos del Puerto San Lorenzo y casi seguro, dos de Juan Pedro.

    ResponderEliminar
  2. A recordar también la fallida encerrona en Las Ventas del entoces novel Enrique Ponce, durante la Feria de Otoño de 1991. Que yo sepa, no lo ha vuelto a intentar.

    ResponderEliminar
  3. Yo no sabía lo de Enrique Ponce en el 1991. De todas formas creo que 6 toros en una misma tarde son demasiados toros.
    Si quieres ir a ver el estreno de José Tomás mira en este enlace:

    entradas jose tomas arnedo

    ResponderEliminar

Algeciras

El coso de Las Palomas de Algeciras tiene solera, tradición y afición. Así lo puedo atestiguar después de más treinta años asistiendo a...