08 marzo, 2010

Sucedió en Olivenza

Se ha celebrado la feria de Olivenza y no se ha suspendido ni un solo festejo. Parece un milagro, porque ha llovido mucho. Ya no quedan dudas sobre el buen fario de Pepe Cutiño. La Feria ha sido un rotundo éxito de público. Olivenza se ha convertido en un escaparate del toreo. Allí están los que van a los toros y los que van a ver los que entran en la plaza de toros. En este sentido, comienza a parecerse a Ronda y su Goyesca. Olivenza lo ha conseguido con 20 años, mientras que Ronda ha pasado ya el medio centenar.
El balance es positivo, aunque bueno sería hacer matizaciones. El ganado ha estado presentado con dignidad, salvando algunas reses sueltas como la de Victoriano del Río del domingo por la tarde lidiada en tercer lugar, una raspa indecorosa. En general, el toro ha sido guapo de hechuras, bien rematado, de esos que no suelen fallar a la hora de embestir.

Núñez del Cuvillo lidió una buena corrida de toros y una res con clase en el festejo de la tarde dominical. Zalduendo echó dos toros extraordinarios, entre ellos el quinto de la mañana, un toro de vuelta al ruedo. En la de distintas ganaderías, nobleza en Daniel Ruiz, bueno el de Victorino y monumental petardo de Garcigrande y Victoriano del Río con dos toros.

Perera estuvo a un nivel muy alto en la corrida del sábado. La faena al tercero fue la mejor del ciclo. En la corrida del domingo, sin que estuviera mal, me parece que no llegó a entender al de Victorino, que era el primero que lidiaba en su vida. Tomás, bien, pero sin excesos. Su estocada al segundo, sencillamente impresionante. Con el bueno, correcto; con el malo, afanoso sin brillo. El Fundi, muy pesado.

Ponce estuvo en su estilo habitual, lo que quiere decir que gustó mucho a sus partidarios y dejó perplejos a quienes no lo son. La realidad es que hizo una faena elegante y distante a un gran toro de Zalduendo. Eso de las poncinas me parece un camelo, al fin y al cambo son circulares ayudados por bajo con una rodilla genuflexa. Circulares, en definitiva. Cayetano, bien como suele con el medio toro. Mucha estética y empaque.

Talavante fue la sorpresa del ciclo. Torea ahora con mayor profundidad y hondura. Lo de la espada sigue igual. Puede ser una de las revelaciones del año, sobre todo por este nuevo estilo que parece aprendido de El Juli. Por cierto, El Juli estuvo bien en uno y regular en otro. Manzanares siguió con perfiles maravillosos sin acabar de construir labores completas. Mató bien

A la feria faltaron Morante, El Cid y Castella. Si hubieran estado, el examen a la primera fila del toreo hubiera sido completo. El detalle del torero por delante de Tomás fastidia los carteles. No hay ninguno de los que van por delante suya que reúna un mínimo de interés. Al margen de ello, Olivenza cumplió un año más, la empresa ha triunfado y la torería parece dispuesta para la guerra. Sólo falta que la guerra sea ante el toro de verdad.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com/

1 comentario:

  1. El auténtico maestro de las plazas es sin duda José Tomás.

    Dejo un enlace para el tema de entradas:
    entradas jose tomas bilbao

    ResponderEliminar

Córdoba

Existen dos plazas de toros en Andalucía que no están en su mejor momento. Son las de Córdoba y Jaén. Ambas vivieron ferias esplendor...